'; Alto Nivel
A Fondo

Todo lo que tienes que saber de la crisis ambiental en CDMX

Ni el Doble Hoy No Circula nos ha permitido bajar los niveles de contaminantes, ¿qué sucede en Ciudad de México? Te lo explicamos.

03-05-2016, 6:47:33 PM
Todo lo que tienes que saber de la crisis ambiental en CDMX
Altonivel

Parece que nada detiene a la contaminación en le Valle de México: ni el Doble Hoy No Circula, ni medidas más estrictas en el transporte público federal, ni la reducción de la operación industrial. Si ninguna de estas restricciones la controla, ¿entonces dónde está el origen y la solución?

En los últimos días hemos publicado varios materiales que explican el fenómeno de la contaminación en el Valle de México desde distintos perspectivas, incluso hicimos un ejercicio de movilidad, y en este espacio te los resumimos todos.

Partamos del hecho de que la contaminación no ha disminuido por el Hoy No Circula ampliado establecido a partir del 5 de abril. En menos de un mes, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) ha aplicado en tres ocasiones la fase 1 de Contingencia Ambiental, lo que implica que se han superado los 150 puntos de contaminantes en alguna de las 30 estaciones de monitoreo ambiental en el Valle de México.

Luis Gerardo Suárez, Jefe del Grupo de Fisicoquímica Atmosférica del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, explica que la persistencia de las altas concentraciones de ozono en el Valle de México está relacionada con las altas temperaturas y una serie de factores climatológicos. Las altas temperaturas que se presentan en esta temporada del año generan un clima de insolación con el que reaccionan compuestos como el Dióxido de Nitrógeno que emiten los vehículos.

Sin embargo, existen otras fuentes que también contribuyen al incremento en los índices de ozono. Te invitamos a leer la entrevista completa en este enlace.

En la imagen de abajo puedes observar cómo evolucionó la contaminación este martes en el Valle de México. Las zonas en rojo son las estaciones de monitoreo ambiental que rebasaron los 150 puntos de ozono (MUY MALA calidad del aire), y las que están en naranja son las que rebasaron los 100 puntos (MALA calidad del aire); las que están en amarilla muestran una calidad del aire REGULAR.

¿Cuál es el origen de la contaminación en la CDMX?

El problema de la calidad del aire en el Valle de México es provocado por una serie de factores que se combinan para provocar altas emisiones de contaminantes. Además de la circulación de vehículos, las cadenas montañosas que rodean a la Ciudad de México y su zona conurbada, la operación de la industria, las construcciones, las quemas agrícolas y hasta la actividad del Volcán Popocatépetl contribuyen en la generación de compuestos que resultannocivos para la salud.

El Sistema de Monitoreo Atmosférico registra las concentraciones de cinco compuestos: el dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno, el monóxido de carbono, el ozono y las partículas PM10 y PM2.5. Hay que aclarar que solo el monóxido de carbono y el dióxido de nitrógeno tienen a la circulación de vehículos como su fuente principal.

Alto Nivel recorrió diferentes zonas del Valle de México donde se registran las mayores concentraciones de contaminantes. En este recorrido encontramos una diferencia en el tipo de contaminante que abunda en esa zona, por ejemplo, en la estación de monitoreo ambiental de Camarones (al norte de la ciudad) abunda el dióxido de nitrógeno que puede irritar las vías respiratorias, agravar síntomas de enfermedades como la bronquitis y dañar las membranas del tejido pulmonar. En tanto que en la estación Villa de las Flores (en el Estado de México) los mayores contaminantes son las partículas suspendidas PM10, cuyo tamaño representa apenas la quinta parte del grosor de un cabello. Fue en las estaciones del sur en donde encontramos la mayor cantidad de emisiones de ozono. 

Este compuesto es originado por la reacción que provoca el calor con compuestos orgánicos volátiles derivados de solventes usados en talleres de hojalatería, labores de bacheo y hasta tintas de impresión con óxidos de nitrógeno. Incluso, las fugas de gas en los hogares, el uso deficiente de este enérgetico en las estufas y calentadores, contribuyen a la formación del ozono, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México.

Si quieres conocer más detalles de este recorrido extremo por las 5 zonas más contaminacadas de la megalópolis. Consúltalo completo en este enlace.

Diferencias que fueron clave: No es el mismo trato en la CDMX que en el Edomex

Millones de autos con placas del Estado de México cruzan todos los días la Ciudad de México, sin embargo, ambas entidades tienen políticas ambientales distintas. Incluso para las industrias y para el transporte público. La Ciudad de México podrá establecer medidas ambientales, pero si no son compartidas por el Edomex, los efectos serán mínimos. El caso más emblemático es el de los verificientros. Cada año se realizan 7.8 millones de verificaciones vehiculares en la capital del país y el estado de México, que comparten los límites de normas oficiales de contaminantes, pero que difieren en sus procesos de operación y control.

