A FondoEconomía y Finanzas

Vitro vuelve a los negocios con nueva compra

Con la adquisición de Pittsburg Glass Works a LKQ, la empresa mexicana se asegura que el 60 por ciento de sus ventas será en dólares.

20-12-2016, 6:35:07 AM
Depositphotos.com

Después de superar una pesada deuda y de tratar con sus acreedores, la compañía mexicana Vitro vuelve a los negocios con la compra del negocio de vidrio automotriz para equipo original de la firma Pittsburgh Glass Works (PGW), propiedad de LKQ Corporation, por 310 millones de dólares.

En términos prácticos, podemos decir que alguien acaba de comprarse un buen seguro ante potenciales dificultades en el libre comercio de autopartes en Norteamérica y puso, de pasada, un pie en Europa y Asia.

Claudio del Valle Cabello, director de Administración y Finanzas de la mexicana Grupo Vitro, comenta en entrevista que no estaban pensando en ello cuando comenzaron a negociar la adquisición de Pittsburgh Glass Works (PGW), misma que llegó a un buen acuerdo el 19 de diciembre y estará pendiente de la aprobación de las autoridades. Ahora, simplemente, son el líder en vidrio automotriz a ambos lados de la frontera.

“Nosotros hacemos esta adquisición con una visión de largo plazo, no es un tema de coyunturas de ningún tipo. Tenemos décadas en el mercado de vidrio automotriz”, comenta el directivo.

En efecto, Vitro es líder en este segmento en México, pero esta operación de 310 millones de dólares (mdd) le permite tomar el liderazgo en Estados Unidos.

Recomendamos: Vitro compra negocio de vidrio automotriz por 310 mdd

La adquisición contempla siete plantas manufactureras, más dos hornos de vidrio flotado, que vendieron en 2015 un total de 769 mdd, poco más del doble del negocio automotriz de Vitro (300 mdd). PGW tiene también una planta en Polonia y una joint venture en China.

Esto le compra otro seguro, de paso. Ahora 60% de sus ventas se generarán en dólares, en Estados Unidos; a ello hay que sumar otro 20% de exportaciones. Resultado: un brillante seguro contra la volatilidad cambiaria.

“Los momentos no los escoge uno, la oportunidad se dio, considerando que teníamos las condiciones para poder llevar a cabo esta adquisición, dada la fortaleza del balance de Vitro”, comenta Del Valle.

Parece que fue ayer cuando Vitro estaba vendiendo empresas y reestructurando sus deudas, un proceso de años que culminó apenas en septiembre de 2015, con la venta de uno de sus negocios originales, el de envases de vidrio para alimentos y bebidas, por más de 2,150 mdd, que finalmente lo sacaron de aprietos. De hecho, quedó con tan pocas deudas y tan abundante en flujo que apenas le tomó un año volver a salir de compras al extranjero.

Las deudas de hoy no son como las de entonces, asegura Del Valle. Luego de la operación, la deuda neta de caja equivaldría a 1.73 veces el EBITDA (ganancias antes de impuestos, depreciación y amortización), “lo cual es muy prudente y conservador. Nuestro objetivo es seguir teniendo un balance sólido, que le dé a Vitro la flexibilidad para enfrentar cualquier situación que se pueda dar en los mercados”.

Las ventas de Vitro a septiembre pasado sumaban más de 12,000 millones de pesos, 20% más que el año anterior y contaba con más de 10,700 empleados en 2015.

Relacionadas

Comentarios