El MundoHistorias

Saffie, la niña de 8 años que vio a Ariana Grande y no volvió a casa

Saffie es una de las 22 víctimas mortales del atentado terrorista ocurrido ayer en la ciudad británica de Manchester durante un concierto de Ariana Grande.

23-05-2017, 11:46:00 AM

 

La sonrisa de Saffie Rose Roussos inunda las redes sociales. El brillo de sus ojos y los hoyuelos de sus mejillas denotan la inocencia de una niña. Sin embargo, la expresión de su rostro de ocho años de edad solo será vista de nuevo a través de sus fotos: un atentado terrorista ha terminado con su vida.

Saffie es una de las 22 víctimas mortales del atentado terrorista ocurrido ayer en la ciudad británica de Manchester. Ella asistió junto con su madre, Lisa Roussos, y su hermana, Ashlee Bomvich, para disfrutar el concierto de Ariana Grande, evento que eligió uno de los simpatizantes del Estado Islámico para estallar una bomba y herir a más de 59 personas.

https://twitter.com/vernacarina/status/866952964744912896

Saffie era alumna de la Escuela Primara Tarleton, en el ayuntamiento de Lancashire.

“Era simplemente una niña hermosa… y era querida por todos”, dijo a los medios de comunicación ingleses Chris Upton, director del colegio en donde estudiaba la pequeña.

Después del atentado, Saffie fue buscada por familiares y amigos, ya que era considerada desaparecida en ese momento.

Saffie Rose podría ser la víctima más joven del atentado terrorista que ha conmocionado al mundo. Niños y adolescentes, se retiraban del concierto de Grande, que tiene una gran cantidad de seguidores jóvenes en todo el mundo.

Todos los actos de terrorismo son cobardes... Pero este ataque se destaca por su horrenda y repugnante cobardía al apuntar deliberadamente contra niños y jóvenes inocentes e indefensos que debían estar disfrutando una de las noches más memorables de sus vidas”, dijo Theresa May, primera ministra británica.

Georgina Callander es otra de las víctimas mortales del acto terrorista. La joven de 18 años era fanática de Ariana Grande y había asistido al concierto para observar a su estrella.

“La mejor amiga y la más hermosa”, son parte de los comentarios que pueden leerse a través de las redes sociales de Callander.

Georgina murió en la cama de un hospital, mientras su madre la acompañaba, reportó el diario británico Evening Standard.

Georgina Callander

Reuters.

Testigos relataron el horror tras la explosión en Manchester, que provocó una estampida al final de la presentación de Grande en el estadio techado más grande de Europa, cuya capacidad para 21,000 personas estaba a tope.

Un video publicado en Twitter mostró a seguidores de la cantante, muchos de ellos jóvenes, gritando y huyendo del lugar. Decenas de padres buscaban desesperadamente a sus hijos, publicando fotos y pidiendo información en las redes sociales.

“Estábamos saliendo, nos encontrábamos junto a la puerta cuando se produjo una gran explosión y todo el mundo estaba gritando”, relató Catherine Macfarlane. “Fue una gran explosión. Lo sentí en el pecho. Fue caótico. Todo el mundo corría y gritaba y trataba de salir del lugar”.

Ariana Grande, de 23 años, escribió más tarde en Twitter: “Destrozada, desde el fondo de mi corazón, lo siento mucho, no tengo palabras”.

Los líderes del mundo expresaron su solidaridad a May, mientras que decenas de estrellas de la música y el deporte manifestaron su pesar por lo ocurrido.

Las autoridades han reportado que un joven de 23 años había sido detenido por su vinculación con el ataque.

El ataque del lunes fue el más letal en el país desde que cuatro musulmanes británicos causaron la muerte de 52 personas en actos coordinados con bombas contra el sistema de transporte de Londres en julio del 2005. Países desde Estados Unidos hasta Japón evaluaban reforzar la seguridad en teatros, estadios deportivos y centros de eventos tras el hecho.

Ataques en París, Niza, Bruselas, San Petersburgo, Berlín y Londres en los últimos años han conmocionado a los europeos, ya atemorizados por los desafíos que implica una masiva inmigración y la expansión del radicalismo islamista dentro de sus propias fronteras. Estado Islámico ha jurado varias veces vengarse de la participación occidental en las guerras de Siria e Irak.

Gran Bretaña se encuentra en el nivel de alerta “severo”, el segundo más alto, lo que significa que un ataque de militantes es considerado altamente probable. En marzo, un auto arrolló a varios transeúntes y un hombre apuñaló a un policía cerca del Parlamento de Londres, hechos en los que cinco personas murieron y otras 40 resultaron heridas.

Hoy, los amigos de Saffie Rose Roussos no comprenden por qué su pequeña amiga fue víctima del terrorismo. Y es que los niños no entienden que los horrores de la guerra y el terrorismo se han metido en los espectáculos para apagar sus luces.

Con información de Reuters.

Relacionadas

Comentarios