Economía y FinanzasPara Entender

Trump no es lo peor: Estos son los 5 riesgos internos para México

Lento crecimiento, una inminente baja en la calificación crediticia, la inflación, el tipo de cambio y las elecciones son factores que pueden ser más peligrosos para el país que las amenazas del exterior.

15-03-2017, 6:30:31 AM

 

Después de la tormenta que desató Donald Trump con sus amenazas y críticas, llegó la calma a México, pero hay riesgos internos que siguen ahí y también serán determinantes para la economía del país.

“He hablado con muchas personas y en las últimas semanas los he visto hasta optimistas. No ha habido mucho flujo de información negativa. Pero es una tensa calma, varias cosas no han cambiado”, dice Esteban Polidura, director de inversiones de UBS para México en entrevista con Alto Nivel.

El estratega del banco suizo para México recuerda que cada día que pasa, Donald Trump pierde más popularidad entre sus votantes y tiene que cumplir sus promesas, por lo que es difícil que México no salga ileso de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) y de las discusiones en otros temas, como seguridad e inmigración.

No obstante, el mayor peligro no se encuentra en el exterior. “Se habla de Trump todos los días, pero se habla poco de riesgos domésticos”, agrega el directivo y señala en específico cinco factores que pueden afectar igualmente, o más, a México que la incertidumbre por Trump.

Estos factores son: lento crecimiento económico; inflación por encima de lo deseable; la inminente baja en la calificación crediticia del gobierno; las elecciones de 2017 y 2018 y el tipo de cambio, que sigue a merced de los sentimientos de los mercados.

 

Los 5 riesgos

1. Lento crecimiento

El Producto Interno Bruto (PIB) del país creció 2.3 por ciento en 2016 a tasa anual, una cifra positiva si se toma en cuenta el panorama exterior y las bajas tasas a las que avanzaron otras economías. Pero en 2017 las perspectivas son mucho más bajas. UBS estima que México crecerá apenas 1.4 por ciento este año.

“Sigue siendo positivo, pero cada año se han ido rebajando las perspectivas de crecimiento. No es un estimado de cero, pero tiende a la baja y está lejos de ser el 3.0 por ciento que alguna vez pensamos”, explica Esteban Polidura.

2. Inflación por arriba de lo deseado

El incremento de los precios de la gasolina y el encarecimiento del dólar dispararon a la inflación en los primeros meses del año. El Índice Nacional de Precios al Consumidor subió 4.86% en febrero de este año, su nivel más alto desde 2010.

El Banco de México (Banxico) tiene una meta de inflación de 3.0 por ciento más/menos un punto porcentual.

UBS espera que los precios de los productos y servicios suba hasta 5.2 por ciento este año. “La inflación parece estar cerca a controlarse. Hasta que no se logre limitar esa expectativa, Banxico estará forzado a subir tasas para controlarla”, agrega Polidura.

Te puede interesar: ¿Volverán las hiperinflaciones de los ochentas y noventas?

3. La (inminente) baja en la calificación

El año pasado, las tres principales agencias calificadoras del país, Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s, pusieron la calificación soberana de México en perspectiva negativa. Las agencias, que califican a los gobiernos como un sujeto de crédito, les preocupa el acelerado incremento de la deuda pública y el lento crecimiento económico.

Se espera que a finales de marzo o principios de abril algunas de las agencias se pronuncien sobre la calificación soberana de México.

El estratega de UBS considera que los mercados ya tienen descontada esta reducción de la nota crediticia y destacó que, aunque las tres agencias ajusten a la baja la calificación, México seguiría conservando el grado de inversión.

También lee: Baja en calificación, el próximo golpe a la economía mexicana

4. El tipo de cambio

Si el valor del peso frente al dólar mediante modelos matemáticos y estadísticos, estaría alrededor de 18 pesos por dólar, pero ha estado fluctuando entre 19 y 20 pesos debido a riesgos intangibles, como la victoria de Trump, los problemas internos de crecimiento y los riesgos globales.

“Si vuelve a ser un factor de presión, el problema es que su efecto es inmediato en muchas cosas. Uno es en la confianza del consumidor, después en las empresas que tienen costos en dólares y se los transfieren al cliente”, advierte Esteban, quien también señala que sería un problema para la deuda externa de México.

A enero de 2017, el saldo de la deuda externa (denominada en dólares) ascendió a 180,600 millones de dólares (mdd), de acuerdo con registros de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

5. Las elecciones de 2017 y 2018

En este año habrá elecciones para gobernador en Nayarit, Coahuila y el Estado de México, mientras que en el siguiente se celebrarán las presidenciales en la que Andrés Manuel López Obrador es el único candidato visible hasta ahora.

El ambiente político es, hasta ahora, “manejable”, dice Esteban Polidura, aunque el riesgo de que  el el ganador tome un discurso más nacionalista y proteccionista está presente.

“Nadie quiere ver que en 2018 un día se despierte con un México proteccionista, nacionalista, con un discurso muy agresivo con el comercio con otros países. Si esa certidumbre se perdiera, la tesis de inversión sobre México cambiaría”, comenta.

 

A Trump no le conviene matar económicamente a México

La razón de que los riesgos internos tengan más peso para el país está en que a Donald Trump, pese a sus promesas y amenazas, no le conviene matar económicamente a México, considera el director de inversiones de UBS México.

“Al matar económicamente a México, dejas a un país desestabilizado económica, social y políticamente junto a tu frontera (…) Si ese fuera el caso, qué incentivo tendría México de detener a los inmigrantes en la frontera. Qué incentivo tendría México de seguir combatiendo activa e intensamente el narcotráfico”, considera el directivo.

Eso no significa que México salga indemne de las discusiones comerciales, migratorias y de seguridad. Trump y su gobierno buscará tener ganancias adicionales. Lo mejor que podría hacer México, según Esteban, es negociar el paquete completo.

“Puede ser beneficioso para México, en la renegociación del TLC se pueden poner sobre la mesa asuntos de inmigración, de seguridad”.

Te puede interesar: Olvida el TLCAN, Trump prepara una bomba fiscal contra México

Relacionadas

Comentarios