Van universidades contra empresarios sin ética

Las instituciones están impulsando modelos que inspiren a la formación de generaciones de empresarios con ciudadanía corporativa.

13-06-2011, 11:22:51 AM

Si bien es cierto que “la educación comienza en casa”, como reza el dicho, también es indiscutible que la ética que puede aprender un futuro empresario durante su estancia en la universidad será decisivo para su actuar en la toma de decisiones.

Es un reto mayúsculo el que tienen las universidades frente a la sociedad, ante el gran vacío de valores que ronda incesante y pone al descubierto acciones deshonestas en los diversos órdenes de instituciones tanto públicas como privadas.

El uso indebido de los bienes económicos en las instituciones públicas o gubernamentales, es tema que no pasa desapercibido en las noticias de todos los días, ya lo señalaba la firma KPMG en México, en su “Encuesta de Fraude en México 2010”, al señalar que 15% de los fraudes es cometido por miembros de la Alta Dirección de las empresas, frente al 54% cometido por personal operativo y el 31% cometido por niveles gerenciales.

En este sentido, el fraude en estados financieros representa sólo el 10% de los fraudes reportados, sin embargo, este tipo de fraude provocó el 70% del daño económico sufrido por las empresas afectadas por algún tipo de quebranto.

Es por ello que resulta imperante que  las asignaturas de las universidades conlleven en todo momento aspectos de ética y valores morales para reforzar el desarrollo integral de cada estudiante. Y aunque las posibles soluciones no sólo atañen a las universidades, sino también a la sociedad en su conjunto, las instituciones de educación superior están aportando lo propio.

Formación socialmente responsable

En el nuevo modelo de estudios de la Universidad Anáhuac, en todos los programas de licenciatura de la Universidad Anáhuac, se comenzará a impartir a partir de enero de 2012, la materia de responsabilidad social.

Esta adhesión estará ligada a la asignatura de ética empresarial que se incluye en las licenciaturas, para crear conciencia entre los estudiantes en el compromiso y la responsabilidad social. Esta asignatura forma parte del Programa de formación humana y estudios generales coordinado por la Facultad de Humanidades.

“Ser humano”

A través de su principio institucional de la orientación social, la Universidad Intercontinental se compromete con la formación de una conciencia responsablemente solidaria entre los egresados; para que su actuación personal y profesional esté basada en un sentido ético, respetando la diferencia, al equilibrio ambiental, a la identidad cultural de las comunidades, a la dignidad de la persona humana y al bien común.

Hace un año establecieron un cambio en su campaña publicitaria con el lema “Aprende a ser humano”, que justamente vaya a la par con el desarrollo de soluciones ante la carencia de valores.
 

Formación integral

En el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), los alumnos trabajan en conjunto con los maestros en el desarrollo de la responsabilidad social como institución educativa, con la asesoría del cuerpo docente el alumnado desarrolla proyectos a favor de las comunidades en que se desenvuelven. Destacan entre sus actividades del ITAM, un proyecto sobre filantropía y sociedad civil, con miras a fomentar la filantropía en México.

Acciones globales

La Asociación Internacional de Estudiantes de Economía y Empresa (AIESEC), fomenta  el desarrollo de jóvenes líderes responsables con mentalidades globales, ofrece a los estudiantes intercambios internacionales para adquirir  experiencias de liderazgo.

En nuestro país, la AIESEC participa de manera activa con estudiantes de más de 60 universidades, aunque también está presente en 10 países más y como parte de una red global, sus miembros contribuyen al cambio social, a la par con el desarrollo de una visión para impactar de manera positiva a la sociedad.

En concreto, la formación académica con enfoque socialmente responsable, debe permitir egresados con un perfil que cubra las aptitudes solidarias con miras a un desarrollo integral y ético.

Las universidades cada vez más están inmersas en proyectos que permitan la solución de problemas sociales, como parte de sus estudios de carrera, o proyectos sociales o ambientales directamente relacionados con la universidad.

Crean conciencia de los problemas de pobreza y desigualdad del país mediante actividades pedagógicas, y a su vez, ejecutan proyectos sociales al respecto. Además de enfocar en el estudiante el entendimiento acerca del comercio justo y consumidores conscientes.