El MundoLo Último

Trump rompe acuerdos de EU con Cuba y enfría la relación otra vez

Trump informará este viernes un plan para restringir los negocios que las empresas de EU pueden hacer con firmas controladas por los militares en Cuba.

16-06-2017, 10:23:57 AM
Cuba y la nueva relación con Trump
Reuters. Cuba y la nueva relación con Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el viernes la cancelación con efecto inmediato del acuerdo con Cuba impulsado por su predecesor, el exmandatario Barack Obama. Trump dijo en un discurso en Miami que su país está dispuesto y en condiciones de negociar un nuevo acuerdo que “tenga sentido”. Además instó a que se realicen elecciones libres y supervisadas por la comunidad internacional en Cuba, así como la liberación de prisioneros políticos en la isla.

En paralelo, la Casa Blanca llamó a la comunidad internacional a apoyar las restricciones al Gobierno cubano y dijo que el futuro de las relaciones de Washington con La Habana dependerá de que la isla tome medidas “concretas” sobre reformas económicas y políticas.

En un discurso en Miami en el que presentó su nueva política hacia Cuba, la Casa Blanca anunció planes para revertir parte de la histórica apertura del expresidente Barack Obama al país de gobierno comunista después del hito diplomático alcanzado en el 2014 por los viejos enemigos de la Guerra Fría.

Sin embargo, Trump mantuvo sin cambios varias de las iniciativas de Obama, incluyendo la reabierta embajada estadounidense en La Habana, a pesar de que buscó mostrar que estaba cumpliendo con su promesa de campaña de adoptar una postura más dura hacia Cuba.

“No seguiremos callados ante la opresión comunista”, dijo Trump a una animada multitud en el barrio cubano-americano Little Havana en Miami, que incluía al senador republicano Marco Rubio, quien ayudó a elaborar las nuevas restricciones sobre Cuba y habló un momento en español antes del discurso de Trump.

En una inusual transmisión en vivo, las palabras de Trump pudieron escucharse en todo el territorio cubano por la cadena Telesur.

“No queremos que los dólares de Estados Unidos apuntalen un monopolio militar que explota y abusa de los ciudadanos de Cuba”, dijo Trump, quien prometió que las sanciones no se levantarán hasta que Cuba libere a los prisioneros políticos y realice elecciones libres.

El nuevo enfoque de Trump, que será consagrado en una nueva directiva presidencial, busca un cumplimiento más estricto de una vieja prohibición sobre los estadounidenses que viajan a Cuba como turistas, y también prevenir que se usen dólares para financiar al gobierno.

Pero ante la presión de empresas estadounidenses, e incluso de algunos republicanos, para que no vuelva a cero en las relaciones con la isla de gobierno comunista, el presidente republicano optó por dejar intactos varios de los pasos dados por su antecesor hacia la normalización bilateral.

La nueva política prohíbe la mayoría de las transacciones comerciales de Estados Unidos con el Grupo de Administración Empresarial (GAESA) -un conglomerado militar involucrado en todos los sectores de la economía-, pero con algunas excepciones, como viajes aéreos y marítimos, según funcionarios estadounidenses, lo que protegerá a aerolíneas y cruceros.

Trump no llegará a romper los lazos diplomáticos que se restablecieron en 2015 después de más de cinco décadas de hostilidades. No eliminará tampoco los vuelos comerciales directos de Estados Unidos a Cuba o los cruceros, pero su política más restrictiva parece desalentar que se establezcan nuevos vínculos económicos.

El Gobierno, según un funcionario de la Casa Blanca, no tiene la intención de “interrumpir” los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

Trump tampoco planea restablecer los límites que Obama eliminó a la cantidad de ron y cigarros que los estadounidenses pueden traer de la isla para uso personal.

Si bien los cambios son de gran alcance, parecen menos ambiciosos de lo que muchos defensores del acercamiento habían temido.

