Blogs + OpiniónPolítica y Sociedad

¿Te sientes representado con el proyecto de Constitución de la CDMX?

La Constitución de la CDMX plantea una serie de polémicas leyes, sin embargo, qué tanto son auténticas estas iniciativas y representan al ciudadano, y qué tanto son solo una estrategia de marketing.

13-12-2016, 2:54:08 PM

Redactar, revisar y aprobar la Constitución de la Ciudad de México, como un documento que determinará la dirección de la capital del país, es un gran reto en el que temas como la movilidad, el cuidado del medio ambiente y la equidad precisan una seria de análisis que logren marcar en dicha legislación las direccioales hacia una verdadera igualdad de oportunidades que no se queden en la simple demagogia.

Dada la importancia del tema, se han puesto sobre la mesa diversos temas concretos que requieren una visión estratégica en cuestiones de calidad del aire, movilidad y equidad, entre otros. Las decisiones que se tomen en dichos tópicos, formarán parte del entorno que nos toque vivir a los habitantes de la recién nombrada Ciudad de México, así como las nuevas generaciones que llegarán a formar parte de una de las metrópolis más pobladas del mundo.

En diversas ocasiones, el actual jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, ha reiterado la idea de que la incipiente Constitución mantenga la línea “progresista” que tanto ha enarbolado su gobierno como una forma de proyectar mayor inclusión y apertura en temas como el aborto, la unión legal entre personas del mismo sexo y hasta la legalización de la marihuana.

Utilizando el mismo discurso donde se proclama la búsqueda de “condiciones de bienestar y espacios de convivencia” cabe preguntarse hasta qué punto la aprobación de leyes polémicas representan un avance en materia de igualdad para los habitantes de la Ciudad y qué tanto se trata sólo de una estrategia para equiparar la imagen de la capital del país a la de ciudades como Ámsterdam, Berlín, Miami, sólo por citar algunas, como lo han recalcado en sus campañas publicitarias.

Lee: La sombra del comunismo en el proyecto de Constitución de la CDMX

La equidad para los capitalinos me gustaría más entenderla en torno a la igualdad de oportunidades en los sectores de la población, donde antes de pensar en el aborto, se encuentren políticas eficaces desde un punto de vista integral para prevenir la gran cantidad de embarazos no deseados que se presentan en la CDMX (6,300 casos, de acuerdo con datos del Instituto de la Juventud y el Fondo de Población de las Naciones Unidas en 2016).

Generar condiciones de equidad debe ser vista tanto por los gobernantes como por los ciudadanos desde una perspectiva más amplia, donde se produzcan cambios paulatinos que generen condiciones de igualdad para sus habitantes, hacia sociedades cada vez más equilibradas y con mayor bienestar y accesibilidad a buenas condiciones de vida.

Es un acierto que las normas que regirán la Ciudad, donde habitan cerca de 9 millones de personas, tome en cuenta diversas voces ciudadanas, puesto que cada uno de los puntos de esta ley deben ser debidamente analizados por sociólogos, psicólogos y todos los analistas necesarios para evaluar los resultados que este tipo de políticas progresistas tendrán en la búsqueda de una mejor sociedad.

Vista de esa forma, la equidad ya no sólo será vista como una meta que vaya más allá de los derechos de los gays, el aborto y al derecho de los homosexuales a la crianza, sino a poner la vista en el origen en el alarmante número de embarazos no deseados, así como el acoso escolar, el sexual y otras formas de violencia que desencadenan una serie de problemas sociales.

Donde los programas sociales no estén enfocados a minimizar el impacto de la falta de condiciones para acceder a oportunidades laborales, sino generar las condiciones de apoyo para que las empresas puedan ofrecer mayor número de empleos formales que a su vez eleven la calidad de vida de una buena porción de habitantes de la Ciudad.

Con esa filosofía, será más fácil salir del contexto donde los programas sociales están enfocados únicamente a minimizar el impacto de la falta de condiciones para acceder a oportunidades laborales, sino generar las condiciones de apoyo para que las empresas puedan ofrecer mayor número de empleos formales que a su vez eleven la calidad de vida de los capitalinos.

Relacionadas

Comentarios