A FondoTelecomunicaciones

Slim gana y los demás pierden tras su acuerdo con MVS

El IFT aprobó que Telcel (de Carlos Slim) pueda adquirir espectro de la banda 2.5 GHz, vendido anteriormente a MVS. Con esta transacción, Telcel gana y los demás operadores pierden.

05-05-2017, 8:41:40 AM

La relación entre Carlos Slim, propietario de la marca Telcel y Joaquín Vargas, dueño de MVS Comunicaciones, es un acuerdo de ganar-ganar: el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó que América Móvil, empresa propietaria de la marca con más clientes en telefonía en México, pueda comprar espectro en la banda 2.5 GHz, usado para comunicaciones móviles.

Una transacción millonaria a decir de especialistas, ya que Telcel sería el primero en obtener la “materia prima” necesaria para dar servicios de datos y telefonía que las empresas de telecomunicaciones necesitan y que hoy, es un recurso escaso y muy demandado.  

Lee: Qué ganan Carlos Slim y MVS con su ‘nueva’ alianza.

Aunque la compañía no reveló el monto de la transacción, la explotación de esta frecuencia es una oportunidad de generar un importante flujo de dinero para Telcel, según indica Jorge Bravo, director editorial de la firma de análisis especializada Mediatelecom.

“América Móvil aventaja y gana oportunidad de explotar antes que el resto de los operadores la banda de 2.5 GHz. Podrá mejorar su red en términos de velocidad y capacidad en las grandes ciudades, ofrecer nuevos servicios y aplicaciones, principalmente de consumo de video pero también para Internet de las Cosas, y recuperar ingresos con la monetización de datos móviles”, indica en entrevista.

Además de la ventaja competitiva que le genera frente a operadores como Telefónica Movistar y AT&T, la adquisición de un bloque de 60 MHz también puede significarle un ahorro significativo al hombre más rico de México, como explica Jesús Romo, director de la consultora en telecomunicaciones Telconomía.

Lee: Estos son los negocios que hacen millonario a Carlos Slim.

“En un momento en donde AT&T está ganando clientes, para Telcel es importante reforzar la experiencia de los usuarios de banda ancha móvil. Sería útil conocer el valor de la transacción entre Telcel y MVS para determinar si representó una ventaja en el valor del espectro, nos permitiría saber si al ‘ahorrarse’ la participación en la subasta también logró pagar menos por lo que hubiera tenido que destinar a una subasta competida”, menciona en consulta.

Lucha por tus datos, a dos de tres caídas

Los planes no cambian para los competidores de Telcel, quienes tendrán que esperar a finales de año para que el IFT inicie con el proceso de subasta de este espectro, según el calendario de licitaciones del organismo. De este modo, la venta del espectro representa una presión adicional para que el IFT licite lo más pronto posible el resto de la banda de 2.5 GHz a AT&T y Movistar, refiere Bravo.

“Tener ese espectro genera competencia en los centros urbanos, donde existe mayor demanda de servicios, velocidad y capacidad. También detonará inversiones de los tres operadores establecidos y una mejora en el equipamiento tecnológico (smartphones y tabletas habilitados) y en los indicadores de conectividad en las ciudades y para reducir la brecha digital”, precisa.

Por otro lado, Romo considera que la subasta planeada a finales de año, será muy concurrida y al mismo tiempo cuestionada en cuanto al valor inicial en que se oferte esta materia prima.

“Lo interesante será la manifestación de comportamiento estratégico, pues si en teoría Telcel obtuvo un precio favorable por obtener el espectro fuera de la subasta, lo lógico es que sus competidores busquen minimizar el riesgo de un sobrepago por las licencias”, detalla.

Te recomendamos: Telcel, AT&T o Movistar, ¿quién gana la batalla de la conexión móvil?

Un polémico negocio

Los dos grandes competidores de Telcel pueden interponer un recurso legal para dar la batalla, pero la decisión del IFT ya es inapelable. Las operadoras así, se verían obligadas a plantear una nueva estrategia de guerra para ganar clientes y ofrecer el mejor servicio.

“La decisión del IFT no se suspende. Perderían tiempo y oportunidad. Sería más inteligente que presionaran al organismo para que licite lo más pronto posible el resto de la banda a un precio que permita un rápido despliegue de la red”, comenta Bravo.

La banda 2.5 GHz ha estado sumida en la controversia por varias décadas. En 1995, Grupo Multivisión (MVS), ganó seis concesiones para explotación de espectro en esta frecuencia, que en ese momento se concedió para servicios MMDS (de televisión restringida transmitida vía microondas).

La historia cambió cuando la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) recomendó que este espectro se utilizara para transportar servicios de comunicación móviles, por lo que varios concesionarios –entre ellos, MVS- cayeron en litigios, luego de que el 8 de agosto de 2012 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitiera un decreto para rescatar estas frecuencias.

Cabe recordar que desde 2008, Telmex, también subsidiaria de América Móvil, celebró un acuerdo de facturación con Dish, de MVS que en su momento le mereció una sanción millonaria por parte de la autoridad.

“Las bandas sirven para distintos propósitos como cobertura y capacidad en el contexto de la banda ancha móvil y para México, esto representa emplear una banda con más variedad de terminales disponibles y capacidad adicional para mejorar la conectividad 4G LTE”, concluye Romo.

A partir de este momento, queda esperar si el IFT decide adelantar o no la fecha de la subasta de la banda 2.5 GHz, el uso que le dará Telcel para proveer servicios móviles o si se entrará en otro litigio legal que, en la mayoría de los casos, sólo detiene el proceso de despliegue y aprovechamiento de los recursos para conectar a más personas en el país.

Lee también: Así es como Slim busca brincar la regulación para ir por TV.

Relacionadas

Comentarios