1Z0-001 HP0-634 1Z0-854 JN0-331 ST0-130 HP2-T31 1Z0-507 P_SD_64 GB0-180 A2010-564 C2090-913 HP2-K18 C2180-270 000-433 351-018 920-345 000-745 000-191 070-545-VB 70-346 ITIL-F-CHS SD0-302 920-232 642-426 HP2-B100 LOT-917 000-210 MB4-641 920-252 000-995 310-810 1Z0-517 920-807 50-632 TB0-105 310-045 000-235 000-992 350-040 270-551 920-344 E20-011 C2090-735 350-024 074-325J 1Y0-A25 070-225 HP2-H25 1Z0-204 000-268 000-M23 000-M220 E20-016 000-386 HP2-B27 920-533 JK0-U11 CUR-011 1Y0-A20 70-515 Vitamina B para el sistema nervioso | Alto Nivel
md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 23:00 04/08/2015
Síguenos:
button_facebook_follow button_twitter_follow button_google_follow linkedin_button addthis_button_rss addthis_flipboard

Vitamina B para el sistema nervioso

Checa porqué es importante consumir estos alimentos que contienen los nutrientes necesarios para el equilibrio de nuestro cuerpo y mente.

Vitamina B para el sistema nervioso

Vitamina B para el sistema nervioso

POR: Estilo Hoy

El órgano principal del sistema nervioso es el cerebro. Dentro de éste, las neuronas le dicen a nuestro cuerpo cómo actuar, moverse, respirar, y en general todas las funciones que hacen que vivamos. La comunicación entre las neuronas se da gracias a un complejo sistema controlado por químicos llamados neurotransmisores. Éstos nos permiten también, reaccionar ante amenazas y cualquier tipo de estímulo exterior de un modo correcto y que no perjudique nuestro cuerpo.

Para que el cerebro realice todas sus tareas y funciones con claridad y precisión es extremadamente importante que las neuronas estén saludables y los neurotransmisores en optimo equilibrio.

Un funcionamiento defectuoso de los neurotransmisores puede ocasionar todo tipo de enfermedades, es decir, cuando las cosas van mal en nuestro cerebro los efectos se dejan sentir en el resto del cuerpo. Por ejemplo la depresión comúnmente causa problemas en el tracto intestinal, desordenes en el sistema inmunológico, circulación pobre y anormalidades en el sueño. Otros factores que pueden interrumpir el equilibrio y mermar la salud de las neuronas son el estrés, la contaminación de metales pesados, la genética, la edad y una alimentación deficiente, pobre en vitaminas.

En especial el complejo B se encarga del buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso; este grupo previene los trastornos neurológicos y problemas psíquicos como ansiedad, falta de concentración, insomnio, etcétera. Su desempeño en el cerebro va desde la fabricación de neurotransmisores a la regulación del gasto de energía de las células.

La Tiamina o vitamina B1 actúa como una coenzima que ayuda a convertir carbohidratos en glucosa, la cual es quemada por el cuerpo para obtener energía. Es esencial para el funcionamiento del sistema nervioso ya que su carencia afecta el nivel de serotonina, un neurotransmisor que se encarga de proporcionarnos paz y bienestar a nivel emocional. Esta vitamina se encuentra en cereales como avena, trigo y en el pan integral; en granos enteros y frutos secos como dátiles; en semillas como el girasol, piñones, ajonjolí, cacahuetes y almendras, y en legumbres como la soya, alubias, garbanzos y lentejas; también en algunos pescados y en el hígado. Los productos lácteos, las frutas y las verduras no contienen mucha tiamina, pero cuando se consumen en grandes cantidades se convierten en una fuente importante de esta vitamina.

Por otro lado carecer de suficiente Niacina o vitamina B3, puede provocar desequilibrios emocionales, confusión mental y trastornos en los nervios, como irritabilidad, insomnio y alteraciones en la memoria. La puedes consumir a través de los siguientes alimentos: cereales integrales, frutos secos, legumbres, algas marinas; también en carnes de aves y pescado, particularmente pez espada, atún y salmón, también en el maní y los huevos.

La vitamina B6 o Piridoxina participa en la utilización de energía en el cerebro y de los tejidos nerviosos y es por tanto esencial para la regulación de sistema nervioso central. Su déficit puede volverte una persona muy irritable o desanimada. Lo mismo sucede con la vitamina B9. Éstas se encuentran en salvado de trigo, germen de trigo, cereales integrales, legumbres, frutos secos, aguacates, col de Bruselas, y en algunas frutas como plátano y melón.

La Vitamina B12 o Cobalamina es esencial para el funcionamiento de todas las células del cuerpo especialmente aquellas de la médula ósea, vías gastrointestinales y sistema nervioso. Es necesaria para la formación de glóbulos rojos. Las fuentes principales de donde se obtiene esta vitamina son hígado, carnes, pescados, huevos y en menor cantidad leche y derivados.

comentarios