Actualidad

China se acerca a la internacionalización del yuan

El banco central chino anunció que ampliará sus normas para permitir que todas las empresas del país facturen o paguen sus transacciones internacionales con la moneda local.

02-03-2012, 12:33:04 PM

China dio un nuevo paso este viernes para internacionalizar
el yuan, al ampliar sus normas para permitir que todas las empresas del país
facturen o paguen sus transacciones internacionales con la moneda china.

El anuncio del banco central sobre la ampliación de las
reglas a nivel nacional pone de relieve el éxito de un plan piloto que se
extendió por dos años y medio para globalizar el uso del yuan.

China espera que algún día el yuan opere codo a codo con el
dólar y el euro como una moneda importante para el comercio global.

La moneda todavía está muy controlada por Pekín, pero los
líderes chinos afirman estar preparados para relajar gradualmente su control a
medida que liberan la cuenta de capitales y crecen sus mercados financieros. La
meta es que el yuan sea convertible para el 2015.

China ha permitido una revaluación del 30 por ciento del
yuan contra el dólar desde el 2005 y dice que está comprometido con una reforma
gradual de su tipo de cambio, pero enfrenta presión externa, sobre todo de
Estados Unidos, para autorizar una apreciación más rápida de su moneda.

“Las empresas que pueden liquidar sus operaciones en
yuanes ya no están restringidas a aquellas seleccionadas por el programa
piloto”, dijo en un comunicado el Banco Popular de China.

“Todos los exportadores e importadores registrados
pueden ahora cancelar sus operaciones en yuanes”, explicó el banco.

Para promover el uso del yuan a nivel internacional, China
ha permitido que 365 compañías efectúen sus operaciones en la moneda, bajo un
programa piloto lanzado en julio del 2009. El plan fue ampliado en el 2010 para
incluir a 20 provincias y a 60.000 compañías.

El éxito de este plan piloto llevó a Pekín a ampliarlo a
nivel nacional en agosto del año pasado, aunque los exportadores y los
importadores todavía debían pedir aprobación a Pekín para realizar cualquier
operación en yuanes.

El comercio total nominado en yuanes se multiplicó por
cuatro hasta alcanzar los 2,08 billones de yuanes (330,000 millones de dólares)
a fines del 2011 respecto del 2010, según cifras del banco central. La cifra
representa en torno a un 9 por ciento del total de las importaciones y
exportaciones del 2011.

Los importadores, más que los exportadores,
establecen su comercio en yuanes, debido a las expectativas de un alza de la
moneda. Eso deja a Pekín con un flujo incesante de dólares hacia el país que
puede agitar las presiones inflacionarias.