Desde hace cuatro años, la Ciudad de México opera un software diseñado por la Secretaría de Medio Ambiente y desde entonces se han clausurado 36 verificentros por diversas irregularidades. En el Estado de México, la prueba se vio marcada por su baja efectividad en años anteriores, y en la pasada administración, las autoridades estimaban que al menos el 30% de los vehículos en la entidad no cumplían con los requisitos en la prueba de emisiones contaminantes, sin embargo, el rechazo en los verificentros del Estado apenas era del 2%.

Además de contar con un parque vehicular de 5.3 millones de  unidades, la Zona Metropolitana del Valle de México alberga 70 mil industrias en corredores situados en los municipios de Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán y Ecatepec, y en las delegaciones Azcapotzalco, Gustavo A. Madero e Iztapalapa.

Aunque las emisiones de grandes fábricas se encuentran reguladas y se han logrado disminuir gracias al uso de combustibles con bajo contenido de azufre, aún no se atiende la contaminación generada por las pequeñas y medianas empresas.

Te invitamos a leer el texto que hicimos a propósito de la relación sucia y contaminante que hay entre la CDMX y el Edomex.

¿Cómo nos afecta la contaminación en nuestra salud?

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) considera a la mala calidad del aire como uno de los principales factores de riesgo de mortandad a la par de problemas como el tabaquismo, la obesidad, el sobrepeso y los altos niveles de azúcar en la sangre.

“La esperanza de vida en la Zona Metropolitana en el Valle de México es de 3 a 5 veces menor en comparación a otras regiones del país debido a la mala calidad del aire”, nos dijo en entrevista el director de Salud Ambiental del INSP, Horacio Riojas, y afirmó que hay más de 9 mil muertes al año asociadas con la contaminación en la Ciudad de México y su área conurbada.

Aunque la contaminación no es una causa que certifique la muerte de una persona, sí es un factor que detona padecimientos crónicos. La Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México considera que la mala calidad del aire provoca daños al sistema nervioso central, asma, problemas pulmonares, enfermedades cardiovasculares, problemas en el hígado y en el desarrollo fetal. También se ha asociado la mala calidad del aire con un incremento del 10% de posibilidades de padecer cáncer de pulmón, laringe y tráquea.

Los efectos de la contaminación incluso ponen como personas vulnerables a quienes hacen ejercicio al aire libre o caminan por la ciudad. Te dejamos la información completa en este enlace.

El transporte público, la ‘bomba’ que estalló

El transporte público era una bomba de tiempo en el pasado, pero ahora es un problema que ha estallado. La contaminación en la Ciudad de México es resultado de la mala implementación de políticas públicas sobre el tema y la negligencia de autoridades.

“Todo está basado en la impunidad. Hacen lo que se les pega la gana impunemente”, nos dijo Héctor Riveros, investigador del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y quien fuera en el pasado asesor de las autoridades capitalinas.

En la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) 29% del total de viajes diarios (alrededor de 6.3 millones) se realizan en automóvil privado y el 60.6% en transporte público concesionado de baja capacidad (microbús, combis, autobús suburbano y taxi); sólo un 8% se realiza en sistemas integrados de transporte público masivo (Metro, Metrobús, Tren ligero y Trolebús) y un 2.4% en bicicleta y motocicleta”, asegura el Reporte Nacional de Movilidad Urbana en México 2014-2015 que elabora el Programa Hábitat de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Actualmente operan en la capital del país 9 empresas concesionadas de autobuses y su parque vehicular llega a 1,197 unidades. El transporte público concesionado al sector privado, que es integrado por microbuses, colectivos, autobuses y taxis, representa en la ZMVM 44% de un total de 21.6 millones de viajes se realizan en microbuses o colectivos y el 11% en taxis.

“Faltan metros y metrobuses, ya que no alcanzan. El servicio podría ser más eficiente, pero no está bien usado”, nos señala el especialista de la UNAM.

Lo cierto es que la población crece y el número de automóviles no se mantiene estático. Entre 2000 y 2012, el país tuvo un crecimiento poblacional global de un 20%, lo que representó en ese periodo que el parque vehicular se duplicara al pasar de 15.6 a 35 millones de unidades, y la tasa de motorización pasó de 160 a 300 vehículos por cada 1,000 habitantes. Cerca del 66% del parque total de vehículos es de uso privado.

Te invitamos a leer nuestro reportaje completo sobre el transporte público en el Valle de México.

Relacionadas

Comentarios