Economía y FinanzasPara Entender

Cómo sobrevivió el peso a los primeros días de Trump

Desde que Trump es presidente, la moneda ha bajado paulatinamente y está un nivel similar a como cerró en 2016. Los inversionistas ya no creen que el presidente de EU vaya a cumplir todas sus amenazas.

02-02-2017, 6:30:40 AM

 

El peso mexicano tuvo (por fin)  unos días de respiro y se recuperó cerca de un 4.0 por ciento frente al dólar. Y fue justo durante la primera semana de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, quien comenzaba su mandato promoviendo cambios a golpe de órdenes ejecutivas, una de ellas autorizando la construcción del controvertido muro.

Ni siquiera la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ha inquietado a la moneda mexicana, que ayer se apreció 0.61 por ciento para quedar en 20.7 pesos por dólar en el mercado interbancario, luego de que el banco central mantuvo las tasas de interés entre 0.50 y 0.75 por ciento.

Durante su campaña y tras ganar la elección, Trump lanzó varios ataques que golpeaban directamente a la moneda mexicana. Pero, al parecer, los inversionistas en el mercado de divisas han dejado de creer en las amenazas del líder estadounidense y ya empiezan a dudar de que las lleve a cabo, como romper con el TLCAN y aplicar un impuesto del 20% a las importaciones mexicanas.

La primera semana de Trump como presidente ha sido la mejor para la moneda nacional, que ganó alrededor de 4.0 % contra el dólar. La ‘fiera’ ganó contra todo pronóstico, pero puede ser que no sea tan peligrosa como se hace ver.

 

Críticas al TLCAN. Mucho ladrar, poco morder

Las continuas embestidas de Trump al TLCAN han sido uno de los factores que más han encarecido al dólar frente al peso. Pero después de meses atacando este tratado de libre comercio, ¿por qué no se sale del acuerdo cómo hizo con el TPP?

Para Gabriela Siller, directora de análisis financiero de Banco Base, la razón es clara: “A EU no le interesa salirse del tratado porque golpearía también a su economía, por lo que sus continuas amenazas de Trump son sólo una manera de intimidar al oponente (México) de cara a una futura renegociación”, explica.

El comercio bilateral entre ambos países ronda los 500,000 millones de dólares (mdd). Es cierto que actualmente hay un saldo a favor de México de 60,000 mdd, pero aún así los estadounidenses venden alrededor de 210,000 mdd al año en productos, por lo que muchos sectores de su economía serían devastados sin el acuerdo.

Los inversionistas están empezando a ver las cartas de Trump y creen que no va a salirse de manera unilateral del TLCAN como con el TPP, una acción que puede realizar firmando simplemente un decreto presidencial, según Siller.

“Los mercados ya están tomando con cautela las declaraciones de Trump”, comenta Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF), quien, sin embargo, da por sentado que ocurrirá una renegociación del tratado.

 

Crecimiento bajo de EU e incertidumbre por Trump

El crecimiento de la economía estadounidense en 2016 fue de 1.6%, un ritmo lento para los analistas. El dato fue publicado el viernes pasado y se situaba por debajo de las expectativas del mercado, lo que ciertamente impactó a la cotización del dólar contra otras monedas.

Estados Unidos crece despacio, pero Trump ha prometido reducciones de impuestos e invertir un billón de dólares en infraestructura para fortalecer el crecimiento económico del país, aunque se trata de dos propuestas que aún están por concretar.

Sin embargo, los analistas empiezan a desconfiar de la incertidumbre que genera Trump para EU.

Su orden ejecutiva de prohibir la entrada a nacionales de 7 países de mayoría musulmana provocó una crisis institucional. Dentro del país, hay fiscales que se han rebelado y protestas en todas las ciudades en contra de esta decisión.

Y por fuera le llueven las críticas por el veto y por limitar la llegada de refugiados a EU. En Reino Unido hay una campaña para que la primera ministra Teresa May no le reciba, y Ángela Merkel le explicó en una conversación telefónica por qué está obligado a recibir refugiados por la Convención de Ginebra.

“Se está peleando con todo el mundo y los inversionistas están empezando a preocuparse porque este señor es demasiado incierto”, opina Sánchez Tello.

 

Corrección de la divisa estadounidense y toma de utilidades

El peso se ha depreciado más de un 80% frente al dólar desde 2013, calcula Siller.

En ese aspecto, hay jugadores en el mercado de divisas que aprovecharon la semana pasada para recoger abundantes beneficios a su inversión.

Es difícil saber cómo se comportará la relación dólar-peso en los próximos días, pero tras una corrección de más del 80% en tres años, es de esperar que algunos especuladores piensen que el peso no debería seguir perdiendo mucho más valor frente al dólar y, por ello, prefieran recibir utilidades, según comentan los analistas.

Por otro lado, el dólar ha avanzado alrededor de un 25% frente a todas las monedas principales como el euro o la libra, lo que debilita al músculo exportador estadounidense.

Trump ya dijo que el dólar “estaba muy caro”, lo que es una amenaza para sus políticas Trumpeconomic, porque le será más difícil realizar reducciones fiscales a empresas si los extranjeros no pueden comprar más productos estadounidenses. “Si el dólar se sigue apreciando, les va a complicar la vida”, comenta Sánchez Tello.

En ese sentido, el economista piensa que la “poca credibilidad” de Trump sirvió la semana pasada para ver un primer ajuste del dólar contra el peso. “Creo que existe una depreciación muy fuerte del peso y tiene que venir una corrección entre ambas monedas”, señala.

 

¿Qué podemos esperar del peso el resto del año?

El inicio de 2017 no ha sido malo para el peso. Hasta hoy, la moneda ya ha borrado las pérdidas con las que inició este año, en el que llegó a tocar la franja de los 22 pesos por dólar. Pero desde que Trump es presidente, la moneda ha bajado paulatinamente y está un nivel similar a como cerró en 2016.

Para Gabriela Siller, este año va a ser “tranquilo” para la moneda y estima que no vamos a seguir viendo una constante depreciación del peso mes a mes como ha ocurrido en los últimos tres años. No obstante, advierte que el peso no está exento de riesgo debido al “temperamento” de Trump.

Desde Banco Base, calculan que el tipo de cambio se mantendrá en torno a los 20 pesos por dólar, una cifra que supondría un alivio para la inflación fuerte inflación que vive actualmente México. De reducirse el impacto inflacionario, prevén que Banxico no aumente su tasa de referencia y se mantenga en el actual 5.75%.

“A una semana de presidencia de Trump, vemos que Estados Unidos ya no representa una amenaza tan fuerte para la economía mexicana”, sentencia Siller.

Relacionadas

Comentarios