Blogs + OpiniónPolítica y Sociedad

16 reflexiones de lo que aprendimos tras los sismos en México

Los sismos de México no solo dejaron pérdidas humanas y escenas muy tristes, también hay lecciones que el gobierno debe aprender y los ciudadanos obligar a que las cumpla.

26-09-2017, 11:09:35 AM
rescate derrumbe escombros

Los sismos que han sacudido a la Ciudad de México han traído grandes reflexiones para los mexicanos.

1. Brecha entre ciudadanos e instituciones es insalvable.

La sensación que queda es que la ciudadanía fue la que se echó inmediatamente a la calle y que la burocracia no estuvo a la altura que se esperaba de ellos. “Aquí la delegación ni ha venido”, decía Benjamín, un voluntario que trabaja en Álvaro Obregón 286.

Durante la semana del terremoto, ha habido constantemente rumores de que el Gobierno tenía prisa por meter las máquinas en los edificios derruidos. “En el 85 hubo sobrevivientes hasta 15 días después. La prisa la tiene el Gobierno, no el pueblo”, afirmaba un cartel que estaba en la zona del desastre cerca de este edificio en La Condesa.

2. La grieta entre los ciudadanos y partidos políticos

Después de un sexenio plagado de casos de corrupción, la ciudadanía se muestra cansada de los políticos. Un 40% de los ciudadanos calificaba como “mala y muy mala” la respuesta que ha tenido su gobernador o jefe de Gobierno tras la catástrofe. Para el presidente, este porcentaje es del 43%.

3. Los equipos de emergencia se vieron desbordados

“¿Cómo es posible que tardaran horas los equipos de rescate en llegar? No es que se cayeran miles de edificios, sino que son apenas 40 los que se derrumbaron en la Ciudad de México”, dice Antonio Gil Fons, politólogo de la Universidad de Guadalajara.

Para el académico, no se puede poner como excusa que el dispositivo de emergencia estuviera sobresaturado. “Si esto ha sido así con 40 edificios, ¿qué ocurriría si hubiera un terremoto como el de 1985 y una gran cantidad de construcciones se derrumbe?”.

4. Hay que sentirse orgulloso de esta población

Gente en silla de ruedas recogiendo escombros; héroes sin una pierna ayudando desde el minuto uno con muletas; jóvenes que estuvieron horas bajo la lluvia. En la encuesta de Reforma, un 94% calificó como “bueno y muy bueno” el papel que jugaron los ciudadanos.

5. Más solidarios cuando toca en la Ciudad de México

Doce días antes había ocurrido un terremoto en el sur del país, y murieron unas 100 personas. La respuesta no fue la misma en el terremoto del 7 y del 19 de septiembre.

Es cierto que murieron más personas en el segundo temblor, pero en el primero había fallecido un centenar y los centros de acopio no lucían a rebosar como ocurrió estos días.

6. La solidaridad está bien, pero no debe de ser todo

Hace falta una coordinación centralizada. El gobierno de la Ciudad de México debe de ser el director de orquesta en estos caóticos momentos. La respuesta ciudadana fue espectacular, pero debe de ser coordinada porque lo que ocurrió es que había zonas donde había de todo y otras donde había de nada.

Las televisoras no paraban de enfocar al Enrique Rébsamen o al Álvaro Obregón 286, en Roma Norte. Y muchos se abalanzaban de buena fe para trabajar, pero no les dejaban porque ya había muchas manos. Mientras tanto, Xochimilco y otras áreas necesitaba desesperadamente ayuda.

7. Prepararse para sismos

Son miles los profesionistas que se autoorganizaron con sus colegas para ofrecer sus servicios de manera solidaria. Hay decenas de fisioterapeutas, psicólogos, médicos, arquitectos e ingenieros recorriendo las calles y ayudando a la gente

¿Por qué no hay nadie del gobierno tomando los datos de estos expertos que rápidamente se movilizaron? ¿Por qué no se crea una base de datos con sus nombres y teléfonos para llamarles inmediatamente en caso de sismo? Y escribo esto porque es que no ha habido ningún funcionario que haya hecho ese trabajo.

Durante días he hablado con decenas de voluntarios y todos me niegan que alguien de la delegación se haya puesto en contacto con ellos.

8. ¿Por qué los edificios no están todos certificados contra sismos?

Todos sabemos que cada X años hay un terremoto fuerte. Y que afecta mucho a los edificios que están sobre el antiguo lago Texcoco, lo que hace que el suelo es más movedizo que en otras partes. “En mi opinión, debería haber una certificación especial para estas zonas”, afirma Alfredo Sandoval, científico de la Universidad Iberoamericana.

