Estilo de Vida

10 momentos deportivos fuera de serie

Te invitamos a revivir episodios del deporte mundial que lograron traspasar fronteras y cambiar la fama de algunas disciplinas.

06-09-2010, 5:00:00 PM

El deporte ha estado presente desde tiempos remotos. Los primeros vestigios sugieren que los chinos ya realizaban actividades deportivas hace más de cinco mil años con razones recreativas, pero también de competitividad, para destacar a aquellos hombres con mayor capacidad física.


Con el tiempo esta actividad se ha transformado en algo más que mero esparcimiento, hasta llegar a ámbitos tan importantes para la historia de la humanidad como el arte y la política.


Por ejemplo, Nelson Mandela, conocido como el primer presidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz en 1993, fue capaz convertir al futbol en un instrumento unificador entre blancos y negros.


Gracias a sus misivas, el “deporte rey” ayudó a romper las barreras impuestas por el “apartheid”, transformándose en uno de los mayores hitos del deporte mundial, sólo una muestra del poder que tiene la actividad física-competitiva en la historia moderna.


Tal como éste, los registros del deporte mundial guardan entre sus páginas varios episodios que, de alguna forma u otra, marcaron un antes y un después. Estilohoy.com te invita a revivirlos.


1. Olimpiadas de Berlín: La derrota Nazi
Sucedieron durante 1936 cuando Adolf Hitler aún no era conocido por sus barbaries y la Olimpiadas bien podían ser el evento de difusión internacional que confirmara el poderío organizativo e ideológico de un Nacional Socialismo en auge.


Todo estaba preparado para demostrar al mundo la supremacía de la raza aria, y conforme a dichas intenciones, los atletas alemanes se habían preparado a conciencia para alzar las medallas en sus manos. Sin embargo, apareció en escena un negro americano, Jesse Owens, quien venció en la prueba de los 100 metros con absoluta superioridad. A ella, se sumaron otras tres medallas de oro, dejando en ridículo el poderío físico de los alemanes.


2. El Maracanazo
Corría el año 1950 cuando las selecciones de Uruguay y Brasil llegaban a la final del Mundial de futbol derrotando a las poderosas selecciones de Suecia y España. Con estos resultados, sólo un empate bastaba a la selección anfitriona (Brasil) para llevarse la copa y ser campeones por primera vez.


El estadio albergaba a 203 mil brasileños gritando llenos de fervor y sólo 100 aficionados uruguayos cuyos vitoreos casi no se escuchaban. Ante este escenario, la selección charrúa ya comentaba estar muy contenta de ser subcampeona.


Las expectativas se profundizaron aún más cuando Friaca metió el primer gol brasileño. Pero fue en ese momento cuando surgió la figura del capitán uruguayo, Obdulio Varela, quien enfrió los ánimos de la hinchada local tras una extensa discusión con el árbitro.


Después de eso, todo pareció cambiar. Los uruguayos dominaron el resto del partido y con dos goles de Schiaffino y Ghiggia se adelantaron en el marcador y ganaron el campeonato.


3. La mano de Dios
Era un 22 de junio de 1986, cuando Maradona, al mando de la selección argentina, saltaba a la cancha del estadio Azteca para enfrentar en cuartos de final a Inglaterra con el antecedente fresco del conflicto bélico de las Islas Malvinas en 1982.


Todo era nervios hasta el minuto 51, cuando Maradona buscó el balón en un despeje del defensa inglés Steve Hodge y con un gran salto empujó la pelota con la mano hacia el arco (como simulando un cabezazo), burlando la mirada del árbitro Ali Benaceur y la de su abanderado.


Minutos después, el jugador anotaría el considerado hasta ahora, gol más bello en las Copas del Mundo; una misiva que partió desde su propio terreno y que significó burlar a la mayor parte del equipo inglés, incluido el portero Peter Shilton.


4. El Dream Team
Este es el nombre con que conoce a la máxima atracción de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Un equipo integrado por las máximas estrellas del basquetball estadounidense que se convirtió en el puntapié inicial para que este deporte se hiciera popular en todo el mundo.


