'; Alto Nivel
A Fondo

Reino Unido o Unión Europea, ¿quién perderá más tras Brexit?

La quinta economía global se separará del bloque económico más grande del mundo. ¿Quién perderá más en el divorcio de estas potencias? Te mostramos lo que está en riesgo y también lo que pueden ganar.

27-06-2016, 12:36:35 AM
Francisco Muciño

 Bastó un día para que el destino de Europa cambie de curso. El 23 de junio, el 52 por ciento los británicos votaron por el ‘sí’ a la separación de la Unión Europea, abriendo un gran abanico de consecuencias que aún no se pueden medir, pero que tendrán un impacto en estas dos potencias económicas, políticas y militares.

El proceso del Brexit apenas inicia, será complicado y deberá concretarse en menos de dos años. Aún quedan varias interrogantes por contestar, una de las más importantes es: ¿qué perderán el Reino Unido y la Unión Europea con este divorcio? Pero, como en toda separación, también se abren oportunidades. Te mostramos lo que está en riesgo en ambos lados y lo que pueden ganar.

 

Lo que pierde Reino Unido

La corona británica es la quinta economía más importante y el onceavo exportador más grande  del mundo, pero renunciar a la Unión Europea le puede privar de los privilegios que tiene pertenecer al bloque económico más grande del mundo.

El logro más importante de la UE es contar con un mercado único que permite la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales.

Para seguir teniendo acceso a ese mercado deberá renegociar un nuevo acuerdo comercial, que tendrá que ser aprobado por todos los miembros del grupo.

“Cualquier nuevo acuerdo para cubrir todos los futuros acuerdos comerciales entre el Reino Unido y la UE deben ser aprobados por los 27 Estados miembros, lo que requiere que se reconcilien los intereses en conflicto y las agendas políticas de todos los integrantes. Los intereses de las empresas en el proceso legislativo variarán según los sectores en función”, indica el despacho de derecho corporativo Hogan Lovells en un análisis.

La Unión Europea es el mercado más importante para Gran Bretaña, le siguen Estados Unidos y China. En las negociaciones para un nuevo acuerdo comercial, cada lado cuidará sus intereses y su capacidad de ceder en función de sus capacidades, agrega la firma legal.

 

Lo que puede ganar

Suiza y Noruega, por ejemplo, no pertenecen a la UE, pero tienen acuerdos comerciales y de circulación con la Comunidad Europea. Gran Bretaña podría seguir el mismo camino que estas naciones y lograr arreglos que le permitan seguir teniendo acceso a este mercado.

También las islas británicas podrían obtener mejores ventas de sus exportaciones de petróleo crudo, de las que Europa sigue siendo muy dependiente, considera Ramses Pech, analista del sector energético en Caraiva y Asociados.

“El crudo que sale del Mar del Norte no tenía el mismo valor para los países fuera de la comunidad. Ahora podría venderles más caro el barril”.

En 2014, el 75 por ciento de las exportaciones de petróleo británico fueron a Europa, de acuerdo con estadísticas del gobierno.

 

Lo que pierde la Unión Europea

La salida del Gran Bretaña es un duro golpe a la moral de la Unión Europea y su proceso de integración, que comenzó en 1957. Este evento marcará un antes y después, opina Adolfo Laborde, profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

“Va a haber una contracción económica en los mercados y regresará la rivalidad en términos políticos en Europa, un continente que ha sido muy conflictivo, lleno de guerras y enemistades. El proceso de integración europeo ayudó a limar muchas asperezas”, explica el académico.

A la vista del éxito que tuvo el referéndum del Brexit, es probable el resurgimiento de otros movimientos en varias partes del viejo continente que también reclamen el derecho de decidir si quieren continuar en la unión.

Escocia, que celebró un referéndum en 2014 y que votó en su mayoría por seguir en la UE, dijo que el tema de su independencia volverá a las discusiones.

La comunidad perderá también a un importante financista que era de los que más recursos aportaban. En 2014, la corona británica dio 11,342 millones de euros (mde) al presupuesto de la UE, mientras que ésta gastó solamente 6,985 millones en el país el mismo año.

 

Lo que puede ganar

Paradójicamente, el Brexit puede ayudar a Europa a fortalecer su unión y darle más peso a los integrantes de la zona euro, como Alemania y Francia, en la toma de decisiones, según un análisis del banco suizo UBS.

“Sin el Reino Unido, las demás naciones de la UE fuera de la moneda única se verían más abrumadas por ‘los de dentro’, dada la fragmentación de ‘los de fuera’ y las normas de votación en el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo. En cierto modo, podría considerarse que una salida del Reino Unido impulsaría la integración europea.

Pueder leer también: Brexit: Así enfrentará México la salida de Reino Unido de la UE

 

El futuro económico de Europa, en vilo

La fractura entre el Reino Unido y la Unión Europea envió a cada parte por caminos desconocidos que ponen su futuro económico en vilo.

“La UE perderá su condición de mercado más grande del mundo en la próxima década, no por la falta de crecimiento económico per se; simplemente sucede que otros países lo han alcanzado”, considera UBS en un análisis sobre el futuro de Europa.

La crisis financiera que estalló en 2008, el bajo crecimiento, el desempleo y el descontento social alimentaron el sentimiento separatista en el Reino Unido. En otros países también cobran fuerza movimientos políticos euroescépticos, que ven la inmigración como un problema.

La primavera pasada, el 38 por ciento de la opinión pública de la UE ya citaba la inmigración como el problema más importante que enfrentaba, por encima del desempleo y la situación económica en general, señala UBS.

“Una de las grandes ventajas del proceso de integración era el libre flujo de personas, esto va a cambiar radicalmente el rostro de las profesiones, de la integración de los mercados laborales. Va a cambiar la forma de la productividad, el rol de los diferentes sectores de producción y competitividad. Habrá un endurecimiento de la política migratoria, de los controles fronterizos y de las profesiones”, advierte Adolfo Laborde, del Tecnológico de Monterrey.

El populismo es un gigante que crece en cámara lenta, advierte UBS. Para contenerlo, será necesario un mayor crecimiento económico acompañado de más integración. De lo contrario, el futuro de Europa será espinoso.

 También pueder leer: Brexit: la victoria de los Baby Boomers contra los Millennials.

Relacionadas

Comentarios