Actualidad

China enfrenta la cultura laboral de Brasil

La diferencia entre condiciones de trabajo ha dificultado el crecimiento chino en la zona, ya que en la región hay más leyes de protección para los trabajadores y más relaciones interpersonales.

30-05-2011, 10:26:26 AM
30 de Mayo de 2011

Las diferencias en .cultura laboral han entorpecido las
relaciones comerciales entre .China y Brasil, debido a que las empresas asiáticas no
acostumbran a ofrecer todas las protecciones laborales a las que los
latinoamericanos  están acostumbrados.

A pesar de que las .inversiones chinas en Brasil llegaron a
los 17,000 millones de dólares en 2010, las expectativas diferentes sobre el papel
de los trabajadores, las regulaciones gubernamentales y los sindicatos han enfrentado
a las empresas chinas y sus trabajadores brasileños.

De acuerdo con el Global Institute for Labor & Human
Rights, los cariocas tienen prestaciones laborales que incluyen aguinaldo anual
equivalente a un mes de paga y cupones para alimenticios y transporte, mientras
los chinos pagan sueldos bajos y prácticamente no hay leyes que protejan a los
trabajadores.

Las empresas chinas están tratando de imponer ese modelo en
el exterior y les está costando trabajo, al menos en Brasil. Una encuesta del diario
Folha de Sao Paulo descubrió que 42% de los ejecutivos brasileños que trabajan
para compañías chinas cambia de empleo en un año.

La principal queja de los brasileños es que los asiáticos no
entienden la cultura local y la necesidad de desarrollar relaciones personales
con los compañeros de trabajo, y de acuerdo a una fuente en la empresa Lenovo, los
chinos generan un mal ambiente, haciéndoles llamados de atención a los
directores de proyectos delante de todos.

Sin embargo la falta de protección laboral de los chinos
podría costarles muy caro. Un informe de The Conference Board indica que los
trabajadores brasileños fueron 30% más productivos que los chinos el año
pasado.

Antes, los chinos resolvían todos estos problemas
importando trabajadores desde su país natal, algo que las autoridades
brasileñas
no toleran.