Finanzas PersonalesPara Entender

Seguro o Afore ¿dónde me conviene ahorrar para mi retiro?

Ya sea bajo el esquema tradicional de Afore o con un seguro, es importante realizar un ahorro para el momento del retiro de acuerdo a tu trabajo y necesidades de ahorro.

15-03-2017, 6:40:27 AM

¿Crees que te alcanza con lo que ganas actualmente? Al 74 por ciento de los mexicanos tampoco les rinde el sueldo como quisieran, según indica un estudio de Parametría de 2015. Lo preocupante es que si en el presente el ingreso no es suficiente, al momento del retiro laboral las cosas se pueden poner peor si no se realiza un ahorro. 

Datos de la OCDE indican que el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) en México está diseñado para que las personas lleguen a la edad de jubilación y reciban sólo el 26 por ciento de su último sueldo. Si una persona el día de hoy gana 10 mil pesos, cuando cumpla 65 años tendrá que arreglárselas para vivir con 2,500 pesos mensuales.

El cuento de terror no termina ahí, pues de los 56.3 millones de cuentas que administra el SAR, solo 43.5 por ciento registraron por lo menos una aportación en los últimos tres años, por lo que la mayoría de los mexicanos se va a retirar percibiendo, en el mejor de los casos, un salario mínimo.

Aunque el panorama luce sombrío desde esa perspectiva, existen diversos instrumentos financieros para evitar que el retiro nos alcance en la pobreza como las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore), los Planes Personales de Retiro (PPR) y esquemas que dan protección para ese momento de la vida como los Seguros Dotales.

Aunque todos están encaminados a fomentar el ahorro y obtener los mejores rendimientos, existen varios factores a tomar en cuenta para maximizar el ahorro.

Te recomendamos: Las mejores Afores para invertir tu dinero.

“El ahorro voluntario para el retiro ya no debería ser visto como algo opcional. Uno de los mayores retos financieros de nuestra sociedad es hacer conscientes a los adultos jóvenes de que el dinero de su Afore no será suficiente para vivir durante su vejez”, comenta  Diego Solís, representante de Finx.

Para escoger la mejor opción de acuerdo a tu perfil, en Alto Nivel elaboramos esta guía comparativa respecto a estos tres instrumentos de ahorro para el retiro.

Rendimiento y protección, los pros y contras

Las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore), son una de las grandes opciones para los trabajadores que cotizan ante el IMSS o ISSSTE, pero se tienen que hacer aportaciones regulares. Actualmente, el ahorro obligatorio que hace cada trabajador es de 6.5 por ciento de su ingreso.

Erika Soto, gerente de estudios técnicos de Principal Financial Group, destaca que el ahorro voluntario permite complementar el fondo de pensión para alcanzar un mejor ingreso a los 65 años de edad.

“Se recomienda que sea entre 14 y 16 por ciento del ingreso para alcanzar una tasa de reemplazo de entre 60 y 80 por ciento del último sueldo”, precisa. Es muy importante aclarar que este ahorro tiene que ser mensual.

Hasta enero de este año, el rendimiento anual que dan las Afores que va del 8.42 al 11.86 por ciento. La lista completa de rendimientos la puedes consultar en la página de la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar).

Sin embargo, uno de los aspectos a considerar según los especialistas, son las comisiones que cobra cada institución. En promedio, las Afores cobran 1.03 por ciento sobre el total del saldo administrado, por lo que entre más ahorro tenga el trabajador, si no evalúa a tiempo, puede tener menos ahorro debido al cobro de comisiones. En este enlace puedes verificar el cobro de comisiones por institución.

Por otro lado, los Seguros Dotales ofrecen un seguro de vida y una protección para el retiro dependiendo del perfil de cada persona. “Tú haces una contratación y se traza un horizonte a futuro para el pago de la prima, si se llega a la edad convenida y se le regresa la suma asegurada que se convino”, dice Soto.

Lee también: 3 alternativas para eliminar la deuda de tu tarjeta de crédito.

¿Cuál conviene más?

Según Solís, es importante que el trabajador haga un análisis pues cada uno tiene sus particularidades. “A grandes rasgos, la ventaja del seguro dotal es que es un plan 2 en 1 de protección y ahorro, una “desventaja” es que estás obligado a aportar cierta cantidad durante cierto tiempo, por lo que para contratarlo debes tener la seguridad de que podrás cumplir con el pago, la otra es que una parte de tus aportaciones se van al pago de la prima de tu seguro de vida, por lo que los rendimientos por tu ahorro son menores”, precisa.

En ese sentido, una ventaja de las Afores es que están muy reguladas en cuanto a las comisiones que sobran y que el trabajador puede revisar constantemente y realizar el traspaso de su cuenta a la institución que menores comisiones y mayores rendimientos le proporcionen.

Una tercera opción también son los Planes Personales de Retiro (PPR), los cuales son como “trajes a la medida” del trabajador y representan un ahorro paralelo al que se hace en la Afore, pero según Soto tienen la desventaja de que no hay tanta accesibilidad o no todas las empresas ofrecen este esquema.

“Comenzar con un plan de ahorro para el retiro con aportaciones mensuales domiciliadas (automáticas a nómina) es una buena opción para quienes apenas comenzarán con este hábito. La ventaja de este tipo de planes es que no tendrás la tentación de gastar ese dinero en otra cosa porque ni siquiera lo tendrás en tus manos, tu dinero se enviará automáticamente de tu cuenta bancaria a tu plan de ahorro”, comenta Solis.

Sofía Macías, experta en finanzas personales, sugiere analizar a detalle el cobro de comisiones, pues puede variar y ser más alto dependiendo de cada instrumento y ser muy alto en los primeros años. La recomendación general ante cada uno de los planes es realizar proyecciones a futuro y sobre todo, evaluar la capacidad de ahorro que tiene cada persona antes de escoger planes forzosos. 

No te pierdas: Afores, una solución contra la incertidumbre financiera.

Relacionadas

Comentarios