El MundoHistorias

Tiene 12 años, es una gran portera, pero la acusan de ser niño

Carla Moolenaar tiene un sorprendente talento para defender su portería. Sin embargo, el entrenador de un equipo la acusó de ser varón por su pelo corto. Aquí su historia.

23-06-2017, 3:35:05 PM
Carla-Moolenaar
Especial.

A su corta edad, Carla conoce el sabor amargo de la discriminación. Hace unos días, la pequeña portera participó en un torneo mixto de futbol que se disputó en el municipio español de Ribadeo. El Asturias Femenino, equipo integrado por niñas y del que es parte, derrotó al CD Tropezón en la tanda de penaltis, un equipo masculino de la comunidad autónoma de Cantabria.

Moolenaar fue la protagonista del encuentro hasta el último momento. En la recta final, atajó dos balones del equipo contrario, acción que generó molestia en el técnico del Tropezón.

Pero, la situación no paró ahí, el entrenador presentó una queja a la organización del torneo argumentando que la alineación del equipo rival “fue indebida por cuestión de sexo” y aseguró que la portera no es niña, sino un varón llamado Hugo.

Cansada de la situación, Asunción Torres, madre de Carla, ocupó Facebook para externar su descontento, pues no era la primera ocasión que ocurría algo similar y tampoco durante ese partido de futbol.

En la carta, dirigida a la directiva del Tropezón, recordó que “el fútbol se juega con las piernas, con la cabeza y con el corazón. No con el sexo. Esos atributos que tanto les gusta mentar durante los partidos”.

Asimismo, la madre de Carla lamenta no saber “qué es más ofensivo, que pensaran que es un niño porque tiene el pelo corto, que pensaran que es un niño porque es una buena portera, o que se atrevieran a plantear su sexo como un posible motivo para presentar una protesta ante la organización del torneo”.

Respecto al último punto, la directiva de Tanos (Torrelavega) aseguró que quizá “el entrenador se ha podido equivocar, porque según el torneo pueden jugar chicos y chicas juntos, y a lo mejor estuvo mal preguntar si el portero era niño o niña”.

El Tropezón asegura que se han pedido disculpas e, incluso, la esposa del técnico “ha mandado una carta a la madre de Carla pidiendo disculpas en caso de que se hubiera producido alguna palabra mal sonante“.

Carla mantiene su sonrisa, a pesar de la situación, pues su pasión por el futbol es mayor a cualquier comentario que pueda recibir dentro y fuera de la cancha.

Sin embargo, lo único que lamenta la pequeña, que recién concluyó el sexto de primaria, es que los adultos no sean conscientes del daño que sus palabras pueden hacerle a un niño. “Al menos yo cuando me confundo en algo, pido perdón”.

Relacionadas

Comentarios