Hasta esos juegos había prohibiciones de que profesionales del basquetball participaran en estos eventos, pero justamente, fue eliminada en 1992 y Estados Unidos se preparó con todo para poder sacar la Medalla de Oro. Y así lo hicieron, logrando un promedio de 117,3 puntos por partidos y todas sus victorias por una ventaja cercana a los 44 puntos.


Entre sus grandes figuras destacan Scottie Pippen (Chicago Bulls), Michael Jordan (Chicago Bulls), Karl Malone (Utah Jazz), John Stockton (Utah Jazz), Magic Johnson (Los Angeles Lakers) y Larry Bird (Boston Celtics) por nombrar algunos.


5. La leyenda del automovilismo: Ayrton Senna
Todos aquellos a los que le guste la Fórmula 1 o no, reconocen enseguida el nombre de Ayrton Senna.


El calificado como el mejor piloto del circuito por la mayoría de los aficionados al deporte tuerca, vio su carrera truncada un fatídico 1 de Mayo de 1994 en el circuito de Imola. El trágico accidente que le costó la vida al piloto brasileño no estuvo exento de polémica y de incógnitas sin resolver, y a pesar de haber pasado ya 13 años, su nombre sigue resonando en la memoria de todos


6. La oreja del boxeo mundial
Michael Gerald Tyson, más conocido como “Iron Mike Tyson” protagonizó el mayor escándalo del la historia de los pesos pesados.


Corría el año 1995 cuando el boxeador norteamericano volvía de la cárcel para intentar recuperar la presea mundial, obtenida dos veces con anterioridad, aunque lo perdería ante Evander Holyfield. En la pelea que buscaba convertir en revancha (1997), contra este mismo contrincante, Tyson sería eliminado por morder (en dos ocasiones) la oreja de Holyfield.


Este episodio marcó el comienzo del fin de su carrera profesional y uno de los momentos más inolvidables del deporte mundial.
 
7. Federer, el mejor de todos

Mr. Perfect, La Perfección Suiza, Su Majestad, El Expreso Suizo, La Máquina Suiza, Sir Roger, The One, Fedex, Federer Express, son algunos de los apodos con los que se conoce a la máxima figura del tenis mundial; el suizo Roger Federer.


Y el jugador confirma dicho título en 2009, cuando, tras ganar el torneo de Wimbledon, se convierte en el único de los jugadores en actividad, que ha ganado los cuatro torneos del Grand Slam. Gracias a ese título, el suizo supera además la marca dejada por el estadounidense, Pete Sampras (14 torneos), convirtiéndose en el jugador con más torneos de esa categoría ganados (16).


Sus logros le valieron se nombrado como el “tenista de la década” por la Federación Internacional de Tenis (ITF, por sus siglas en inglés).


8. El partido más largo de la historia
El francés Nicolas Mahut y el estadounidense John Isner pasaron a la historia del tenis mundial tras jugar el partido más largo de la historia en Wimbledon.


El enfrentamiento concluyó tras once horas con cinco minutos y se requirieron tres días para decidir al vencedor: Isner, que se clasificó para jugar en segunda ronda ante el holandés Thiemo De Bakker, con quien, paradójicamente, perdió.


La gesta acabó con el récord de duración logrado en Roland Garros 2004, entre Fabrice Santoro y Arnaud Clement y que duró sies horas con 33 minutos. El número de aces acumulado a lo largo del partido (215) fue otro de los récords alcanzados por Isner y Mahut.


9. La máquina de la natación
Un nadador estadounidense llamado Michael Fred Phelps, pasaría a la historia del deporte mundial tras superar el récord impuesto por Mark Spitz y ganar ocho medallas de oro en las Olimpiadas de 2008.


En total, el deportista ha ganado 14 medallas de oro, más de las que ningún deportista olímpico ha conseguido hasta la fecha, y ha batido 37 récords mundiales en natación, siendo considerado como uno de los mejores deportistas olímpicos de todos los tiempos.


10. El más rápido de la historia
El jamaicano, Usain Bolt, apodado “Lightning Bolt” (relámpago) y el hombre más rápido de la historia hasta el momento, consiguió, tanto en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y el Campeonato Mundial de Berlín 2009, las máximas preseas del Atletismo. Es decir, medallas de oro en 100 metros, 200 metros y 4×100 metros. Precisamente, fue durante esta competición, cuando se convirtió en el primer atleta en lograr esas tres marcas mundiales.