Lo ÚltimoNegocios

Tres factores que amenazan a la industria automotriz en México

La desaceleración en el consumo, el abrupto incremento de los precios de los combustibles y la incertidumbre sobre el futuro del TLCAN  son tres factores que ponen en riesgo un sector que era boyante hace algunos años.

11-01-2017, 7:18:31 AM

Foto: Arturo Luna.

Las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles más altos a la importación de manufacturas provenientes de México a través de la modificación de los tratados de libre comercio no son una buena noticia para la industria automotriz durante 2017.

El próximo 20 de enero, el republicano tomará posesión de la presidencia del vecino país del norte y llegará la hora de la verdad para conocer el plan económico que guiará al principal socio de México.

“El sector automotriz sí resentirá las tensiones comerciales que habrá con Estados Unidos, pero aún no tenemos información para saber si será un panorama totalmente adverso”, dice Joan Domene Camacho, analista económico de Invex.

En las últimas dos décadas, la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por México, Estados Unidos y Canadá, ha potenciado la llegada de empresas internacionales con el ánimo de invertir en plantas de manufactura destinada, principalmente, a la exportación, como ha sido el caso de la industria automotriz.

Sin embargo, las amenazas de Donald Trump parecen que no son el principal freno que detendría el avance del sector automotriz. Las condiciones del mercado interno mexicano son una preocupación mayor que un muro para las exportaciones.

“El consumo automotriz se verá mucho más deteriorado por la disminución en el ingreso de las personas”, dice Leticia Armenta Frayre, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey.

El desarrollo de las inversiones en México y la venta de automóviles en el mercado internado son dos retos que el sector automotriz debe enfrentar. Te contamos los principales factores que enfrentará en 2017.

  1. Incertidumbre en EU

Lo único cierto hasta ahora sobre la política económica de Trump es la incertidumbre sobre las decisiones  que tomará, y el tamaño del impacto que tendrán en el mercado mexicano.

Durante 2016, México produjo 3.4 millones de autos, 2.0 por ciento más que el año anterior y exportó 2.77 millones, 0.3 por ciento más, de acuerdo a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Más de 70% de las exportaciones de autos desde México se lleva a cabo hacia Estados Unidos y 9% a Canadá.

Las cadenas de producción en México ya se encuentran integradas con las existentes en Estados Unidos y hay pedidos que ha realizado el mercado estadounidense que no pueden detenerse de la noche a la mañana. Los cambios comerciales en la industria automotriz serán paulatinos y no se verán reflejados de inmediato.

“Es probable que las nuevas decisiones de inversión se vean paralizadas, al igual que las últimas inversiones anunciadas que podrían posponerse un poco. La desaceleración creemos que vendrá por parte de la demanda y no por la negociación del Tratado de Libre Comercio”, dice Domene Camacho.

Los primeros 3 meses serán cruciales para definir estrategias desde México para enfrentar el entorno amenazante. “Los tiempos del vecino país del norte no son previsibles, así que, tal vez, tendremos que esperar el primer semestre”, explica Leticia Armenta, del Tecnológico de Monterrey.

  1. Demanda interna

Sin embargo, la demanda del mercado interno podría verse disminuida y afectaría el desempeño de la venta de automóviles en el país, lo cual sería ocasionado por la decisión del Banco de México (Banxico) de subir la tasa de interés de referencia a 5.75%, mientras que en febrero pasado tan sólo alcanzaba 3.25%, lo que representa la tasa más alta desde abril de 2009, cuando los efectos de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos eran más álgidos.

La decisión de Banxico de modificar la tasa de interés de referencia afecta a las tarjetas de crédito y el costo de los créditos enfocados al sector automotriz.

“Eso sí podría tener un efecto de demanda, más que de una paralización de la industria por cuestiones comerciales en Estados Unidos”, dice el analista de Invex.

De enero a noviembre de este año, las ventas de los asociados de la AMIA aumentaron 18.5%, lo que suma 1.4 millones de vehículos si se le compara con el mismo periodo de 2015. Este año, se espera que la industria logré vender 1.6 millones de unidades.

Las estimaciones de analistas privados aumentaron a 4.13% el pronóstico de inflación del país y bajaron a 1.70% la estimación del crecimiento económico, de acuerdo con una encuesta del Banxico presentada en la primera quincena de diciembre pasado.

El aumento de la inflación ocasiona la disminución de los salarios reales y puede deteriorar el poder adquisitivo de las familias mexicanas. Otro factor que juega en contra del sector automotriz en el mercado interno.

Los planes de venta de automóviles pudieran ser menos atractivos por las amenazas que se ciernen en el entorno económico, explica Leticia Armenta.

El analista económico espera que la demanda del mercado estadounidense se mantenga estable durante 2017 y podría verse una mejora en la oferta laboral por las políticas expansivas que ha anunciado Trump durante su campaña presidencial.

“Seguirá existiendo una buena demanda en los Estados Unidos”, dice Joan Domene.

El tipo de cambio es un reto para las automotrices en México, ya que algunas refacciones presentes en la producción de automóviles se encarecen cuando son importadas al país de otras latitudes del mundo.

Sin embargo, la depreciación del peso frente a la divisa estadounidense también representa una oportunidad. Las firmas con la capacidad de producir refacciones en México pueden exportar un producto con mayor valor agregado la ser más competitivos a través de sus precios.

  1. ‘Gasolinazo’

Otro elemento que puede impactar el mercado interno es el aumento en los precios de la gasolina durante 2017. El Congreso de la Unión aprobó la liberalización de los precios de la gasolina y el diésel en 2017, un año antes de lo establecido en la Reforma Energética que fue aprobada en la actual administración federal.

Este cambio en el mercado podría traer un aumento de 10% en los precios de los combustibles, de acuerdo con previsiones de Citibanamex.

La meta de alcanzar una producción de cinco millones de autos para 2020 se mantiene en pie, lo que podría catapultar a México como el quinto mayor fabricante de autos en el mundo. El reto es vencer los retos que impone 2017 para reafirmar las previsiones del mercado.

Las amenazas económicas externas e internas dejan una enseñanza y un recordatorio para afrontar el futuro, explica Joan Domene, de Invex. “México no se ha diversificado lo suficiente para afrontar estos problemas económicos y se encuentra apoyado en el sector manufacturero.”

Relacionadas

Comentarios