A FondoNegocios

Uber lanza un cañonazo de 6,850 millones para conquistar México

Uber emprenderá una nueva etapa en México con la que quiere llegar a casi 50 ciudades y tener a más de 500 mil socios antes de que finalice 2018.

25-07-2017, 9:15:12 AM
uber

Uber quiere una segunda oportunidad entre los consumidores mexicanos, y para ello ha lanzado un ambicioso plan con el que quiere inundar de unidades el país.

La tarea no es sencilla, pues aunque ha tenido un avance que le ha permitido llegar a 35 ciudades en el país, se ha enfrentado con una dura competencia de aplicaciones como Cabify o Yaxi, entre otras, y también con cuestionamientos y quejas de sus usuarios, quienes argumentan una baja en su calidad y servicio.

Sin embargo, Uber aún es el monstruo que vive en el teléfono, con un avance frenético que le ha permitido llegar a 75 países, 600 ciudades y a millones de usuarios en un lapso menor a 10 años.

Por eso, no sorprende el más reciente anuncio de Uber México, región dirigida por Federico Ranero (31 años), que pretende duplicar su alcance actual en el país para el último día de 2018.

La aplicación suma, hasta la fecha, 230 mil socios conductores activos, que dan servicio a 7 millones de usuarios de la plataforma en 35 ciudades del país. El objetivo es llegar a 500 mil socios conductores para el 31 de diciembre de 2018.

En un accidentado evento realizado en Foro Masaryk, sede que se vio rebasada por los asistentes y con repentinos cortes de luz que dejaban a oscuras el lugar, David Richter (director global de Desarrollo Corporativo y Empresarial), Gustavo de Hoyos (presidente nacional de Coparmex), José Rogelio Garza Garza (subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía) y el propio Federico Ranero, la startup dio a conocer sus nuevos planes.

“Para lograrlo, quiero confirmar que Uber invertirá más de 6 mil 850 millones de pesos en México durante 2017 y 2018, esto significa triplicar lo que hemos invertido hasta la fecha”, celebró Ranero.

De acuerdo con el directivo, la inversión se dividirá en distintos rubros: iniciativas y promociones para generar demanda incremental, funcionalidades para mejorar la seguridad y la calidad de experiencia del viaje para socios conductores y usuarios, procesos de tecnología para fortalecer un soporte continuo.

Uber espera abrir operaciones en 10 ciudades más en el país, así como 10 centros de soporte técnico para atender a los socios.

Con varias piedras en el zapato

La idea de ampliar su competencia en México, en donde aparece la CDMX como el segundo mercado más importante para la aplicación en el mundo, contrasta con un año que ha sido especialmente difícil y escandaloso para la firma, el cual incluyó la salida de su CEO y fundador, Travis Kalanick, en días recientes, demandas de acoso sexual al interior de la compañía, así como malos manejos de información y administrativos.

De igual forma, el ambicioso proyecto marcará un nuevo capítulo en la regulación para Uber en el país, pues con este crecimiento ya se adelanta como un jugador preponderante en las aplicaciones de transporte. Esto, sin mencionar el papel que ahora jugarán las concesiones de taxi tradicional en las ciudades a las que llega la aplicación, así como los impuestos y requerimientos que se exijan en cada plaza a la que arribe o en la que crezca.

“Esta iniciativa que lanza Uber, de llegar a 500 mil unidades, es algo que no sólo nos gusta al Gobierno por la generación de empleo, sino también por el lado de la movilidad. Juega un papel fundamental, los modelos de negocio como Uber empiezan a impactar en la movilidad por proveer mecanismos para desplazarse de manera distinta”, aplaudió Garza Garza.

Uber se ha apuntalado por tratarse de una opción disruptiva e incluyente para un mercado ávido de nuevas propuestas. Para muestra, en México, Uber ofrece trabajo a 12 mil mujeres, de las cuales 8 mil 400 son madres. Asimismo, el 40 por ciento de sus conductores se encontraba en el desempleo antes de empezar a trabajar en la aplicación.

Por otro lado, las continuas quejas por la disminución en la calidad del servicio, una cifra incierta en el número de delitos o incidentes en los que tienen lugar automóviles pertenecientes a la aplicación, así como aumentos en las tarifas, dejan más de un reto y un cuestionamiento en el aire.

“Uber es un gran modelo de negocio, pero, con tantos Uber circulando en la ciudad, es absurdo pensar que no pasa nada, que no sufren delincuencia, choques o accidentes con resultados fatales. Es cuestión de simple probabilidad”, dice un conductor de Uber, también abogado, al término del evento.

Relacionadas

Comentarios