Economía y FinanzasPara Entender

Por qué tus impuestos pueden ser un escudo contra los planes de Trump

Una mayor recaudación por parte del SAT podría mitigar choques externos como la renegociación del TLCAN o el plan del Donald Trump de bajar impuestos a las empresas.

08-06-2017, 6:30:46 AM
sat-mexico
Fotoarte Sofía Ugalde.

Desde el inicio de este gobierno, la mano del Servicio de Administración Tributaria (SAT) llega más lejos y estruja con más fuerza a los contribuyentes. Las acciones para aumentar la recaudación han ido por dos frentes. Uno es la reforma fiscal que entró en 2014, que aumentó tasas en ISR e impuestos especiales en algunos productos. El otro es el incremento de las acciones de fiscalización y auditorías.

Estos cambios, que causaron muchas molestias, reclamos y hasta juicios entablados por el sector privado y sociedad, pueden ser ahora un fuerte escudo para México contra amenazas del exterior, económicamente hablando.

En 2016, los ingresos tributarios no petroleros fueron de 2.71 billones de pesos, 12 por ciento más que en el año anterior, según datos del SAT.

Estados Unidos ya solicitó formalmente la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el presidente Donald Trump hizo una propuesta de reforma fiscal para bajar los impuestos a los corporativos. Estos dos eventos afectan directamente a México en un momento en el que sus finanzas públicas apenas se estabilizan de un acelerado endeudamiento y de aplicar recortes de gasto en inversión.

“Cuando analizamos la perspectiva de la calidad crediticia de los gobiernos locales y regionales mexicanos, observamos que existen algunos que podrían estar más expuestos a las renegociaciones del TLCAN, así como a cambios en la política de inmigración de Estados Unidos y su efecto en los flujos de las remesas”, dice la agencia Standard & Poor’s en un reporte. Una recaudación más fuerte puede aliviar a los estados, que dependen en un 85 por ciento de los recursos federales.

Más auditorías y fiscalización

A partir de la crisis financiera de 2008, la evasión de IVA y del ISR en México aumentó a 5.1 por ciento del Producto Interno Bruto del país. En 2014, el gobierno federal introdujo una reforma fiscal que aumentó la recaudación y redujo los huecos de evasión para las personas y empresas que esquivaban el pago de impuestos.

En 2013, la tasa de evasión estimada del IVA era de 29.08 por ciento en 2015, el SAT la redujo hasta 19.43 por ciento, de acuerdo con el estudio Evasión del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto Sobre la Renta, elaborado por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

En el mismo periodo, el organismo recaudador bajó la tasa de evasión del ISR a personas morales de 44.8 por ciento a 29.97 por ciento. La evasión de ISR por sueldos y salarios se redujo 22.55 por ciento a 13.43 por ciento.

La evasión de impuestos por arrendamientos y en personas físicas con actividad empresarial aún permanece alta, aunque la autoridad también ha logrado reducciones. En el primer caso pasó de 83.82 por ciento a 76.22 por ciento y en el segundo de 70.71 a 68 por ciento.

“Si bien estas tasas de evasión son las más altas, los ingresos recaudados por estos conceptos representan la menor proporción del total de ISR. Finalmente, las menores tasas de evasión son las correspondientes a sueldos y salarios, así como las de personas morales, lo cual pudiera derivarse de mayores controles por la Reforma Fiscal de 2014”, resalta la Universidad de las Américas en el estudio.

Dependencia de los ingresos federales

La mayor fiscalización y las reformas hicieron que el SAT aumentara la recaudación 400,000 millones de pesos más al erario. Esto es equivalente a dos puntos del Producto Interno Bruto del país, comenta Luis Ernesto Derbez, rector de la UDLAP.

Sólo de enero a abril de 2017, el SAT recaudó 24,148 millones de pesos por fiscalizaciones.

Los ingresos tributarios significaron un salvavidas para el gobierno mexicano cuando empezaron a caer los precios de petróleo y, por ende, los ingresos por venta de hidrocarburos.

La dependencia de los estados de la recaudación federal puede ponerlos en una situación delicada si hay una desaceleración económica, particularmente en las entidades con más relación con Estados Unidos a través del TLCAN.

“Los estados fronterizos, como Chihuahua, Baja California y Coahuila, son más vulnerables a las renegociaciones comerciales, ya que estas podrían impactar en su capacidad de recaudar mayores niveles de ingresos propios”, cometa S&P en un reporte.

En promedio, el 85 por ciento de los ingresos operativos de los estados en México provienen de recursos federales, calcula la calificadora.

¿Cómo pueden tus impuestos soportar los choques por Trump?

Si EU sale del TLCAN sería malo para México. Si Trump logra bajar los impuestos para las empresas, sería peor. Daría un incentivo a las compañías para quedarse o reubicar sus operaciones en Estados Unidos.

Por otro lado, si el ejecutivo estadounidense decide cancelar el acuerdo comercial, las industrias afectadas tendrían que pagar aranceles de entre 2.0 a 5.0 por ciento para ingresar sus productos en Estados Unidos, de acuerdo con las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC)

Ahí es donde entra el papel del SAT. Si el organismo recauda más, el gobierno tiene mayor margen de maniobra para contrarrestar choques externos.

“Una mayor recaudación significan más recursos, y en el caso de un choque externo como la renegociación del TLC, y en el caso de que llegaran a afectar a algunos productores mexicanos, pueden usar esos recursos para generar mayor inversión pública y generar más empleo por si se afectan los empleos por menores exportaciones”, indica Adrián García, investigador de ingresos e impuestos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

Si el colchón de recursos adicionales que consiga el SAT es suficiente, inclusive podrían alcanzar para hacer otra reforma fiscal.

“Si el SAT pudiera aumentar la recaudación, eso podría compensar a las industrias que están el TLCAN y permitiría hacer una reforma fiscal para que México siga siendo más competitivo”, explica Ernesto Derbez, ex secretario de Economía durante el sexenio de Vicente Fox.

Siempre será doloroso pagar impuestos y su uso también será cuestionado. Pero, por esta vez, pueden salvar a la economía mexicana de una amenaza del exterior.

Olvida el TLCAN: Trump prepara una bomba fiscal contra México

Relacionadas

Comentarios