A FondoEl Mundo

Round por round: La pelea de Donald Trump vs. la prensa

¡Mi nombre es CNN y fui agredido por el presidente de los Estados Unidos! Un hombre que se acusa víctima de bullying con el logo de CNN en la cabeza representa el último capítulo de un pleito que inició desde antes que Trump asumiera su mandato.

03-07-2017, 2:26:40 PM
trump cnn

Cling, cling, cling. Suena la campana y Donald Trump se abalanza contra un tipo que tiene el logo de la cadena de televisión CNN. El presidente lo placa y le pega unos leves puñetazos en la cara, lo que le lleva a proclamarse vencedor del ficticio combate entre Trump y la prensa, un montaje de una pelea real de WWE en la que participó en 2007 cuando tan sólo era un millonario egocéntrico y no el presidente de los Estados Unidos.

Diez años después, alguien edita el video de aquella pelea y le pone el logo de CNN. Desde la Casa Blanca, Trump lo ve, se echa unas risas y no ver porqué no colocarlo en Twitter para que sus incondicionales seguidores también se diviertan. Minutos después todos los medios del mundo corremos a publicar lo insólito: el presidente de EU comparte un video editado en el que desata toda su ira y le pega una paliza a la prensa.

Aunque se trate de un videomontaje, el ficticio combate Trump Vs. La Prensa es más real de lo que pensamos y, desde que comenzó su presidencia, ya lleva unos cuantos rounds verbales en los que por ahora el Republicano tiene acorralados a los medios en la esquina del cuadrilátero. Golpe a golpe, Trump logra su objetivo: que los estadounidenses crean que todo lo que dicen los medios progresistas es falso.

Así está ocurriendo. El 73% de los estadounidenses cree que las tensiones entre Trump y los medios impide que se divulguen importantes noticias políticas, según Pew Resarch, un think tank. Es más, el 83% cree que la relación entre el Gobierno y la prensa es insalubre para la democracia estadounidense.

Y todo esto es normal que lo piense la gente porque el magnate-presidente lleva ya una serie de golpes en esta pelea que está dejando a su rival a punto del knock-out. Recopilamos algunos de los mejores directos, crochets y uppercuts de esta guerra que ya dura algo más de seis meses.

Round 1. El video del Washington Post

Se podría decir que el día que comenzó la pelea fue cuando el Washington Post publicó el 7 de octubre, apenas diez días antes de la campaña, un video de 2005 en el que hablaba de las mujeres como objetos y decía cosas como “intenté acostarme con ella y estaba casada”. Bueno, en realidad era algo más fuerte:

La prensa progresista lanzaba así un potente directo que se estampaba en la cara de Trump, a quien agarró desprevenido, y con el que pensaba que dejaría K.O. al Republicano de cara a las elecciones que tendrían lugar.

La popularidad del candidato cayó en picada, pero con un mensaje en Twitter se defendió de los comentarios que hizo en 2005 atacando a los medios y el establishment, asegurando que querían evitar que ganara las elecciones.

Pero contra todo pronóstico, ganó los comicios y se convirtió en el actual presidente de la primera potencia.

Trump no sólo se recuperó del potente impacto que sufrió en este primer round, sino que además surgió con más fuerza de cara a los siguientes asaltos que estaban aún por llegar.

Round two. Dimite Michael Flynn

En el siguiente asalto, la prensa volvió a lanzar un potente crochet al rostro del presidente, quien se tuvo que apoyar sobre las cuerdas durante unos días para tomar aire.

Los medios desvelaron que su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, se había reunido con el embajador ruso días antes de que Trump ocupara la Casa Blanca. Flynn habló con el embajador sobre las sanciones a Rusia, un tema que no debía tocar hasta que Trump no fuera oficialmente presidente.

La situación se volvió un poco rara, porque Flynn negó públicamente estos hechos que luego resultaron ciertos, así que se vio forzado a dimitir.

