'; Alto Nivel
A Fondo

¿Quién ganó el debate de EU? 5 claves para entenderlo

Las expectativas para Hillary Clinton eran altas y durante la noche el consenso aplaudió su participación; sin embargo, Trump sigue siendo Trump y ha superado el análisis tradicional durante todo el proceso. ¿Qué sigue?

27-09-2016, 11:02:38 AM
¿Quién ganó el debate de EU? 5 claves para entenderlo
Santiago Betancourt

1. Racismo y Sexismo se llevan el debate

No son los principales temas que le interesan a los votantes en esta elección, antes están la economía y el terrorismo, pero cuando se le pidió a Donald Trump su postura ante un tweet suyo criticando la apariencia de Hillary Clinton y diciendo que por esa razón no tenía capacidad para ser presidente, quedó enfrascado en la imagen de un candidato misógino y no pudo dar una respuesta contundente.

En lugar de responder habló de la resistencia y fuerza de Hillary para enfrentarse a una crisis o aguantar todo su mandato. Clinton respondió diciendo que cuando “pueda viajar a 112 países, negociar un tratado de paz y un alto al fuego, la liberación de disidentes y la apertura de nuevas oportunidades, o incluso pasar más de 11 horas frente a un comité legislativo, puede hablar de resistencia”.

Trump también atacó a la ex Miss Universo, Alicia Machado, y a Patti Solis Doyle, ex directora de campaña de Clinton en 2008. Y su campaña estuvo hablando antes y después del debate de sacar a la luz los escándalos de las amantes de su esposo, el expresidente Bill Clinton.

2. Clinton se llevó el triunfo en el primer round

Las expectativas para Hillary Clinton eran altas y durante la noche el consenso aplaudió su participación, principalmente por no ceder ante los gritos de Trump. En el debate, que se concentró en tres temas principales: Dirección de Estados Unidos, Prosperidad y Seguridad, los candidatos hablaron de su visión y propuestas sobre empleos, industria y comercio exterior e impuestos.

La elección de Estados Unidos ha tenido un impacto muy particular en la moneda mexicana en las últimas semanas: cuando a Donald Trump le va bien en las encuestas, al peso le va mal. Durante el debate, el peso se recuperó alrededor de 40 centavos, dando pistas que, para el mercado, a Clinton le fue muy bien.

Faltan todavía tres debates y “es peligroso dar predicciones confiables de cómo el público va a reaccionar a un debate inmediatamente después de que terminó”, escribe Larry J. Sabato de la Universidad de Virginia. “Habrá que esperar hasta finales de esta semana para determinar plenamente el impacto”, cuando se publiquen nuevas encuestas nacionales. Hoy, el promedio de Real Clear Politics está en 46.7 Clinton vs 44.3 Trump.

3. Trump, sin unidad de mensajes

Hay dos mensajes que Trump maneja muy bien: “Make America Great Again” y “Law & Order”. El primero es su visión de país, el segundo, su visión de seguridad. Fuera de esos dos no hay claridad cuando habla. En el debate confundió la tasa de asesinatos de Nueva York con la de Chicago; en la sala de prensa, al terminar, su equipo de campaña salió a contradecir y/o a corregir lo que él había dicho en el escenario. Él mismo salió a decir y corregir cosas que no había dicho y a tuitear “temas de los que no se hablaron durante el debate”. Sin dejar de criticar a las encuestadoras y a todos aquellos que no le dieron el triunfo.

Por su parte, Clinton no pasó a la sala de prensa para evitar distraer lo que dijo en el escenario y dejó a su equipo respondiendo preguntas de los reporteros. Se fue directamente a agradecer a sus seguidores y voluntarios en un evento de campaña en Nueva York, y demostró una clara y unificada estrategia, dejar a Trump ser Trump

4. A Clinton le fue bien, pero Trump sigue siendo Trump

Durante este proceso electoral, Trump ha superado el análisis tradicional. Puede pararse en un escenario y decir que podría dispararle a alguien en la Quinta Avenida y no perdería un voto… y tener razón.

Su participación y los discursos negativos en la Convención Republicana en julio le sirvieron para superar a Clinton en las encuestas, e históricamente los debates no tienen un fuerte impacto en la contienda. Solamente 11% de los encuestados por NBC y el Wall Street Journal dicen que los debates los pueden persuadir para cambiar a su candidato. 

El discurso de Trump sobre reducir impuestos, atacar a México por el comercio exterior y promover la industria manufacturera americana le ayuda a mejorar su probabilidad en estados como Ohio, que necesitará para robarle un número importante de votos electorales a Clinton. Hoy, la probabilidad de llevarse ese estado está en 61%, en 15 días ha subido más de 10 puntos para Trump, y la tendencia va hacia arriba.

5. Va el turno de los vicepresidentes

Trump eligió a un popular republicano, de los estados industriales y con amplia experiencia legislativa para acompañarlo en su campaña. Mike Pence se ha mostrado como el sensato en el equipo de Trump, el que no grita, pero ataca, el que mantiene la calma, pero demuestra experiencia de gobierno. Pence se enfrentará a Tim Kaine, uno de los demócratas más populares de los últimos años el 4 de octubre

La elección de Tim Kaine complementa la candidatura de Clinton con elementos que ella no posee: es empático con la gente, cálido, humilde… y habla español. Kaine estaba en la lista de posibles vicepresidentes de Barack Obama en 2008 y le ha ayudado a Clinton a dar una imagen de cercanía.

Al día de hoy, Pence tiene un 35% de visión positiva entre los norteamericanos, contra un 31% de Kaine, de acuerdo a Real Clear Politics. 

Relacionadas

Comentarios