'; Alto Nivel
HistoriasTecnología

Sufrir un ataque por internet está más cerca de lo que crees

Si creías que los virus solo estaban presentes en las grandes compañías, debemos decirte que el nuevo negocio de los cibercriminales está en los pequeños detalles: tan simples como robarte un par de fotos valiosas.

11-10-2016, 9:20:25 AM
Sufrir un ataque por internet está más cerca de lo que crees
Darinka Rodríguez

Sufrir un ataque por internet está tan cerca de cualquier persona como hacer clic en un enlace aparentemente inofensivo. Los ejemplos abundan: en febrero de este año, el Hospital Presbiteriano de Hollywood tuvo que pagar 17 mil dólares para poder tener acceso a los registros médicos de los pacientes, lo que puso en riesgo la vida de varias personas luego de que un hacker encriptara los registros médicos con un ataque de ransomware

Virus, malware, robo de identidad y ataques informáticos eran una historia que anteriormente atacaba sólo a las empresas, sin embargo actualmente es posible que a una persona se le exijan entre 20 y 30 dólares para que recupere las fotos de su familia, sus contactos e información mediante extorsión por ransomware: el secuestro virtual de la información a cambio de dinero. 

“Esto es muy lucrativo y hay mucho dinero, los atacantes ya se dieron cuenta que se pasó de un escenario de atacar por fama o por molestar a llenarse los bolsillos”, indica César Navarrete, director de ingeniería en sistemas de la firma de seguridad cibernética Fortinet.

El ransomware es uno de los métodos de ataque que más ganancias deja, pues inhabilita a los usuarios para poder acceder a información vital. Ese es tan sólo un ejemplo de un crimen invisible que crece a velocidades superiores al 20 por ciento anual. Tan sólo el año pasado los delincuentes obtuvieron 325 millones de dólares sólo por “regresarle” la información a sus dueños luego de encriptarla, tanto empresas como personas físicas. 

Sin embargo, en materia de amenazas cibernéticas hay una delgada línea que rebasa el interés monetario y puede afectar la vida física de las personas. La clave se encuentra en las manos de las personas: su teléfono celular. 

“Hoy gracias a la conectividad y al uso que tenemos las amenaza es social y humana, hoy es posible desactivar los frenos de un vehículo mediante el control del sistema o bien el ciberacoso que afecta la psique de las personas”, dice Martin Hoz, vicepresidente de ingeniería para América Latina de Fortinet.

El peligro en el bolsillo

Tras haber pagado los 17 mil dólares a una cuenta virtual anónima mediante bitcoins, el FBI aún no ha dado con los responsables del ataque, precisamente por los métodos con los que se pidió el rescate de la información. Aunque parece que este tema no afecta a nuestro país, las cifras indican que los atacantes encuentran el terreno cada vez más fértil en tierras mexicanas.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) a mediados de 2016 hubo un incremento de 174 por ciento de casos de fraude cibernético respecto a lo registrado a mediados de 2015. Además, cuando una persona se hace pasar por otra, delito conocido como robo de identidad, se afecta no sólo los ingresos, sino la reputación e imagen de las personas. 

Cifras de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación de la UNAM indican que 90 por ciento de los casos de robo de identidad se relacionan con personas que reciben un correo electrónico en donde se le pide actualizar sus datos y contraseña. 

“Delitos como robo de identidad gracias a la información que dejamos en la red, es mucho más lucrativo que robarme la información de la tarjeta de crédito, esto ya no es más ficción”, indica Hoz.

Ataques a la mexicana 

El viejo truco de mandar correos al azar ofreciendo millones de dólares quedó en el pasado. Hoy, cualquier persona puede recibir un mensaje privado en Facebook o Twitter de parte de un conocido ofreciendo el último chiste de la primera dama de México con un enlace infectado que puede robar su información. 

De acuerdo con Fortinet, las amenazas locales crecen cada día más y hoy hasta el 30 por ciento de los intentos de ataques ya cuentan con ganchos locales para que los usuarios caigan en la trampa y se puede incrementar hasta 80 por ciento, como en el caso de los Juegos Olímpicos de Brasil.

“La educación para no caer en las trampas de esta ingeniería social requiere cada vez esfuerzos mayores y traducirlo en tecnología que detenga un mensaje de texto con este tipo de mensajes, una inteligencia local que debe de invertirse en México”, comenta Hoz.

En lo que va de 2016, México ha recibido poco más de 5 millones de ataques, enfocados a personas pero que también vulnera a pequeñas y medianas empresas (Pymes), por lo que los expertos de seguridad buscan crear nuevas barreras para proteger no sólo el patrimonio, sino la tranquilidad y bienestar de quienes usan la tecnología. 

Relacionadas

Comentarios