Estilo de VidaHistorias

Risas para recuperar el apetito

Personas que sufren de inapetencia pueden recuperar el hambre a través de una saludable y amena carcajada. ¡Entérate!

09-05-2010, 5:00:00 PM
Risas para recuperar el apetito
Estilo Hoy

En ocasiones anteriores hemos hablado sobre lo beneficioso que es reír, especialmente para aquellas personas que suelen vivir épocas de estrés o fases depresivas.

Para los expertos, cuando uno ríe segrega más adrenalina, lo que potencia la creatividad y la imaginación, por lo que etapas de buen humor son, en muchos casos, también sinónimos de mucho potencial artístico.

Por esto, en el último tiempo se han creado diversas terapias que buscan que las personas rían más y lo pasen mejor; siendo la más usual la risoterapia, donde un grupo de personas simplemente se junta a reír para relejar los músculos, facilitar el sueño e incluso superar fobias, entre otras cosas.

Pero como los descubrimientos de la ciencia cada día dan un paso más allá, en las últimas semanas científicos de EU descubrieron una nueva ventaja al momento de reír: podría traer de vuelta del apetito perdido. Así es, porque una buena risotada podría hacer maravillas por el apetito de las personas que por alguna razón lo perdieron. La risa podría generar un hambre moderado de la misma manera que lo hace el ejercicio físico, concluyó el equipo de expertos.

“Finalmente estamos comprendiendo que nuestros comportamientos de todos los días modulan el cuerpo de muchas maneras”, declaró Lee Berk, de la Universidad de Loma Linda.

Este descubrimiento podría ser muy útil para las personas que sufren de inapetencia, pues una situación como esa genera pérdidas de peso involuntarias que ponen en riesgo la salud.

Cabe señalar que si atraviesas por un periodo prolongado de inapetencia debes consultar a un especialista, pues podría tratarse de una señal de alerta sobre una patología más severa como insuficiencia renal, hipotiroidismo, infecciones o problemas hepáticos. También, la falta de apetito puede ser generada por cuestiones psicológicas, como la depresión, la ansiedad, el estrés u otro tipo de trastornos emocionales.

La investigación
La investigación que conectó la risa y el hambre dividió a los voluntarios en dos grupos. Durante tres semanas, una mitad de ellos vio videos divertidos y graciosos, mientras que el resto observó filmaciones angustiantes.

Al medir sus niveles hormonales en respuesta a las imágenes, resultó que los participantes que aprovecharon las historias risueñas presentaron niveles hormonales relacionados a un mayor apetito. Los autores explicaron que estos cambios son similares a los observados en las personas que realizan ejercicio moderado.

El investigador Lee Berk lleva años estudiando los efectos de la risa y asegura que esta reacción también podría fortalecer al sistema inmune. Concluye que la investigación puede entregar nuevos métodos de ver y tratar a pacientes que no pueden realizar actividad física para normalizar su apetito.

Relacionadas

Comentarios