Opinión

Urge crear un Colegio Nacional del Policía

La Policía debe ser una gran institución que genere respeto y confianza entre los ciudadanos, a los que protege. Algo que tiene tiempo que ha perdido, asegura nuestro columnista Alejandro Desfassiaux.

16-08-2016, 2:06:13 PM
Urge crear un Colegio Nacional del Policía
Alejandro Desfassiaux*

Más que preocupante y alarmante es ser testigo de cómo la violencia se ha incrementado en los últimos 20-30 años. Como ciudadanos de este hermoso país hemos visto, con el paso del tiempo, cómo la violencia en todos sus niveles, desde doméstica hasta social, se ha presentado en nuestra sociedad.

En los últimos meses, mediáticamente hemos conocido casos de violencia en todas sus expresiones, desde el robo diario de armas a los cuerpos policiacos, hasta homicidios de personas por ajustes de cuentas, robos a cuentahabientes o incidentes de tránsito, pasando por secuestros exprés, asaltos y violaciones en el transporte público, manifestaciones con actos violentos, abuso sexual a menores, asaltos a gran escala contra establecimientos y centros comerciales y liberación de secuestradores por fallas en el proceso, que son un espaldarazo inconsciente a la delincuencia.

Siete de cada 10 mexicanos se siente inseguro en el país, lo que más que un dato estadístico es una realidad escalofriante. Cambio de hábitos y una paranoia constante nos acompañan en el día a día, desde que sale uno de casa hasta el regresar a ella y, aun así, ya en el lugar, tomar todas las precauciones necesarias para evitar ser víctimas de la delincuencia y, con ello, de la violencia.

Las medidas de seguridad en la casa, en el trabajo, en el transporte público, de manera personal son el pan nuestro de cada día y del sector empresarial.

El delito no es lo único que nos preocupa, sino también el uso de la violencia en la comisión de cada uno de ellos, que refleja la pérdida y carencia de valores, ejemplos, instituciones familiares y orden en la sociedad en general.

Una violencia que es el reflejo de la impunidad, la corrupción, la insalubridad emocional, económica y social que se vive en estos días y que, de no ponerle un alto tajante, fuerte, disciplinario, rebasará los niveles de posible control.

Como empresarios estamos conscientes de la necesidad de invertir en seguridad patrimonial y de la labor de la seguridad privada profesional, que es un auxiliar de la seguridad pública, pero en este último rubro insistimos en la urgencia de implementar el Colegio Nacional de Policía para crear estrategias, generaciones y protocolos que permitan prevenir y luchar eficazmente contra el delito. Necesitamos nuevas generaciones, sin vicios, comprometidas a luchar por su país, a no dejar que las fuerzas armadas, quienes han realizado una gran labor, continúen realizando sus actividades. Ellas ya no deben de seguir con esa sobrefatiga, aun cuando han actuado por la incapacidad e ineficiencia de los cuerpos policiales, ya que la Policía es quien debe proporcionar la seguridad pública.

La Policía debe ser una gran institución que genere respeto y confianza entre los ciudadanos, a los que protege. Y aquí haría un paréntesis y expondría esa frase tan popular que más que un chiste es un reflejo lamentable de la sociedad: ‘le temo más a un policía que a un delincuente’. En sí, encierra el significado tan pobre que se tiene de una institución que debería ser de gran orgullo para cada ciudadano. Pero aún podemos rescatarla y apoyarla. Contar con una policía profesional, nueva, es una necesidad prioritaria, urgente, que la sociedad pide en voz alta y que exige un México seguro. Por ello, seguiremos insistiendo: urge crear el Colegio Nacional de Policía. ¿Hasta cuándo seguiremos así, siendo testigos de cómo la violencia impera al lado de la impunidad?

*El columnista es presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial® y fundador del Consejo Nacional de Seguridad Privada desde 1996, donde participan más de 200 empresas.

Relacionadas

Comentarios