Empleados de hoy no son felices

Un estudio de Mercer descubrió que más de la mitad de los trabajadores se sienten insatisfechos con su trabajo y hasta un tercio renunciaría a su puesto si el mercado laboral fuera más positivo.

18-07-2011, 11:25:36 AM

Los .empleados de hoy no son muy felices. Esta fue la
principal conclusión de un estudio de Mercer Human Resource Consulting,  más de la mitad de los .trabajadores actuales
se sienten miserables en sus puestos de trabajo y a un tercio le gustaría
.renunciar

Esto parece tener relación con los resultados de un informe
de la Sociedad de Gestión de Recursos Humanos, en el que se asegura que más de
tres cuartas partes de las empresas han recortado los beneficios para sus empleados,
todo mientras las alzas salariales se quedan cortas frente a la inflación.

Pese a que los trabajadores están descontentos no dejarán
sus empleos, señala el Philadelphia Inquirer en una nota, porque saben que las
probabilidades de encontrar otra plaza en un mercado laboral tan complejo como el actual. Y es que la tasa de desempleo en México durante mayo de 2011 alcanzó 5.2%, según cifras del Instituto Mexicano de Estadística y Geografía (Inegi).

Con base en la publicación estadounidense, los trabajadores más infelices son
aquellos comprendidos entre las edades de 16 a 24 años en 44%, seguidos por
aquellos en entre los 25 y 34 años  en 40 por ciento.

El Centro Wharton de Recursos Humanos destacó que la
recuperación de las empresas en términos de beneficios y la generación de incentivos para los empleados no siempre
coinciden y menos en un momento de lento crecimiento económico.

La Sociedad para el estudio de Gestión de Recursos Humanos
destacó que los principales recortes en los beneficios de los trabajadores se
han presentado en la capacitación, los bonos o incentivos y los seguros de vida
independientes.

También se han reducido los gastos por vivienda, viajes de
negocios
y equipos de esparcimiento de las empresas.

Pese a que las compañías realizan estos recortes para
liquidar fugas de capital, Wharton asegura que las firmas no tienen que gastar
mucho para mantener contentos a sus empleados y que por el contrario, son
vistos como más valiosos cuando se les da la oportunidad a los empleados de
personalizar sus incentivos, ya sea con ciertos días de descanso o beneficios
alimenticios.

Gracias a estos beneficios los empleados se sienten
respaldados por la compañía y valorados por sus jefes. Wharton sugiere
presentar un conjunto de opciones de incentivos para su plantilla laboral, en la
que cada trabajador pueda “armar su paquete”, algo que le da más autonomía al
empleado sin despegarse de la empresa.

¿Qué incentivos no económicos has utilizado para motivar a tus empleados? ¿Qué tan bien te han funcionado?