EmprendedorHistorias

¿Una máquina que hace agua con aire? Sí, estos mexicanos lo lograron

Este grupo de jóvenes mexicanos crearon una nube artificial, una máquina con la que se hace agua del aire gracias al proceso de condensación.

20-07-2017, 4:43:55 PM
innovaqua

Mauricio Bonilla y Gastón Islas son dos sonorenses que crearon una nube artificial, una máquina con la que se hace agua del aire gracias al proceso de condensación y con la que sueñan estar en todos los hogares de México para 2020, como cualquier electrodoméstico.

La guerra por el agua en el estado de Sonora, hizo que se detonara la pasión por la tecnología que siempre han tenido los emprendedores para crear Innovaqua, una empresa que soluciona la problemática de la escasez de este líquido potable con tecnología e innovación.

Mauricio Bonilla, director de operaciones de Innovaqua, cuenta que ambos estaban estudiando en Monterrey cuando se construyó el Acueducto Independencia para transportar agua de Ciudad Obregón (donde nacieron los emprendedores) hacia Hermosillo, la capital de Sonora.

“No lográbamos entender cómo estaban construyendo un acueducto que costaba millones de dólares si se podía solucionar el problema de escasez de agua de otras maneras”, dijo Bonilla en entrevista para Entrepreneur en Español.

Los emprendedores consideran que este tipo de proyectos no atacan el problema de raíz, por lo que decidieron investigar qué se estaba haciendo en otras partes del mundo, así descubrieron que en el proceso de condensación estaba la solución.

Ambos conjuntaron sus conocimientos para crear tecnología mexicana que resolviera el problema de escasez de agua dulce para consumo humano. Mauricio es ingeniero industrial y de sistemas y Gastón, licenciado en tecnologías de computación, los dos estaban terminando la universidad y a la par tenían proyectos de consultoría en tecnología en empresas privadas como Cemex y Apple.

Después de investigar, en mayo de 2012, fundaron Innovaqua. Todo empezó con dinero propio y créditos personales y no fue hasta que en 2014 BanRegio les otorgó financiamiento y los apoyó con un programa de mentoría, que su crecimiento se dio exponencialmente.

“Desde ahí considero que dejamos de ser una startup para consolidarnos”, afirma el director de Innovaqua.

Bonilla revela que en lo que va del 2017 han vendido el triple de todo lo que vendieron en 2016 y 10 veces más de lo que se vendió en 2015.

Desde hace cinco años, el equipo de Innovaqua se ha dado a la tarea de evangelizar al mercado de gente que no sabe que se puede hacer agua del aire. “Hemos tenido varias ideas, iniciativas, actividades y activaciones para difundir esto”, recalca Bonilla.

“Lo que no sabe la gente es que en la atmósfera hay más agua de la que existen en todos los ríos juntos y a pesar de que no la podamos ver, solamente cuando está muy concentrada como cuando hay neblina, siempre está presente y nos está rodeando en todo momento”, detalla Gastón Islas, que funge como el director comercial de Innovaqua.

Es esta la razón por la que algunos animales sacan la lengua para hidratarse, como los perros, por ejemplo.

Una nube artificial

La meta de Innovaqua es que para el 2020 la NUBE, su producto estrella, sea como un refrigerador, como una lavadora, como una estufa, cualquier tipo de electrodoméstico, dice Bonilla.

La NUBE es una máquina que se conecta a la corriente eléctrica y por el proceso de condensación produce agua. Bonilla explica que lo hace de forma parecida a “cuando agarramos una botellita de vidrio o de plástico que está muy fría y empieza a sudar por el cambio de temperatura de los 37° C de tu mano a los 7 o 9°C que tiene la botella”.

Este mismo efecto se da en dicha máquina que tiene una capacidad de producción de 30 litros al día, en la versión doméstica, hasta 5,000 litros en su línea industrial.

Hoy Innovaqua tiene más de 300 clientes a los que se les han entregado de 15 a 20 dispositivos. Pero la oportunidad de mercado es enorme si se considera que México es el país que más consume agua embotellada, de acuerdo con el estudio de la consultora de mercados Kantar Worldpanel.

En cada hogar mexicano durante el 2016 se compraron más de mil 500 litros, según dicho estudio.

Al respecto, Fabián Ghirardelly, country manager de Kantar Worldpanel México comenta que “actualmente un hogar en promedio toma 4 litros de agua embotellada al día. Hay cierta relación en cuanto a la calidad del agua que podamos obtener directamente del grifo en nuestras casas, y el nivel de compra que terminaremos realizando de agua embotellada. Aunque también la practicidad para llegar puede jugar un rol en el desarrollo de este creciente mercado” .

Una máquina NUBE doméstica cuesta 30 mil pesos, pero los consumidores pueden adquirirla hasta por pagos de 2 mil pesos al mes en pagos fijos en Amazon, en Linio o a través de su página web sin costo de envío a cualquier parte del país.

Bonilla calcula que las familias que consumen botellas de agua recuperan su inversión en un año porque gastan entre 4 a 6 botellitas diarias, por lo que gastan aproximadamente 30 mil pesos anuales. Mientras que aquellas que compran garrafón tardan entre tres y cuatro años en recuperar.

Según Kantar Worldpanel, en promedio un hogar compra más de 80 garrafones al año, lo cual es más accesible pues en este formato el precio por litro es de $0.85 centavos, mientras que la presentación individual (botella) es más del doble el costo, es de hasta $7.00 por litro.

Agua alcalina

La gente que toma agua de la NUBE “está bebiendo agua alcalina e ionizada que hoy se vende hasta tres o cuatro veces más cara que el agua purificada”, resalta Mauricio.

Esto representa beneficios para la salud, pues usualmente nuestra alimentación es ácida al consumir café, refrescos y carbohidratos, pero el cuerpo humano debe tener un PH alcalino.

Además, la contaminación del aire no afecta la pureza del agua. Bonilla asegura que su máquina tiene filtros que sólo permiten el paso de hidrógeno y oxígeno, los elementos que hacen el compuesto H²O.

Innovaqua tiene una certificación química que avala la pureza del agua que hace del aire. Y es que, como asegura Islas, la ventaja de este líquido vital es que viene del ambiente y por eso no pasó por cloro ni tuberías.

Mauricio Bonilla está convencido de que la gente no nada más está comprando un producto, sino “una experiencia en la que ya no se tienen que comprar garrafones ni botellitas de agua”.

Asimismo, con el uso de la NUBE se cuida al medio ambiente, pues se elimina el uso excesivo de PET.

Actualmente la NUBE se vende en Amazon Estados Unidos y al cierre de este 2017 se espera poder exportar hacia América Latina, aunque ya han explorado en países como Ecuador, Perú y Brasil, que son muy húmedos por lo que la máquina puedes ofrecerles un buen servicio.

Este texto fue publicado originalmente en Entrepreneur.com.

Relacionadas

Comentarios