A FondoEl Mundo

¿Se acerca un Watergate para enjuiciar a Donald Trump?

Las estrechas conexiones con Rusia de varios miembros de su Ejecutivo y la ya evidente influencia de Moscú en el proceso electoral para que ganara Trump pueden detonar un caso Watergate del Siglo XXI que, al igual que con Richard Nixon, podría derribar a otro gabinete conservador.

22-02-2017, 6:40:34 AM
donald trump

 

El presidente de Estados Unidos apenas lleva un mes de que tomó el cargo y muchos ya ven suficientes razones para sentarlo en el banquillo de los acusados. Los más de 30 días de Donald Trump al frente de la primera potencia han sido el inicio más frenético de un mandatario, a quien todavía le quedan cuatro años en el poder con la posibilidad de alargarlo a ocho años si gana las elecciones de 2020.

Frases como “los medios son el enemigo del pueblo”, continuos ataques contra las minorías y las dimisiones de sus asesores por conexiones con Rusia, han provocado que varios sectores de la opinión pública muestren su malestar contra el estilo agresivo para gobernar y se pregunten qué línea roja debe cruzar para iniciar un juicio político (Impeachment) para removerle de su cargo.

Las estrechas conexiones con Rusia de varios miembros de su gabinete y la ya evidente influencia de Moscú en el proceso electoral ya empiezan a levantar sospechas sobre si hubo contactos entre la campaña del Republicano y el gobierno de Putin, un caso Watergate del Siglo XXI que, al igual que con Richard Nixon, podría derribar a otro gabinete conservador.

¿Qué es el Impeachment y cuántos casos ha habido?

“Impeachment” significa realizar un juicio político para decidir la remoción o absolución de un funcionario federal en EU. No es algo que ataña únicamente al presidente de EU, sino a altos servidores públicos como secretarios de Estado, senadores o incluso jueces.

Sólo unos ocho de los 19 enjuiciados en toda la historia de EU han sido declarados culpables en el proceso de impeachment.

Es más, ha habido 19 juicios por impeachment y sólo dos han sido contra presidentes de EU:

  1. Contra Andrew Johnson en 1886.
  2. Contra Bill Clinton en 1998.

Los dos fueron absueltos, por lo que nunca un presidente ha sido cesado de su cargo por Impeachment.

En el caso de Richard Nixon, fue señalado como el principal responsable de una conspiración de espionaje al Partido Demócrata. Este escándalo, que pasó a la historia como Watergate, fue destapado por dos periodistas del Washington Post, pero el presidente dimitió antes de que se iniciara el juicio.

¿Qué razones motivan un Impeachment y cómo se inicia?

“Principalmente son delitos de traición, soborno y abusos de poder los que pueden motivar un juicio político”, explica Jesús Gallegos, internacionalista de la UNAM especializado en política estadounidense.

Primero, la Cámara de Representantes tiene que ver que hay razones para un juicio político y pedir al comité judicial (un organismo dentro de la Cámara) que investigue el caso. Para eso, se necesita mayoría simple en la Cámara -220 de 435 diputados-, asegura Gallegos.

El comité judicial elabora un informe que pasa por otros subcomités y lo devuelve a la Cámara, que tendrá que volver a apoyar su contenido por mayoría simple para pasárselo al Senado. “Este proceso se demora meses”, indica.

El Senado vota si acepta el juicio y, si le dan luz verde, comienza el juicio por Impeachment.

“El proceso genera tres figuras: fiscal, jurado y juez. La de fiscal es la Cámara, el jurado los senadores y el presidente de la Suprema Corte es el juez”, añade el experto.

Finalmente, el Senado como tribunal decidirá si procesar al acusado. Para ello, necesita conseguirse dos terceras partes de los votos para declararle culpable, es decir, 67 senadores.

¿Está Trump cerca de un juicio por impeachment?

Para Gallegos es “improbable” que veamos un juicio contra Trump porque los Demócratas no tienen mayoría en ninguna de las dos cámaras, por lo que deberían pactar con los Republicanos.

“El coste político para los Republicanos que fueran contra Trump podría ser muy alto”, explica el profesor, quien de momento ve imposible un gran acuerdo entre los dos partidos para remover al presidente.

Por su parte, Raquel Saed, profesora de relaciones internacionales de la Universidad Iberoamericana, ve dos casos en los que la opinión pública podría ponerse mayoritariamente en contra de Trump y motivar a los representantes a tomar acciones jurídicas contra el presidente.

 

Escenario A: Traición por relaciones con Rusia

A estas alturas, ya parece claro que Rusia influyó en las elecciones para que ganara Trump y estuvo detrás del hackeo de la sede del partido Demócrata, según la CIA y el FBI.

Pero no está claro es hasta qué punto hubo contacto entre Rusia y la campaña de Trump para influir en las elecciones. Actualmente el FBI sigue investigando está situación y no sabemos todavía qué podrían llegar a encontrar.

“Si hubiera habido comunicaciones con Rusia, sería suficiente para motivar un Impeachment por traición”, asegura Saed.

Te puede interesar: El romance político entre Trump y Rusia es más intenso de lo que creemos

Varios de los miembros de su gabinete, y el mismo Trump, tienen relaciones con oligarcas rusos desde hace años. De hecho, su ex jefe de campaña Paul Manafort tenía también estrechos contactos con políticos rusos.

Para la especialista en política y medios de Estados Unidos, no haría falta que Trump estuviera enterado de la relación de su equipo de campaña con Rusia, en el hipotético caso de que hubiera habido contactos.

“En esta situación, el impeachment tendría el apoyo de los Republicanos porque se trataría un caso de traición contra EU”, sentencia.

 

Escenario B: Conflicto de intereses

En el artículo segundo de la Constitución, se expresa que ningún presidente puede sacar beneficio personal de su puesto, afirma la académica.

Mientras que Trump es presidente, sus hijos viajan a Argentina para construir la Trump Tower en el aeropuerto de Buenos Aires o abren un nuevo club de golf en Dubái, lo que levanta cierta sospecha sobre hasta qué punto están aprovechándose de que su padre sea el presidente de EU.

En ese aspecto, una causa para promover un impeachment por conflicto de intereses estaría en demostrar que ha habido un enriquecimiento gracias a ser el líder de la primera economía mundial.

Pero, para Saed, esta causa no prosperaría porque no sería apoyada por los Republicanos. “Es un ataque contra ellos mismos porque muchos Republicanos se han beneficiado de los donativos recibidos por o gracias a Trump. No les conviene una investigación sobre los negocios del magnate porque no saben qué podría aparecer”, aclara.

Relacionadas

Comentarios