A FondoEconomía y Finanzas

Si el TLCAN muere, China sería una salida falsa para México

México y China coquetean para incrementar su relación comercial ante los ataques de Trump. Sin embargo, hay que tener cuidado con tomar decisiones precipitadas.

18-05-2017, 6:30:36 AM
mexico china
Fotoarte.

Unidos por los desaires del Presidente Donald Trump, México y China parecen estar cada vez más cerca de estrechar e incrementar sus relaciones comerciales.

Basta recordar la visita de funcionarios de alto nivel del gobierno chino con representantes del gobierno federal a finales del año pasado, o la más reciente reunión del multimillonario Jack Ma, dueño del e-commerce más grande del mundo, Alibaba, y el Presidente Enrique Peña Nieto, con la finalidad de empezar operaciones en suelo nacional.

Sin embargo, para Luis de la Calle, ex subsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía, y actual director general de la consultora De la Calle, Madrazo, Mancera, S.C., no es el mejor momento para negociar con el gigante asiático.

“No creo que sea un buen momento para negociar con China; creo que China es un competidor más bien. Debemos negociar con Japón a través del TPP o profundizar la relación bilateral y acercarnos a Australia, Nueva Zelanda y la Unión Europea”, asegura en entrevista con Alto Nivel, en el marco de la Convención de la AMIS.

Apenas hace unos días, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, aseguró que sigue intacta su convicción de que el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) traerá prosperidad a la región Asia-Pacífico.

Después de que el presidente de Estados Unidos retiró a su país del pacto de 12 naciones, Japón ha estado explorando opciones para revivirlo sin Washington, con la esperanza de que Donald Trump reconsidere posteriormente su medida, de acuerdo con un reporte de Reuters.

México sin embargo parece no descartar la idea de China e incluso ya programó una reunión en el país asiático en septiembre para mostrar que el país tiene alternativas ante una posible caída del TLCAN.

“Estaremos yendo a China en septiembre para poder seguir adelante con esta agenda y sí utilizarla geopolíticamente como un apalancamiento estratégico (…) Se manda la señal de que sí tenemos muchas alternativas”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía la semana pasada.

“Podría ser peor que el Brexit”

Luis De la Calle ve en la renegociación del TLCAN la posibilidad de un retroceso importante para las economías participantes, principalmente México y Estados Unidos.

“Podría ser peor que el Brexit, porque éste no implica que la economía del Reino Unido se va a cerrar, de hecho, podría abrirse fuera de la Unión Europea. En cambio, Trump basa la renegociación del TLCAN en un discurso proteccionista, lo cual frenaría el dinamismo de la economía estadounidense”, explica el economista.

Los comentarios de Trump acerca del TLCAN han generado incertidumbre en el sector empresarial mexicano y ha abierto guerras comerciales en varios frentes, entre las que destacan la batalla por el azúcar y el maíz.

Para De la Calle, China es una salida falsa para contrarrestar los efectos de un posible desastre con el TLCAN, al entenderse ambas economías como competidoras.

Recomendamos: China aprovecha en México el vacío de inversión provocado por Trump

En los últimos años, EU recibió el 80% de las exportaciones mexicanas, mientras que Canadá recibió el 7.2% y China el 2.7%, lo que lo convierte en su tercer socio comercial, de acuerdo con un reporte del Foro Económico Mundial (WEF).

“China compite con México en el mercado mexicano, en el mercado estadounidense y en el mercado de inversión. En cambio, hay otras economías con las que tenemos una relación de complementación importante. Sí, China es un mercado al que hay que exportar, y lo hacemos cada vez más, pero no es el momento para verlo como uno de los socios comerciales más relevantes”, advierte.

México puede voltear hacia sociedades más benéficas y a explotar las ventajas de la apertura comercial; mientras tanto, la incertidumbre de lo que viene con el TLCAN ha obligado a México a buscar nuevos horizontes y a estrechar la mano incluso de aquellos con quienes históricamente se ha disputado los mercados.

Relacionadas

Comentarios