'; Alto Nivel
HistoriasNegociosTelecomunicaciones

Telmex, Telefónica y AT&T, ¿nuevos jugadores en TV de paga?

Mientras la audiencia en televisión abierta va en picada, la TV de paga sigue sumando adeptos y generando dinero. Por eso, es un jugoso negocio que ya voltean a ver muchas empresas que hoy te dan servicio de celular.

16-05-2016, 6:42:08 PM
Telmex, Telefónica y AT&T, ¿nuevos jugadores en TV de paga?
Darinka Rodríguez

Dar servicios de telefonía e internet ya no es suficiente: Telmex, Telefónica Movistar y AT&T cuentan con la infraestructura y capacidad para brindar servicios de televisión de paga a sus clientes y, de paso, quitarle peso a jugadores como Grupo Televisa. 

Mientras el negocio de la televisión abierta va a la baja, los sistemas de paga en nuestro país prometen ser la nueva fuente de recursos para algunas empresas.

La audiencia de televisión abierta retrocedió 18 por ciento a finales del cuarto trimestre del año pasado respecto a finales de 2014, mientras que la televisión restringida o de paga tuvo un incremento de 14 por ciento en el mismo periodo, de acuerdo con cifras del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Las tres principales operadoras de telefonía móvil en México podrían pasar de la pantalla del celular a la televisión: AT&T, Telefónica y América Móvil (AMX) están en condiciones para poder brindar el servicio de televisión restringida, como explican expertos consultados por Alto Nivel.

No obstante, la empresa de Carlos Slim aún está siendo evaluada por el IFT tras haber sido declarado Agente Económico Preponderante.

¿Telefónica y AT&T contra Televisa?

En los últimos años Grupo Televisa de Emilio Azcárraga ha hecho adquisiciones de varias compañías de cable en el país buscando consolidar su presencia en televisión de paga con la compra de varias cableras locales como Telecable, Cablemás y TVI, con lo que concentra 60.2 por ciento del mercado con marcas como Izzi y Sky.

Además, no se descarta que pudiera agregar a Megacable a su carrito de compras, con lo que sumaría 75. 8 por ciento del mercado, según cifras al cuarto trimestre de 2015.

Gabriel Sosa Plata, experto en telecomunicaciones y radiodifusión, comenta que hay altas posibilidades de que esta adquisición se pueda llevar a cabo, pues no existen suficientes armas del IFT para impedir esta concentración.

“En caso de concretarse una operación así es obvio que se concentraría mucho el sector y los servicios de triple play, pero hay quienes consideran que sólo así se podría hacer frente a América Móvil, una vez que le sea quitado el candado para ofrecer TV de paga y a la eventual entrada de AT&T en el mismo mercado”, explica.

AT&T posee una participación en DirecTV y podría prestar servicios en México casi de manera inmediata, ya que cuenta con la infraestructura para dar batalla a Televisa, recuerda el experto.

Por su parte, Telefónica Movistar también tiene amplias posibilidades de prestar este servicio. Miguel Calderón, director de Regulación de Telefónica Movistar, indica que ya están proporcionado servicios de convergencia como el video, aunque cuentan con una concesión para poder dar televisión vía satélite. 

“Tenemos nosotros una concesión para dar servicios satelitales de todo tipo en varias bandas y esa concesión podría servirnos para dar servicios de DTH (satelitales), aunque nuestra tendencia es movernos hacia el video”, dice en entrevista.

América Móvil: un rival a raya por la regulación 

Carlos Slim ya está listo para dar televisión de paga: América Móvil, de la mano de Telmex y sus clientes de banda ancha de Infinitum, le dan la posibilidad de dar el servicio a 8.8 millones de clientes para los que ya cuenta con la infraestructura necesaria, en caso de que la revisión de las medidas de preponderancia le favorezca, proceso que concluirá en noviembre de este año. 

“Telmex puede convertirse en un operador importante en televisión de paga si supera las obligaciones de preponderancia. Cuenta con infraestructura, recursos y contenidos. Además, ya tiene experiencia como operador de TV de paga en América Latina y generador de canales propios. Por supuesto, su primer objetivo son en principio los clientes que ya tienen contratado sus servicios de telefonía e internet”, dice Sosa Plata.

Datos del reporte accionario de América Móvil al primer trimestre de este año indican que la marca Claro con la que opera en la región tuvo un crecimiento de 1.7 por ciento en número de suscripciones respecto a 2015, con 21.9 millones de clientes. 

“América Móvil ya brinda el servicio de televisión en muchas partes del mundo, el problema es que no tienen la autorización; es algo que ya lleva unos diez o doce años puesto sobre la mesa, aunque tienen la capacidad de hacerlo. Yo soy de la idea de que se debería de permitir mientras esté debidamente regulado”, detalla Abel Hibert, ex comisionado de la extinta Cofetel y analista.

El festín de la TV

En apariencia, la mesa está puesta para que más empresas entren al festín de la televisión, sobre todo porque hay poca competencia en el sector. Tras la reforma en 2014, el servicio de televisión de paga es el único que no sólo no ha presentado una disminución en el servicio, sino que ha tenido aumentos mensuales de entre 2.5 y 2.1 por ciento después de su promulgación, como lo indica el IFT. 

“A este mercado le hace falta competencia porque es el único mercado donde las tarifas no han bajado como lo han hecho el resto de los servicios de telecomunicaciones en el país”, menciona. 

¿Entonces, qué hace falta?  Telefónica podría no echar mano de esta infraestructura, dado que en 2010 se hizo socio de Televisa y Megacable para operar fibra óptica en el país. Al respecto, Sosa Plata identifica un problema en la alianza que le impide diversificarse.

“El caso de Telefónica es un enigma: sigo sin entender por qué su resistencia a ofrecer TV de paga en México, no obstante su experiencia y capacidad”, dice.

AT&T ha declarado públicamente que con su inversión de 6 mil millones de dólares buscará consolidar la cobertura móvil de 4G y lograr cubrir a más de 120 millones de mexicanos para 2020, por lo que la televisión quedaría en un segundo plano.

Sin embargo, nada está escrito en la pelea por llenar las pantallas, puesto que el regulador aún no ha dado su veredicto final en torno a las medidas de preponderancia. La historia a finales de año podría ser muy distinta. 

Relacionadas

Comentarios