El MundoPara Entender

Trump revive polémico oleoducto que amenaza a tribu americana

La tribu sioux de Standing Rock peleó con la administración Obama para frenar la construcción de un oleoducto que pasa cerca de su territorio. Pero el nuevo presidente firmó una orden para que el proyecto siga adelante.

24-01-2017, 2:00:20 PM
Reuters. Manifestantes protestan en tormenta de nieve cerca de donde pasaría el oleoducto en Dakota.

Hoy martes, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para aprobar dos controvertidos proyectos de oleoducto que son estratégicos para Estados Unidos y Canadá, pero que Barack Obama bloqueó durante su mandato por preocupaciones medioambientales y el conflicto social que provocaba con una tribu nativa.

Durante todo 2016, la tribu sioux de Standing Rock protestó y peleó con la administración Obama para conseguir frenar la construcción de un oleoducto que pasaba cerca de su territorio, una victoria que obtuvieron cuando en diciembre el anterior Ejecutivo ordenó detener temporalmente la construcción de esta tubería, conocida como Dakota Access Pipeline (DAPL).

Ahora que Obama ya no está en la Casa Blanca, Donald Trump revisa todo lo que se ha hecho en los últimos ocho años. Entre sus primeras decisiones, Trump firmó hoy otra orden ejecutiva para reactivar la construcción de este proyecto estimado en casi 4,000 mdd.

“A partir de ahora, vamos a comenzar a construir oleoductos en Estados Unidos”, dijo Trump orgulloso desde el despacho oval en el que firmó está nueva orden -que no necesita pasar por el Congreso- en el que aprobaba la construcción de la DAPL y también del Keystone XL, otra tubería polémica para los ambientalistas, en el que se mezclan conflictos de intereses con posibles riesgos medioambientales e intereses estratégicos de EU para reducir su dependencia del petróleo extranjero.

Y así, de un plumazo, se da un duro golpe para la comunidad india de Standing Rock, que en el último año llevó a cabo una serie de protestas a nivel nacional y en redes sociales con el hashtag #NoDAPL y en las que habían participado celebridades como Leonardo DiCaprio, Katy Perry, Ben Affleck y Mark Ruffalo entre muchos otros.

Los indios Sioux de esta tribu -que cuenta con unas 9,000 personas- temen que la construcción de este oleoducto resulte en el futuro en futuras fugas que podrían contaminar el agua que beben, puesto que la tubería pasa por debajo del rio Misisipi y Missouri, además de cerca de un lago muy próximo a su reserva.

El siguiente mapa muestra el trazo que tendría el oleoducto Dakota Access, muy cerca de la reserva de Standing Rock, donde está la tribu Sioux. Las áreas marcadas en violeta son también reservas de indios americanos.

Gráfico: Reuters

Su causa obtuvo muchos apoyos después de que fueran filmados en septiembre siendo atacados por perros y gaseados con gas pimientas cuando intentaron frenar las labores de construcción. El vídeo fue subido a Youtube y atrajo gran atención de toda la prensa estadounidense, que hasta entonces había ignorado bastante el tema.

Luego en noviembre, los protestantes siguieron con sus manifestaciones en medio de una fuerte Nevada y la policía utilizó cañones de agua para disuadirlos en medio del frío invernal, unas imágenes también muy impactantes. Pocos días después se produjo la detención de la construcción del #NoDAPL por Obama.

“La orden ejecutiva de Trump sobre el #DAPL viola las leyes y tratados tribales. Tomaremos acciones legales”, señalaba un mensaje en la cuenta de Twitter de la tribu hace pocas horas, en la que además se compartía la imagen de un mensaje de su líder, David Archambault II, en el que dicen que no toleraran un nuevo Flint, una ciudad en la que una fuga de una tubería a un río provocó una epidemia en 2014.

“Hoy, el presidente Trump ignoró las voces de millones de personas y antepuso los beneficios a corto plazo de la industria petrolera sobre el futuro de nuestro planeta”, dijo el senador Bernie Sanders en un comunicado sobre el que añadió en Twitter hacer lo que pueda para parar el DAPL y el Keystone XL.

Por qué es tan importante para EU y Canadá

En el caso del DAPL y del oleoducto Keystone XL, se trata de dos oleoductos de casi 2,000 kilómetros de longitud cada uno y que, según sus defensores, busca mejora la seguridad energética del país, dado que reduciría el traslado de combustibles por trenes y tráileres. Además permitirían asegurar la independencia energética de EU, una política iniciada con Obama para tener cada vez menos presencia en los países de Oriente Medio.

Canadá también gana con este acuerdo. El país produce 3.6 millones de barriles de petróleo crudo equivalente por día. Con un ducto, puede crear más empleos y vender más crudo a Estados Unidos, que dependerá menos del petróleo de Medio Oriente y forzaría a que los precios internacionales bajen de nuevo.

El visto bueno a estas dos obras de infraestructura se enmarca dentro de uno de los objetivos del gobierno de Trump para fomentar la construcción de infraestructuras en el país, un programa para el que planea una inversión de un billón de dólares y que en el que uno de sus pilares es reducir la legislación medioambiental existente.

Nuestros amigos quieren construir en Estados Unidos, pero tienen que esperar muchos años para conseguir un permiso medioambiental sobre algo de lo que nadie había escuchado antes”, dijo hoy Trump en una reunión con líderes del sector automotriz.

“Soy un ambientalista. Creo en ello. Pero la situación está fuera de control”, añadió el presidente de EU sobre unos comentarios que dejan muy claro cuál va a ser su política en materia medioambiental. Menos regulación y más construcción.

Te puede interesar: Petróleo y gas: la oportunidad que abre Trump para México.

 

Relacionadas

Comentarios