HistoriasManagement

Sergio Pérez, el niño de go karts que hoy sueña a 300 km/hr

El piloto mexicano destacó desde niño en los deportes de velocidad. Ahora a 20 años de distancia, regresa a México para el segundo Gran Premio en la nueva era del Autódromo Hermanos Rodríguez.

29-10-2015, 2:10:58 PM
Sergio Pérez, el niño de go karts que hoy sueña a 300 km/hr
Javier Rodríguez Labastida

Hace 20 años, en Guadalajara Jalisco, tres niños esperaban a terminar sus clases para ir a manejar go karts, una pasión que su padre, un ex piloto profesional, les había inculcado. El menor de esos niños era Sergio, que en ese entonces contaba con cinco años, y que destacaba por su destreza en el volante sobre otros de su edad.

Con el paso del tiempo, Checo, como le llamaban sus amigos y familiares, llenó su casa de trofeos de distintas competencias nacionales e internacionales. A los 15 años, después de haber sido nombrado Novato del año, tras quedar en séptimo en el Campeonato Midwestern, la Escudería Telmex se fijó en su talento, y decidió patrocinarlo para la Fórmula BMW de Alemania. Desde entonces, Checo no volvió a correr en México hasta 2015, con el regreso de la Fórmula 1.

Este domingo 30 de octubre, Sergio Pérez Mendoza regresa uniformado como piloto de la Fórmula 1, del equipo Force India, con el que asegura, ha llegado a su madurez profesional. Pérez se ha convertido en un líder deportivo, no solo por ser el quinto piloto mexicano en la historia de la Fórmula 1, sino por mantenerse en el máximo circuito, e impulsar el regreso de las grandes carreras a México.

A toda velocidad

Este será un fin de semana especial para México y para Pérez. El país repite un Gran Premio de la Fórmula 1, luego de invertir 50 millones de dólares para remodelar el Autódromo Hermanos Rodríguez el año pasado y una intensa campaña para ganar la sede. Mientras tanto, el piloto mexicano sabrá lo que es participar como local en la máxima competencia automovilística.

“Lo único que les puedo asegurar es que voy a dejar todo el corazón dentro y fuera de la pista para darles muchas alegrías! #vamosmexico”, escribió Pérez este jueves en su cuenta de Instagram.

Checo escribió su nombre en la historia del automovilismo en México el lunes 4 de octubre de 2010, cuando, a sus 20 años, el piloto mexicano firmó con la escudería Sauber Motorsport para participar en el Campeonato Mundial de la Fórmula 1 en 2011. Ese día se convirtió en el quinto piloto en participar en este campeonato, detrás de Moisés Solana, Héctor Rebaque y los hermanos Pedro y Ricardo Rodríguez.

El piloto de 1.73 de estatura, y que pesa 63 kilos, ahora tiene 26 años, maneja a más de 300 kilómetros por hora y cuenta con un sinfín de logros en su espalda. Por mencionar algunos de ellos, a los 14 años se convirtió en el piloto más joven en ganar una carrera en el extranjero en autos tipo Fórmula, logró su mejor posición al llegar segundo en el Gran Premio de Malasia en 2012, y solo es superado por el fallecido Pedro Rodríguez, quien obtuvo dos victorias en los campeonatos de 1967 y 1970.

Una gran lección

Después de dos años de ascenso con Sauber, Pérez firmó en 2013 con la escudería McLaren para correr en la temporada de 2014. El panorama lucía como el momento ideal para que el mexicano brillara y alcanzara sus máximos logros, sin embargo no fue así. El niño que solo sabía ganar se había convertido en un hombre que tenía que aprender a perder y fracasó con una de las escuderías top del mundo.

“Llegué a pensar que mi tiempo en la Fórmula 1 había acabado, pero la vida sigue y tenía que ver otras opciones. No estaba dispuesto a quedarme en cualquier equipo, quería estar allá donde pudiera demostrar que tenía el talento suficiente para estar aquí y luchar con los mejores”, dijo Pérez en una entrevista con LaF1.es.

“Me ha cambiado en ser más frío, en tomar decisiones siempre fríamente. Es algo que siempre aprendes con el paso del tiempo, vas aprendiendo a ser más frío. Creo que es una de las claves. Hay personas que inventan cosas solo por hablar de ti y salir en las noticias. Es importante no darles importancia que no te afecten y no preocuparte por cosas que no tienen sentido. Ya como piloto de F1 tienes muchas preocupaciones en la cabeza”, agregó.

A finales de 2013, Pérez alcanzó un acuerdo con la escudería Force India con la que retomó el ascenso de su carrera y ahora asegura estar en su mejor momento profesional. Con Force India actualmente se ubica en el séptimo lugar del campeonato de pilotos. De mantenerse, será su mejor posición en su historia en la Fórmula 1.

Tres sueños

Sergio Pérez tenía tres sueños en su vida. Sus mayores confesiones, asegura. El primero era que la Fórmula 1 regresara a México, después ganar un Gran Premio en México, y el último algún día ser campeón del mundo. El primero se hizo realidad el 23 de julio de 2014 cuando fue oficial el anuncio del regreso al país del campeonato de carreras, un hecho en el que influyeron sus logros como piloto.

Ese día, Checo publicó una carta en sus redes sociales: “Mientras más conozco del mundo, más orgulloso me siento de ser mexicano. El regreso de la F1 a nuestro país es una muestra de que los mexicanos unidos podemos lograr cualquier cosa. Es una gran oportunidad para mostrar al mundo lo que es México y lo que somos capaces de lograr. Somos grandes y cuando contamos con las mismas herramientas que nuestros competidores, somos los mejores del mundo”.

Ahora le restan dos sueños por cumplir, y lograrlos no es nada sencillo, pues además de su talento depende de la maquinaria con la que cuenta. “En circunstancias normales creo que no hay posibilidades de podio en México, tenemos que considerar que están los dos Mercedes, los dos Ferrari y los dos Williams, que normalmente están delante de nosotros, pero todo puede pasar y se puede soñar con un buen resultado”, dijo el empresario Carlos Slim Domit, dueño de Telmex, la empresa que patrocina a Pérez.

Para Lewis Hamilton, el campeón de 2015, “Checo ha sido fantástico, tiene mucho futuro. Es increíblemente talentoso”. Es la misma opinión en varios de los pilotos de Fórmula 1, y que le augura que algún día sus sueños se cumplan.

“Debo ser realista, dependo de mi coche, lo he dicho, si tuviera un Mercedes pelearía por victorias cada fin de semana, pero lo voy a dar todo, va a ser el fin de semana más especial de mi carrera”, asegura Pérez sobre este 1 de noviembre.

Relacionadas

Comentarios