Estilo de VidaHistorias

Quebrada de Humahuaca: Cosmos de arcilla en Argentina

Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, esta zona es un hito pues marca la frontera entre Argentina con Bolivia y Chile.

31-03-2009, 4:00:00 PM
Quebrada de Humahuaca: Cosmos de arcilla en Argentina
Estilo Hoy

Este valle desértico, de 140 kilómetros de longitud y altitudes que van desde los dos mil 500 a los cuatro mil metros sobre el nivel del mar, se ubica en la provincia de Jujuy, a dos horas de vuelo de Buenos Aires.


Paleta abigarrada
En esta colorida zona, se encuentra el pueblo de Purmamarca. Las superficies de arcilla, mezcladas con diferentes metales y minerales, le dan esos matices espectaculares: amarillo si es azufre, verde si es cobre, rojos, morados y rosados si es hierro…


El pueblito, fundado en 1594, tiene casas coloniales hechas de adobe en callecitas de tierra o de piedra, y muros pintados de rosa con la tierra de las montañas. En la plaza central, algunos artesanos venden textiles de lana de oveja, llama y alpaca. La iglesia de Purmamarca data de 1648; es pequeña y maciza, simple y bella; está construida con gruesísimas paredes de adobe y madera de cardón, el cactus gigante que abunda en estas montañas.


Sabores del altiplano
Para degustar los sabores de la región te recomendamos El Quebradeño, un localito familiar que ofrece cazuela de cordero, cabrito asado, humita, tamal, empanadas de carne y de quesillo de cabra, pastel de choclo, picante de pollo y locro. Por cierto, si eres vegetariano y viajas por estas tierras sólo podrás comer la humita, que se hace con maíz dulce hervido, rallado, condimentado con pimiento morrón y cebolla picada, y el pastel de choclo (elote). La comida se acompaña siempre con un tinto, como es costumbre en esta región, productora de excelentes vinos. Y el primer trago siempre se vierte en la tierra, aunque sea la de una maceta, para la Pacha Mama (madre tierra).


Hacia el norte se dejan ver antiguas estaciones de tren y las vías son un excelente sendero para recorrer la quebrada con bicicletas de montaña.


Música y espíritus
En Tilcara, capital de la bohemia de la región, abundan las peñas folklóricas que de noche se convierten en escenarios espontáneos para músicos, al abrigo del vino y las empanadas de carne hasta el amanecer. Esta tradición musical merecería un capítulo aparte, pues allí confluyen la música andina (carnavalitos), el folklore norteño argentino (zamba, huayno) y las coplas, melodías indígenas, en español o quechua, que consisten en una letanía melancólica cantada con la voz llevada hasta el límite, a capela o con un tamborcito como único acompañamiento.


Más al norte, la parada es Humahuaca, un pueblito de calles empedradas e iglesia histórica del barroco andino. En los alrededores, los “ejércitos” de cardones son, según la leyenda, los espíritus de “los indios” que custodian los vestigios de sus antiguas ciudades.

Relacionadas

Comentarios