Estilo de VidaHistorias

Tori Amos: De chica sensible a ícono pop

Tori Amos pasó de ser una chica sensible a ícono pop; desafiando las clasificaciones, su música es una verdadera joya y su fisonomía también.

12-03-2009, 5:00:00 PM
Tori Amos: De chica sensible a ícono pop
Estilo Hoy

Myra Ellen Amos, más conocida como Tori Amos, es un personaje extraño dentro del mundo del “rock”, un hueso duro de roer para los periodistas y sus pares. Desafiando las clasificaciones, se expresa con una libertad envidiable, inmune a los ataques que pretenden reducirla a una tonta chica New Age, amiga de las hadas, que por eso mismo, no puede ser tomada en serio.
 
Su erudición en el terreno religioso, su profundo conocimiento de los mitos y su capacidad para analizarlos y desnudarlos con inteligencia, su sentido del humor y sobre todo su inagotable talento musical, son una piedra en el camino para los amantes de las descalificaciones. Afortunadamente, los que no son esclavos de la seductora como tiránica ironía, están más que dispuestos a conocer su particular y rico universo.
 
Los comienzos fueron extraños para esta pianista y compositora.  Su carrera en el mundo de la música partió a los 3 años tocando el piano, donde por su virtuosismo le permitió a los 5 años tener una beca en el prestigioso conservatorio “Peabody” en Baltimore. Sin embargo, fue expulsada de este a los 11 por rebelde y por sus extraños gustos musicales, más ligados al rock and roll. Esto tal vez porque creció con la música de Fats Waller, Nat King Cole, Lennon y Hendrix. En uno de sus tantos sencillos incluyó su versión de “If Six Were Nine”, de Hendrix, en la que toca el piano a través de un amplificador Marshall.
 
Ya en plena juventud, a los 21 años se mudó sola a Los Angeles para convertirse en estella, pero las cosas no fueron muy fáciles. Trabajó en lo que pudo, y pasó mucho tiempo como pianista en el bar de un hotel, hasta que logró formar una banda propia Y Kant Tori Read, además de grabar un disco (hoy pieza de colección) con Atlantic. Esta obra resultó un completo fracaso comercial y el grupo se desintegró habiendo tocado en público una sola vez.
 
Herida por las críticas, decidió volver al piano a escribir las canciones que se convertirían en su primer disco solista, Little Earthquakes (que sería editado finalmente en 1992). En Atlantic todos estaban tan confundidos con el súbito cambio de dirección, que decidieron enviarle el material a su distribuidora en el Reino Unido, Eastwest Records. En un departamento de Londres, Amos tocó sus canciones frente a Max Hole, ejecutivo de la compañía, y un devoto fan de Kate Bush, que la contrató inmediatamente por su prolijidad y excelencia.


El disco fue todo un éxito. Desde entonces no ha parado, y se ha colocado como una de las figuras del pop femenino más influyente de los noventas, inspirando a toda una generación de cantantes desde Fiona Apple hasta Sarah Maclahan.
 
En el fondo, debajo de su imagen de chica que “vive en la luna”, se esconde una guerrera galáctica. Tori Amos sabe lo que quiere, y va a por ello. American Doll Posse es hasta la fecha, su más reciente álbum de estudio.  Un trabajo que devuelve a una Tori contundente, rockera, que recupera el sonido de los primeros álbumes a base de percusiones y guitarras.


 

Relacionadas

Comentarios