Fue en ese momento, cuando el Republicano se dio cuenta que la mejor defensa que podía encontrar para reducir la potencia de su rival era un buen ataque.

Round three.  La prensa es el enemigo del pueblo americano

Pasaron uno días después de lo de Flynn cuando ¡PUM! Trump respondía ahora con un directo a la mandíbula de los medios (ABC, New York Times, NBCNews, CBS, CNN). “Los medios de Fake news no son mi enemigo, son el enemigo del pueblo estadounidense”, decía.

En ese momento, el presidente llevaba casi un mes en la Casa Blanca, cuando lanzó esté puñetazo en un tiempo en que la prensa aún no tenía claro qué nivel de agresividad utilizaría el Republicano contra ellos.

Sabían que el combate sería duro, pero no habían medido bien las armas de Trump. Lo de Flynn le había dejado tocado y ahora el presidente respondía con furia.

Round Four.  Intercambio de golpes por las fuentes anónimas

Desde que inició su presidencia, los medios progresistas han utilizado fuentes anónimas de dentro de la Casa Blanca y de la Administración Trump para escribir artículos que no dejan al presidente en muy buen lugar.

En gran parte, muchas de estas filtraciones están ligadas a la llamada trama rusa, que establece una conexión entre el equipo de campaña del Republicano y el Kremlin para que Rusia interviniera en la carrera electoral a su favor.

Y ante los continuos crochets lanzados en forma de fuentes anónimas por la prensa, Trump decidió zafarse asegurando que todas esas noticias son falsas con una incompresible frase: “Las filtraciones son reales pero las noticias son falsas”.

Hay que decir que utilizar fuentes anónimas para los periodistas es clave, ya que si no hay muchas personas dentro del Gobierno o cercanas que no estaría dispuestas a hablar.

Pero para evitar esta serie, Trump demostró tener una buena cintura con la que esquivar todos los golpes.

Quinto asalto.  Spicer entra en escena

En todo buen combate de lucha, siempre entra un asociado que ayuda a uno de los rivales. Así, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, saltó al cuadrilátero y estampó una silla en la espalda de los medios de comunicación.

Spicer peleó duro con una reportera debido a que se utilizaron fuentes anónimas para construir una historia sobre la relación Trump-Rusia. Con su ataque, Spicer echó un cable al presidente al ayudar a desacreditar este tipo de historias.

“Cuando se usa un término como asociados, lo hacen porque ustedes no tienen nada concreto”, respondía el secretario, quien tras proferir su ataque y chocar la mano con Trump, volvió a salirse del ring.

Sexto Asalto.  Trump combina una serie de puñetazos

Sin duda, la técnica más utilizada por Trump durante todo el combate ha sido el de llamar a la prensa fake media (medios falsos).

Y entre mayo y junio su estilo fue utilizar una y otra vez está táctica, que consiste en esquivar un ataque y castigar a su rival con un golpe directo al hígado.

Los medios trataban de volver knockear a Trump con un uppercut que le hiciera volver a besar la lona. Sacaron más historias sobre la trama rusa.

Pero la cintura y el juego de pies del Republicano conocían ya muy bien a su contrincante, quien poco a poco fue bailando al ritmo que marcaban los ágiles movimientos del magnate.

Séptimo Asalto. Trump a CNN, y este le responde

Trump se lanza sobre el logo de CNN y ¡BAM! La cadena de noticias muerde el frio suelo en el montaje del que hablábamos al principio.

Pero tras el potente ataque, CNN respondió de una divertida y creativa forma.

En un video, un tipo salía también con el logo de CNN en la cara en la que relataba todos los ataques del presidente. Así, el logo-persona y decía cosas como:

– Mi nombre es CNN y fui agredido por el presidente de los Estados Unidos.

A continuación, pueden ver el video en el que CNN cuenta el bullying al que le ha sometido el presidente Republicano.

Relacionadas

Comentarios