Lo Último

Renegociación del TLCAN: el nuevo reto

El transportista mexicano debe modernizarse y aumentar su eficiencia operativa y financiera para prevenir cualquier cambio en el comercio bilateral, comenta en entrevista Juan Pablo Loperena, director general de TIP México.

19-04-2017, 4:58:16 PM

La industria del transporte en México debe prepararse para cualquier eventualidad, producto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Es importante para los transportistas nacionales, desde los grandes hasta los pequeños, modernizarse y aumentar la eficiencia operativa y financiera y, por supuesto mantener un balance sano que permita enfrentar los momentos difíciles de este cambio en las relaciones comerciales.

“El transportista debe prepararse, institucionalizarse, profesionalizarse, modernizar su flota, sanear sus finanzas en invertir en tecnologías tanto para la operación como para el control financiero de sus empresas”, señala en entrevista Juan Pablo Loperena, director general de TIP México.

¿Qué es lo que hay que prevenir? En algún momento, durante la segunda mitad del año, México entrará en un proceso de renegociación del TLCAN, ya sea con Estados Unidos o incluyendo a Canadá en forma trilateral. El resultado puede afectar de forma importante a la industria del transporte terrestre en México, toda vez que hasta 70.9% del comercio entre nuestro país y sus vecinos al norte se efectúa por carretera. En este sentido, los grandes camiones de carga son el símbolo del comercio norteamericano.

¿Qué es lo que puede suceder? Cualquier barrera comercial que disminuya el tráfico de mercancías entre ambos países sería una mala noticia para los más de 134,000 permisionarios registrados en la Dirección General de Autotransporte Federal, que administran más de 806,000 unidades, según datos a 2015. En opinión de Loperena, este es un escenario poco probable.”No creo que vaya a haber una afectación que perjudique a las exportaciones o importaciones. La negociación irá más en el sentido de aumentar el contenido regional en las manufacturas, que a impedir la exportación”, señala Juan Pablo a Alto Nivel. Si bien es más probable aumente el volumen del comercio, hay que prepararse para un efecto negativo, advierte.

Otro aspecto a considerar es la apertura en el propio sector del transporte. Hoy en día está permitido que los tractocamiones y vehículos de carga en general en México y Estados Unidos efectúen viajes de exportación de mercancías. El transporte interno, conocido como cabotaje, está reservado a empresas locales en ambos lados de la frontera. Pese que ha sido un aspecto muy peleado por el gobierno mexicano, el cruce no es abundante en ambos sentidos, y la internación en el territorio no es muy profunda. Para Loperena esto se explica fácilmente; operar en territorio extranjero sigue requiriendo un know how muy específico.

Por si las dudas

Aunque se ve difícil que estar prevenidos contra una mayor apertura en el sector, que permitiera mayor inversión extranjera en empresas de transporte locales. Esto podría precipitar una ola de adquisiciones de empresas mexicanas por parte de estadounidenses, en busca de ese know how local. Los transportistas en Estados Unidos tienen la ventaja de un costo capital más bajo, y existen gigantes con flotas enormes y lo último en herramientas tecnológicas de administración. Esto pone en riesgo a más de 109,000 microesmpresas , los llamados hombres-camión con entre uno y cinco vehículos cada uno y que son más del 80% del sector.

“El empresario de transporte debe tener previsto cómo hacerse mucho más eficiente en todos los sentidos: en costes, en operación logística, para poder sobrevivir en un escenario de ese tipo. Aunque veo difícil una apertura a la inversión extranjera, no sería imposible”, señala Juan Pablo Loperena.

Un punto importante es que la relación correcta de remolques contra tracto-camiones deber ser del 2.5, hoy en nuestro país sólo tenemos 1.3 remolques por tracto, lo que hace ineficientes los servicios de logística, para que puedan bajar costos y tiempos, de estadías y tráficos en carreteras, y ganar más facturando más viajes. Adicional a esto, con los planes flexibles de arrendamiento de TIP México, los transportistas no se tendrían que descapitalizar, ya que sólo tienen que pagar rentas mensuales bajas, 100% deducibles de impuestos y sin preocuparse por la administración de sus flotas, lo cual también les brinda muchos ahorros. En este contexto, TIP México ha visto crece a muchos jugadores. “Somos una empresa catalizadora para las empresas de transporte, porque hemos facilitado el crecimiento de muchas. Tenemos casi 24 años en México; hemos visto empresas medianas crecer hasta hacerse líderes”, dice Loperena.

El negocio de arrendamiento de tracto-camiones y de vehículos con motor ha permitido el avance de muchas empresas. Una adecuada valuación ha permitido incluir a numerosos microempresarios en el circuito financiero formal. “Les dimos los medios para generar sus flujos, validamos la calidad moral de nuestros clientes; a pesar de que eran pequeños, les dimos crédito, unidades y la posibilidad de adquirir activos sin descapitalizarse”.

Hay que tomar en cuenta que cada remolque puede costar unos 30,000 dólares; por lo que una flota de 40, por ejemplo costaría 1.2 mdd. “Fuimos una piedra angular para esas empresas que requerían multiplicar su capacidad de carga por que incluso, somos los únicos que tenemos disponibilidad inmediata de cajas secas”, comenta Loperena.

Hoy en dia, TIP México, mediante su división de equipos con motor, es capaz de darle una solución completa al cliente. “Nos insertamos perfectamente bien en un escenario como el que se avecina, porque quien quiera competir va a tener que actualizar sus flotas y va a tener que ser más eficiente en términos de máquinas y de unidades, para tener los costos más más bajos y un uso eficiente de capital. El arrendamiento es la más eficiente aplicación de capital, porque te haces del uso del activo sin endeudarte y con un mínimo pago inicial. En ese contexto, somos el contexto más eficiente para competir”.

TIP México permite, además, contar con flotas de última generación, capaces de competir en cualquier lado de la frontera. Así, el transportista mexicano siempre está al día, y puede cumplir con las regulaciones tanto en México como en E.U. Además, ofrece los servicios clave en cuanto a administración de flotas, que permiten geolocalización, servicio, seguro y mantenimiento para los usuarios. La moderna tecnología de TIP México ha permitido la fácil gestión de más de 15,000 remolques y 7,000 autos.

De esta manera, la empresa colabora con el desarrollo de un sector transportista capaz de competir en todo el mundo y de ser protagonista en un mercado norteamericano que deberá seguir adelante. “Las empresas medianas tienen que estar atentas a estos cambios. Nosotros hemos apoyado y queremos seguir apoyando a muchas más a hacerse grandes”, concluye Juan Pablo Loperena.

www.tipmexico.com
01 (800) 908 6700

Relacionadas

Comentarios