Cómo lidiar con plazos poco razonables en el trabajo

¿Sientes que no tienes el tiempo suficiente para cumplir con las tareas que te encomienda tu jefe? Te decimos cómo manejar esta situación para entregar proyectos de calidad.

14-10-2011, 4:52:37 PM

En el quehacer profesional siempre se tienen proyectos o planes que debe ser entregados dentro de un plazo determinado, porque son necesarios para el desarrollo de otras actividades dentro de la empresa.

Un .buen jefe sabrá decirte qué es lo que necesita y para cuándo, de tal manera que se reduzcan los márgenes de error para que el proyecto quede listo lo más pronto posible y de la manera más eficiente. Pero, ¿qué pasa cuando la exigencia del trabajo se da dentro de un plazo imposible de cumplir?

Alison Green, experta de management del sitio US News, señala que cuando una persona se encuentra en una lucha constante para cumplir plazos imposibles en el trabajo, debe dar un paso atrás y darle un enfoque diferente al problema.

Green propone las siguientes seis estrategias para manejar esta situación:

1. Mira a tus compañeros: ¿se encuentran en situaciones similares a la tuya y de ser así, cómo lo manejan?  Descubre qué hacen ellos para cumplir con sus plazos: ¿empiezan antes?, ¿tienen una estrategia de planificación?, ¿piden ayuda adicional? Es válido pedir .consejos.

2. Analiza el proyecto de manera diferente: generalmente, hay partes de un trabajo que son más sencillas y otra parte que consumirá más tiempo. Pregúntate si vale la pena dedicarle más tiempo a las partes del proyecto que requieran más atención primero, para dejar lo más sencillo al final.

3. Dile a tu supervisor lo que puedes hacer: tu jefe no querrá escuchar sólo que no podrás cumplir el plazo que te pide, mejor dile qué puedes logar sin problemas y cómo lo vas a hacer. Por ejemplo, di algo como  “Con sólo 10 días puedo hacer X o Y, y tendré que modificar Z después de las pruebas, pero con dos días más estaría listo. ¿Eso le funcionaría?”.

4. Analiza si el problema es crónico: aparte de hablar con tu jefe sobre los plazos para un proyecto específico, asegúrate de comentarle de este patrón de fechas límites imposibles de lograr. Por ejemplo podrías decirle algo como “Me he dado cuenta que a veces tenemos ideas diferentes acerca de los plazos realistas para muchos proyectos. Quiero ser capaz de hacer bien el trabajo y entregar un buen producto, pero a veces no tengo el tiempo necesario. ¿Hay alguna manera de compaginar las fechas y plazos que se necesitan?”.  De esta manera le haces ver que te preocupa la calidad de tu trabajo, pero que también te preocupan sus necesidades.

5. Si tu jefe ha tenido otros subalternos, pregunta si tus predecesores eran capaces de cumplir con estas metas: tal vez descubras que hay maneras más eficientes de hacer las cosas que no habías considerado o algunos atajos que a tu jefe no le importaría que tomaras.  Tal vez estás queriendo lograr más .perfección o exactitud de lo que una tarea requiere, por eso es bueno conocer cuáles son las expectativas exactas de tu supervisor.

6. Ten una mente abierta, ¿los plazos que tienes realmente son una locura?: es posible que tu jefe tenga plazos poco realistas o puede ser que se esfuerza para que su equipo sea excepcional y por lo tanto haga las cosas más rápido que el promedio de la industria. Si estás acostumbrado a un ritmo más lento,  podría tomar un tiempo para que te acostumbres a la velocidad, pero trata de ser objetivo. Observa a tus compañeros y ve si ellos también están sufriendo por cumplir los plazos.