Aún así, es el más reciente intento de Trump de revertir parte del legado presidencial de Obama. El mandatario republicano ya ha retirado a Estados Unidos de un importante tratado internacional sobre el clima y está tratando de eliminar un programa de ayuda sanitaria de su predecesor.

Pesar cubano 

Los cubanos lamentaron el viernes este retorno a una era más fría en las relaciones con Estados Unidos, tras conocer que el presidente Donald Trump está próximo a anunciar un plan para endurecer normas sobre viajes y negocios en la isla, revirtiendo parte de una histórica distensión bajo el gobierno previo.

Trump informará este viernes un plan para reforzar las normas para los viajes de los estadounidenses a Cuba y restringir los negocios que las empresas de su país pueden hacer con firmas cubanas controladas por los militares en la isla, dijeron funcionarios de la Casa Blanca.

“Esto me duele que volvamos atrás. Dar un paso atrás en el acercamiento que tuvimos con Obama sólo consigue apartarnos del mundo”, dijo Marta Deus, quien tratará de sintonizar el discurso de Trump en Miami, considerado el corazón del exilio cubano.

Deus recientemente creó una empresa de contabilidad y un servicio de mensajería para atender a un sector privado que ha florecido desde hace dos años y medios luego de un acuerdo entre Barack Obama y el mandatario cubano, Raúl Castro, para normalizar las relaciones entre los antiguos enemigos de la Guerra Fría.

“Necesitamos clientes, turistas, que la economía se mueva y con el aislamiento a Cuba sólo consiguen un impacto negativo en muchas familias cubanas (y) el cierre de negocios”, dijo.

El acuerdo entre Obama y Castro de diciembre de 2014 generó una euforia en Cuba, que esperaba una mejoría en su frágil economía.

Un incremento en el arribo de turistas de Estados Unidos impulsó un auge en ese sector, especialmente en La Habana, creando más alojamientos, restaurantes, taxis y servicios de guías en el incipiente sector privado.

Sin embargo, los críticos sostienen que la distensión no mejoró el nivel de los derechos humanos en la isla. Trump justificará la reversión parcial de las medidas de Obama en gran medida por esas razones, según dijeron funcionarios de la Casa Blanca y algunos disidentes que respaldan la decisión.

Las autoridades cubanas han intensificado las detenciones de activistas y, con frecuencia, han confiscado teléfonos y computadoras portátiles.

“Cuando la administración de Obama dejó de condenar las violaciones de derechos humanos en Cuba (…) el régimen se dijo: seguimos y no pasa nada, por lo tanto vamos a seguir reprimiendo con más fuerza”, dijo José Daniel Ferrer, que lidera la Unión Patriótica, el grupo disidente más grande del país.

Otros disidentes sostienen que retroceder en la distensión finalmente perjudicará a los cubanos.

“Probablemente (sus medidas) no tendrán ningún beneficio en términos de derechos humanos”, dijo Eliécer Ávila, líder del grupo opositor Somos Más.

El Gobierno cubano, por su parte, ha resistido a un embargo comercial de más de medio siglo y no hará ninguna concesión a Estados Unidos, bajo presiones económicas, dijo Carlos Alzugaray, un diplomático cubano jubilado.

“Indudablemente (estas medidas) van a afectar a Cuba, pero tampoco van a hundir a Cuba. Van a afectar bastante al sector privado mucho más que al Gobierno cubano”, señaló.

El intérprete Enrique Montoto, de 61 años, afiliado a la empresa AirBnb, renta habitaciones en La Habana.

“Voy a tener una afectación grande pues la mayoría de mis clientes son estadounidenses”, dijo a Reuters.

Cuba está batallando actualmente con la caída de los envíos de petróleo desde Venezuela, su aliado clave y una disminución de las exportaciones.

“Este es otro golpe para los cubanos y sin duda dañará. No hay tranquilidad”, dijo Marta García, de 51 años y propietaria de un apartamento que renta en La Habana Vieja.

Cerveceros de EU y México visten a Trump de mariachi

Relacionadas

Comentarios