A FondoNegocios

Qué será de las empresas que le declararon la guerra a Trump

Varias empresas manifestaron su rechazo abierto en contra de la llegada de Donald Trump a la presidencia. Ahora que ha sido electo, ¿qué futuro les espera a sus negocios? Te contamos.

25-11-2016, 7:54:31 AM
Qué será de las empresas que le declararon la guerra a Trump
Darinka Rodríguez

Apenas había dado inicio a su campaña en junio de 2015, cuando Donald Trump lanzó uno de sus principales argumentos de campaña: México ya no es bienvenido en Estados Unidos.

“Cuando México envía a su gente, no están enviando lo mejor, están enviando gente que tiene muchos problemas, y están trayendo esos problemas con nosotros. Traen drogas. Traen delincuencia. Son violadores”, dijo en su discurso de arranque.

Sin embargo, no todos los mexicanos han ingresado ilegalmente por la frontera o han llevado consigo los problemas de su país sino todo lo contrario: invierten y hacen grandes intercambios comerciales. Son empresarios mexicanos que podrían tener grandes pérdidas si el presidente en funciones cumple sus promesas.

Impacto a sectores fundamentales

En agosto de este año, Juan Pablo del Valle, presidente de Mexichem, publicó una carta abierta donde desafiaba al entonces candidato y hacía un recuento de la relación entre ambos países.

“Si usted es electo presidente, espero que sea capaz de definir el liderazgo innovador que Estados Unidos necesita, y que nuestros tiempos demandan. Pero, considéreme escéptico al respecto”, decía el líder de Mexichem.

De acuerdo con un análisis de Grupo Financiero Interacciones, el sector industrial, al que pertenece Mexichem, será uno de los grandes perdedores luego de la toma de protesta de Trump.

“La terminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) implicaría la insolvencia de muchas empresas en EU y México, y los costos de trasladar la producción a EU (como ha planteado Trump) serían muy altos y de largo plazo, por lo que los principales afectados serían los consumidores, a quienes se trasladaría cualquier impuesto o incremento en costos”, menciona.

Empresas como Alpek, Nemak y el propio Mexichem que previamente sentó un precedente de guerra contra Trump, además de aquellas que cuenten con una deuda en dólares serían las más afectadas.

Áreas como infraestructura también se verían severamente afectadas. Cemex, una compañía en proceso de recuperación, tiene operaciones relevantes en el mercado americano que se vería afectada por volumen de ventas y tipo de cambio, aunque también podría aprovechar la situación.

“La empresa podría beneficiarse de la realización del plan de infraestructura propuesto por el candidato republicano, aunque sería una etapa temprana”, destaca el análisis de Interacciones.

Las inversiones hacia México también generan incertidumbre, pues que se apliquen mayores impuestos (de 35 por ciento, según la promesa de Trump) puede ser un freno a la llegada de recursos, no únicamente estadounidenses, mientras que la mano de obra sufriría el efecto colateral de estos daños, indica Abraham Vergara, coordinador de contaduría y gestión empresarial en la Universidad Iberoamericana.

“La incertidumbre en la situación económico-financiera no solamente tiene componentes externos, la desconfianza en la economía al interior de nuestro país se refleja en la toma de decisiones de empresarios y en la posibilidad de emprender, la poca confianza en la gestión de la actual administración, la creciente inseguridad y los altísimos niveles de corrupción no favorecen al entorno económico nacional”, advierte.

Esperanzas en el horizonte mexicano

Pese a los malos escenarios, la mayor parte de las empresas mexicanas poseen rasgos competitivos para sobrellevar y salir indemnes del “efecto Trump” en las empresas y economía mexicana.

Aunque varios analistas destacan que el sector automotriz sería uno de los más dañados, un análisis de Grupo Financiero Ve por Más, apunta que México se ha convertido en un importante hub regional para el sector automotriz con inversiones desde 2010 que suman alrededor de 30 mil millones de dólares, tanto en ampliaciones de capacidad como en nuevas plantas.

Grandes armadoras de EU como Ford, General Motors y Chrysler, además de las asiáticas Hyundai, Honda, Mazda y Toyota, además del sector automotriz de lujo como Mercedes-Benz, Audi y BMW, entre otras, lo confirman.

Relacionadas

Comentarios