Estilo de Vida

Cocina turca, sabores y aromas con historia

Conoce las características de esta exótica gastronomía capaz de competir de igual a igual con la gastronomía francesa y china.

22-03-2010, 5:00:00 PM

Con el yogurt como ingrediente central, la .cocina de Turquía se remonta al auge del Imperio Turco Otomano que dominó Europa del Este y Central durante casi dos siglos, aproximadamente de 1453 a 1650. En la actualidad es una cocina muy refinada y ha ganado muchos adeptos al nivel de la .gastronomía francesa o china.

Fruto de la heterogeneidad de los pueblos sometidos a la dominación del imperio, es una cocina rica, sana, equilibrada y muy variada.

Uno de los elementos centrales en la cocina turca son las berenjenas. Mientras el yogurt se utiliza para las salsas en pescados y carnes y como ingrediente estrella para las sopas, las berenjenas se hacen presentes en las entradas y en las suculentas pastas que suelen enriquecer esta mesa.

Asimismo, en todo plato que quiera presumir de ser expresión del arte culinario del país euroasiático, no puede faltar la mezcla de .especias tan característica de la cocina asiática. En el caso de Turquía las más destacadas son las pimientas de Alepo -especia picante- además del eneldo, la menta, el comino y el laurel.

Entre los platillos más distinguidos y sofisticados sobresalen una gran cantidad de exquisiteces preparadas en base a carne, donde destaca el kebab, un rollo de carne de cordero ensartada en un delgado palillo de madera, que se cocina dándole vueltas.

En una prueba más de su amplitud también se encuentran sabores cercanos a la cocina griega como por ejemplo el dolma, que se prepara con arroz, grosella, piñas y hortalizas como la berenjena o la col; éstas se sirven fritas y envueltas en una hoja de parra.

Las sopas son otra de las grandes manifestaciones de esta cultura y ocupan un lugar privilegiado. Las más comunes son las de lentejas, las de yogurt y las de trigo molido, aunque existen variedades a base de pescados y tomates.

Por su parte, el arroz es prácticamente el pan de los turcos y está presente como acompañante en una gran cantidad de menús. En ocasiones suele servirse también como segundo plato.

Además de las salsas, pastas y sopas, los .postres son, sin duda, otro de los grandes aportes derivados de la tradicional gastronomía de Turquía.  La mayoría de ellos se distinguen por su calidad, como por ejemplo el puding, preparado en base a arroz sütlac y el baklava, una empanadilla rellena de pistachas y miel y la confitura de rosas elaborada en base a leche y esencias de rosas.

Por último, los vinos, que al igual que los quesos son excelentes y variados. Como sin toda esta riqueza no bastara la mesa turca ha abierto espacios para la comida rápida, en una muestra más de vanguardia y fusión culinaria, sin perder la tradición mediterránea y la influencia del oeste que la caracteriza. 

En México puedes disfrutar de todas estas exquisiteces visitando el Restaurante Istanbul, ubicado en pleno corazón de la capital.