Economía y FinanzasPara Entender

Subir la tasa no es suficiente para aliviar la economía del país

En casi un año, el Banco de México ha aumentado 225 puntos base su tasa de interés de referencia y se prevé un aumento más, sin embargo, la política monetaria no es suficiente para mejorar las condiciones de la economía mexicana.

13-12-2016, 2:00:16 PM

La liga que sostiene la economía de México no se ha roto, pero se está estirando tanto que, eventualmente podría llegar a romperse y no sólo por factores externos como el Brexit o la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, sino por causas internas relacionadas con la política monetaria y altos niveles de deuda, sólo por mencionar algunos.

“El tipo de cambio se ha depreciado por varios factores, el efecto Trump ha sido importante, se ha depreciado mucho y que siga en ese camino, pero también hay que reconocer que factores internos han afectado, entre ellos la deuda”, comenta Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) del ITAM.

Tan sólo el tipo de cambio ha permanecido por arriba de los 20 pesos por dólar desde que Trump ganó las elecciones el pasado 8 de noviembre. Para paliar este efecto, el Banco de México aumentó su tasa de interés de referencia 50 puntos base.

Sin embargo, en lo que va del año, el banco central ha aumentado 225 puntos base su tasa de interés al pasar de 3 a 5.25 por ciento, pero esta es una medida que no podrá ser usada por mucho tiempo, según el especialista y que también deberá ser considerada por el nuevo gobernador de Banxico tras el anuncio de la salida de Agustín Carstens.

Subir las tasas de interés por el “efecto Trump” es una medida que podría llegar a desgastarse, sobre todo porque la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) sólo ha subido 25 puntos base su tasa en 2016, mientras que el Banco de México ha hecho un incremento acelerado que podría seguir en las siguientes semanas, cuando la Fed haga lo mismo.

De acuerdo con un reporte de Invex Banco, Banxico no ha conseguido modificar el nivel de tipo de cambio con sus últimas intervenciones y ha reiterado que no pretende conseguirlo. “Consideramos poco probable que las próximas acciones sean capaces de revaluar considerablemente la moneda local, puesto que depende de factores externos y estructurales internos, que difícilmente podrán ser reconducidos con una política monetaria más restrictiva”, indica la institución.

Deuda, el monstruo que se alimenta desde casa

Los niveles de endeudamiento público tanto a nivel federal como estatal siguen siendo un factor que estira la liga económica de México a niveles preocupantes.

Según un análisis de México Evalúa, la deuda pública pasó de 153 mil millones de pesos en 2005 a 549 mil millones de pesos en 2015, es decir, creció más de tres veces su tamaño.

“A este ritmo, en los próximos cinco años el país sí puede entrar en una crisis de deuda, lo más importante para darle certidumbre a la economía y más con la llegada de Donald Trump es que la Secretaría de Hacienda establezca que la deuda esté controlada”, menciona Sánchez Tello.

En 2017, México gastará 568 mil millones de pesos (mdp) por el costo financiero (pago de intereses) de la deuda, mientras que en inversión pública gastará sólo 558 mdp, la cifra más baja desde 1939 con proporción al Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda pública ha crecido rápidamente, alcanzado niveles de 54 por ciento del total del PIB, por lo que debe reducirse a no más del 50 por ciento del PIB según Fundef.

“Un país desarrollado puede adquirir mucha deuda, pero un país como México no puede hacerlo. Es como una persona con bajo nivel adquisitivo que tiene varias tarjetas de crédito: a la larga se hace insostenible”, mencionó el experto, lo que a la larga podría ocasionar que las calificadoras internacionales bajen el nivel de México.

Adicionalmente, el ahorro interno del país se ha deteriorado. Según cifras del Banco Mundial, este rubro creció 0.1 por ciento de 2014 a 2015, mientras que en lo que va del sexenio ha bajado 1.4 por ciento en razón al porcentaje del PIB.

México no puede seguir abusando de su política monetaria o abonar sólo a factores externos para justificarlas, sino que debe hacer limpieza profunda desde adentro para garantizar su estabilidad económica en el corto y mediano plazo.

Relacionadas

Comentarios