Finanzas PersonalesPara Entender

Por qué te conviene ahorrar para el retiro con un seguro

En el mercado de seguros existen varias opciones que brindan protección con la opción de ahorro, pero es importante que el usuario conozca su capacidad financiera y su meta. Te contamos las opciones.

21-04-2017, 6:35:58 AM

Pocas cosas hay tan inciertas como el futuro. Por eso nadie quiere pensar en ello y menos cuando las finanzas permiten vivir día a día. Sin embargo, el momento del retiro es inevitable y pocas personas tienen un plan financiero que les permita vivir y solventar sus necesidades.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que los mexicanos viven en promedio hasta los 76 años de edad, y se espera que en el futuro, la cifra se incremente hasta 80 o más. Este tema ha generado tantas dudas, que la cantidad de personas que buscan asesoría sobre su futuro ha aumentado 71 por ciento en los últimos dos años, según datos de la firma de asesoría Finx. 

En ese sentido, además de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), las compañías aseguradoras buscan que los trabajadores que estén en posibilidad puedan adquirir un producto adicional para generar un ahorro más robusto en el momento de retiro, indica Arturo Zambrano, gerente de productos de retiro de Seguros Monterrey New York Life. 

Existen al menos tres instrumentos de seguro con componente ahorro para el retiro, que pueden estar combinados o diversificados.

1. Seguro Dotal. Esta es una modalidad que te brinda un seguro de vida con componente de ahorro, muy popular dado que brinda protección con cobertura de supervivencia garantizada, esto es, se entrega el monto de la suma asegurada garantizada en caso de que el individuo llegue a la edad de retiro y no haya fallecido. 

“El usuario conoce el monto que estará aportando y cuál es el monto que vas a ahorrar una vez que se llegue a la edad de retiro”, dice Zambrano.

No obstante, el asegurado debe tener en cuenta que deberá cubrir el monto anual de una prima por un periodo largo de tiempo para alcanzar la meta que defina, indica Moisés Pérez, socio de PwC en temas de retiro.

“Es una ventaja para trabajadores independientes, en muchos casos los asalariados ya cuentan con un seguro de vida y esto puede ‘duplicar’ la protección que tiene la persona”, precisa.

2. Seguro con “piso base”. Esta es una variación del seguro dotal con un componente adicional de inversión que puede elevar el monto ahorrado dependiendo de los instrumentos elegidos 

Tener una base de garantía y dependiendo de las condiciones del mercado se puede obtener más de la base establecida, dependiendo de los rendimientos.

3. Planes Personales de Retiro (PPR). Son “trajes a la medida” del trabajador y representan un ahorro con componente variable a lo largo del año. “Tienen la ventaja de que además de constituir un ahorro adicional tiene ventajas establecidas en la ley en donde puedes hacer deducibles las aportaciones, aunque este esquema sí considera la salida a los 65 años”, comenta Zambrano.

Lee: Seguro o Afore ¿dónde me conviene ahorrar para mi retiro?

Cualquiera de estas tres opciones tiene la posibilidad de que el trabajador reciba el monto ahorrado en una sola exhibición una vez llegada la fecha del retiro o bien, se puede establecer un esquema de rentas vitalicias, que es cuando la institución aseguradora pague un monto mensual desde el momento del retiro hasta el fallecimiento.

“Las rentas vitalicias te permiten transferir el riesgo de que puedas vivir más años de los que se tiene contemplado sin que implique una administración adicional de mi parte del dinero generado; la realidad es que se necesita mucho expertise financiero para saber de las inversiones que se necesitan realizar para hacer un uso eficiente de los recursos”, señala el experto. 

Otra opción es tener una renta vitalicia con un periodo de garantía que va de los diez hasta los treinta años, donde en caso de que el fallecimiento ocurra antes de que se concluya el periodo de garantía, se transfiere el pago de los ingresos a la persona indicada en la póliza.

Una tercera opción, dependiendo de la institución financiera de la que se hable, y es conocida como renta de “ingresos compartidos”, define que además que se le pague a una tercera persona, Así, entre más joven sea la persona que se establezca como cobeneficiario, será menor el monto de la renta, pues se asume que se paga por más tiempo esa renta vitalicia.

Es importante señalar que el esquema de rentas vitalicias puede incrementar el pago de la prima, dependiendo del monto que se establezca como meta de ahorro, entre 10 y 15 por ciento por el riesgo que asume la compañía de pago en un largo plazo.

Cuáles son las mejores

En 2016, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), encontró que 4 de 12 instituciones aseguradoras reprobaron en este producto. Para su evaluación se tomaron en cuenta la información dada a conocer por las empresas, recibo de prima y condiciones general y otorga una calificación y un Índice de Desempeño de Atención a Usuarios (IDATU).

Fuente: Condusef.

La edad cuenta (y mucho)

No sólo hay que tener claro el monto que se desea ahorrar, sin la edad de retiro que se desea tener que puede ir de desde los 55 y hasta los 65 y también, qué tan largo fue el plazo del asegurado para generar un ahorro, pues no es lo mismo empezar a ahorrar a los 25 que a los 40.

“Entre más tiempo tengas, el monto que tienes que destinar será mayor, una persona que decide ahorrar desde el inicio de su vida laboral puede empezar con mil pesos al mes, cosa distinta que si inicia después de los 40 o 45, se vuelve algo muy importante la oportunidad en pensar en el ahorro”, comenta Pérez

El encargado de Seguros Monterrey comenta que para una persona que inicia con su vida laboral aproximadamente a los 25 años existen planes cómodos desde 1,000 pesos al mes y que le garantizan un retiro digno, pero la prima estaría aumentando en función a la edad en la que inicie la contratación.

Recomendaciones

1. Cuida el monto de la prima. Hay que ser realista en la cantidad que se puede pagar al año así como la meta de ahorro. Se trata de vivir un retiro digno.

2.  Renta o no renta. El esquema de rentas vitalicias garantiza una pensión hasta el fallecimiento pero puede elevar el costo. Se debe considerar también que para el pago en una sola exhibición el asegurado debe tener una capacidad de administración muy buena, pues con este dinero vivirá el resto de su vida.

3. Lee la póliza. Antes de firmar, lee con cuidado las cláusulas y condiciones y pide asesoría hasta cubrir todas tus dudas. Considera que si no cubres un pago, puedes tener penalizaciones, así que cuidado con la letra pequeña.

4. UDIs o dólares. Evalúa si un esquema de inversión en dólares o UDIs puede darle un valor adicional a tu ahorro.

Relacionadas

Comentarios