JK Rowling, una auto líder de éxito

La autora de Harry Potter enfrentó pobreza y enfermedad antes de encontrar el éxito, experiencias que según los expertos la impulsaron a llegar a la cima gracias a su creatividad.

11-07-2011, 11:36:17 AM

Existe una clase de líderes que los expertos en management
denominan “Rags to Riches”, empresarios o famosos que no tuvieron una educación
formal
, heredaron sus compañías o tenían un apellido que los cobijara, sino
que  tuvieron que enfrentar situaciones
extremas
que al final influenciaron su obra y se vuelven en “auto líderes“.   Un ejemplo de esto es la autora de una de
las sagas literarias y fílmicas más famosas del mundo, J.K. Rowling.

En 1990, mientras esperaba el tren de Manchester a Londres, a
Joanne Kathleen Rowling se le ocurrió la idea de la historia de Harry Potter.
Sin embargo, en ese momento de su vida enfrentaba las deudas que la muerte de su madre
habían generado, por lo que decidió mudarse a Portugal. Ahí se casó y tuvo a su
primer hija, pero lamentablemente su matrimonio no funcionó, y de ahí partió hacia  Escocia.

Según lo narró Rowling en una columna escrita para el Sunday Times online, esa “fue una época obscura, pues tenía que contemplar
robar los pañales para mi hija para alcanzar a comprar una lata de frijoles”.

Por esa época, le diagnosticaron depresión clínica, por lo
que se refugió en la escritura y de hecho usó su enfermedad como inspiración
para los “dementores” de su obra.

Entre 1990 y 1996, Rowling presentó su escrito a 12 casas
editoriales
sin ningún éxito.  Fue hasta
que se acercó a una editorial naciente, Bloomsbury Publishing  que logró que se públicara Harry Potter, después de que el director de la editorial le diera a leer el primer capítulo a su hija y recibiera una
gran respuesta.

Al siguiente año, Scholastic ganó los derechos para llevar la
novela de Rowling a Estados Unidos por 105,000 dólares. Lo demás es una historia que todos conocemos.

La revista Forbes, clasificó a Rowling como la 48ª. celebridad
más poderosa del mundo. En el ranking de los más ricos, difundido en marzo de 2011, la publicación norteamericana especializada en negocios posicionó a la escritora en el lugar 1140, con una fortuna valuada en un billón de dólares (mil millones de dólares).

JK Rowling siempre dice que todas las decisiones
empresariales
que ha tomado se alimentan de aquella lejana época en
su vida, donde vivía de la ayuda del gobierno. Hoy en día es una filántropa destacada que
tiene una organización para el combate de la esclerosis múltiple, enfermedad que
atacó a su madre.

La experta en management profesional, Theresa María Nappa,
señala que Rowling es una “auto líder”. Este tipo de personas son capaces de ver más allá de las
circunstancias actuales y son capaces de gestionar su propio potencial para lograr sus metas, a
través de la creatividad. Además, piensan y actúan en tres tiempos en un sólo instante: presente, pasado y futuro.

Los autolíderes tienen la habilidad para evitar que una situación fuera de
su control los frene y de capitalizar aquello que sí pueden controlar. Una vez
superadas las dificultades, utilizan sus experiencias para alimentar sus nuevos
proyectos.

Y es que la clave del éxito de la autora no vino de una
instrucción formal, y como ella lo dice repetidamente “todo es posible si tienes
el valor suficiente”.

El camino empresarial de Rowling no terminará con el fin de
las películas de Harry Potter. La empresaria acaba de lanzar el proyecto Pottermore,
una red social para los amantes del famoso mago donde se podrán discutir temas
de su universo. De esta forma la autora de la historia más vendida de todos los tiempos demuestra que su visión de negocios continuará hacia internet.