'; Alto Nivel
A Fondo

Río 2016 sin Rousseff: Medalla de oro a la incertidumbre

Este evento podría ser el escenario perfecto para disturbios por el juicio que se lleva a cabo en contra de Dilma Roussef, ¿Cómo se vislumbra el futuro de los Juegos? Aquí te lo contamos.

20-05-2016, 6:18:06 PM
Río 2016 sin Rousseff: Medalla de oro a la incertidumbre
Darinka Rodríguez

“Daremos todas las garantías posibles para la realización de los Juegos, aprobamos financiamientos significativos conscientes del legado que los Juegos dejarán para Río de Janeiro. Brasil vive un excelente momento” fueron las palabras que Luiz Inácio Lula da Silva pronunció en 2009 ante el Comité Olímpico Internacional para obtener la sede de este evento deportivo.

Siete años después y a tan sólo ochenta días de que se lleven a cabo los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, la medalla de oro parece estar destinada para la incertidumbre generada luego de la separación de Dilma Rousseff de la presidencia y el inicio de su juicio político.

De acuerdo con expertos consultados por Alto Nivel, Río de Janeiro podría ser el escenario perfecto para que se lleven a cabo protestas a favor y en contra de la depuesta mandataria en tanto que los recursos captados por este evento podrían ser mejores a lo esperado.

Sérgio Praça, académico del Centro de Investigación y Documentación de Historia Contemporánea de Brasil señala en entrevista que el país vive una situación de descontento generalizado que contrasta mucho con la algarabía generada por el Mundial de Futbol en 2014. “La ausencia de Dilma se sentirá y será interesante ver la reacción de la comunidad internacional, aunque por ahora podemos ver cómo naciones como Venezuela y El Salvador no reconocen a Temer como presidente legítimo, así que veremos si con la llegada de los Juegos Olímpicos esta situación podría cambiar”, expone.

Protestas, listas para subir al templete

En marzo de este año, más de un millón de personas se reunieron para protestar contra el gobierno de Rousseff, mientras que en días pasados cientos de personas han expresado su rechazo contra el presidente interino Michel Temer.

Ricardo Yocelevzky, internacionalista de la UAM y maestro por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), comenta que las olimpiadas ya cuentan con expectativas bajas y podría ser el escenario perfecto para que ambos grupos cuenten con micrófonos de todo el mundo. “La presencia de reporteros del todo el mundo lo hace el lugar perfecto para las protestas, podría afectar algunas competencias”, reflexiona.

Por su parte, Praça observa que el clima de insatisfacción por el gobierno interino sigue subiendo, aunque esta situación podría cambiar. “Si las cosas continúan como hasta ahora definitivamente habrá protestas en los Juegos Olímpicos, aunque puede ser demasiado pronto para anticipar. Los escenarios políticos en Brasil cambian todo el tiempo y de manera muy rápida”, dice.

Ganancias por JO, fuera de la competencia

Según un estudio de la Fundación Instituto de Administración (FIA) posterior a l nombramiento de Río de Janeiro como sede oficial de las olimpiadas, se estimaba que la competencia podría generar 51 millones de dólares por derrama económica y generar 120 mil puestos de trabajo.

Sin embargo, para  Yocelevzky, ya existe frustración y desencanto respecto a cuánta debería de ser la derrama económica derivada de este evento

“Se tienen varias cosas en contra: el temor de que los turistas dejen de asistir por temor a las manifestaciones y por otro lado el problema del Zika aunado a la inestabilidad, son demasiadas cosas y nadie puede apostar por qué tan bien o mal resultarán económicamente las olimpiadas”, comenta.

Para Praça, los  Juegos Olímpicos lejos de traer un beneficio para el estado de Río de Janeiro como se planteó en el inicio, podría resultar contraproducente. “Creo que son perjudiciales por temas de corrupción en torno a la construcción de nuevos estadios, por lo que definitivamente no traerá beneficios para la economía local”, concluye.

Relacionadas

Comentarios