8. Ni en momentos de crisis la seguridad está garantizada

No han parado de salir noticias indicando cómo se han asaltado centros de acopio, saqueos en bodegas con ayuda a damnificados y robos de camiones cargados de alimentos.

9. Las redes sociales son un arma de doble filo

Las redes sociales han servido para que llegara lo necesario a cada centro de acopio. Los voluntarios subían vídeos y decían qué necesitaban en cada momento. Pero también generaron mucha confusión.

He cubierto sobre todo el edificio Álvaro Obregón 286 y se han publicado muchísimas falsedades sobre las operaciones de rescate. Desde personas que decían que habían salvado a una persona o que se sabía que había 10 vivos todavía. Todo esto era falso.

10. Los jóvenes sacaron la casta

Las calles estaban llenas de una generación de voluntarios de 16 a 30 años. Se organizaron, recolectaron alimentos, retiraron escombros, cortaron el tráfico, contaban qué pasaba en redes sociales y ofrecían su trabajo si eran médicos o psicólogos.

Su actuación fue clave en esta experiencia que, al igual que a la generación del 85, les marcará de por vida. Ver a estos jóvenes trabajando así da esperanzas a qué podamos llegar a vivir un México mejor.

11. Muchos edificios deben de ser demolidos, pero…

El diario Reforma asegura que los dos terremotos dejaron daños en más de 140,000 edificios. De esos, al menos 50,000 inmuebles están en situación de pérdida total y deberían ser derruidos.

La fuerte desconfianza en las instituciones hace pensar a nivel de calle que no todos serán reparados. Y la experiencia es que después del 85 hay edificios en la capital que no estaban en condiciones óptimas para soportar un sismo así. “Llevo vistos decenas de edificios y hay muchos anteriores al del 85 que no deberían estar de pie”, me dijo un arquitecto que vino estos días a revisar que mi departamento estaba bien.

12. La alarma sísmica no se oye bien en todas partes

Sé de gente que no oyó la alarma sísmica en ninguno de los dos terremotos, ni en el del 7 ni el del 19 de septiembre. ¿Por qué tiene un sonido tan extraño? Debe de subir de intensidad, ubicarse en más lugares de la ciudad y, en mi opinión, emitir un sonido de emergencia mucho más agudo y atronador para que todo el mundo pueda oírla claramente.

13. Falta una app oficial y gratis que alerte de sismos

Sí, hay aplicaciones para celulares que alertan de sismos, pero para que funcionen correctamente son de pago. Creo que debería haber una app a nivel federal que sea gratis para que todo el mundo pueda ponerse a resguardo cuando el suelo tiemble. ¿Por qué no existe una app oficial del Centro Nacional de Prevención de Desastres que avise de terremotos?

14. El gobierno debe de comunicar mejor

Frida Sofía no fue un invento de los medios. Brigadistas y militares en el colegio Enrique Rébsamen dijeron a medios de comunicación que había una niña llamada Frida Sofía atrapada. La mentira creció tanto que tuvieron que salir oficiales de la Marina a desmentirlo y pedir perdón.

Después de eso estuve en Álvaro Obregón 286 y no se comunicaba nada oficial sobre el avance de las operaciones por miedo a volver a meter la pata. Como resultado, una fuerte rumorología se desató en la zona.

Tampoco se informaba a los familiares, quienes estaban desesperados por saber qué pasaba.

 15. Tecnología de punta para apoyar a las operaciones de rescate

La respuesta internacional ha sido fundamental para avanzar en los rescates. Japoneses, israelíes, estadounidenses, españoles, panameños y ecuatorianos han acudido inmediatamente a apoyar. Y han traído equipos de alta tecnología que no existían en México que ayudan a encontrar personas vivas en los desastres, unos dispositivos que trajeron sobre todo japoneses e israelíes.

¿Por qué no contamos en este país con la tecnología más puntera existente para salvar a víctimas de terremotos?

16. La corrupción cobra vidas

El diario Reforma informa que por ahora se cuentan más de 165 muertos en construcciones viejas de la Ciudad de México, estos son prácticamente la totalidad de los 187 fallecidos en la capital.

“Con la certificación antisísmica vigente, ningún edificio en la capital debía haber sufrido daños en su estructura”, asegura Sandoval. Y el diario también reportó que seis edificios de nueva construcción sufrieron daños en su estructura.

¿Por qué estaban estos edificios en pie? ¿Por qué no cumplían estos sitios con las certificaciones? Para Gil Fons, la corrupción tiene mucho que ver con estos desplomes. “Es en momentos de tensión o de desastres naturales es cuando se evidencia el alto coste que la corrupción tiene para México”, concluye.

3 imágenes que han conmovido al mundo tras el sismo en México

Relacionadas

Comentarios