HistoriasProtagonistas

¿Qué querían ser de niños los CEO de México?

5 CEO de empresas que operan en México le cuentan a Alto Nivel la profesión que querían cuando eran niños.

29-04-2016, 2:27:16 PM
¿Qué querían ser de niños los CEO de México?
Roberto Arteaga y Xóchitl Austria

Durante la niñez no existe un límite para imaginar. Ni el cielo, la velocidad, la red de una portería de futbol soccer o el jugador más fuerte con el ovoide bajo el brazo representan una limitante para detener el sueño de un niño.

Los hombres de negocio, que en la actualidad dirigen las grandes empresas en México, también soñaron un día con ser astronautas, futbolistas o pilotos de carrera y hoy utilizan su imaginación del pasado para beneficiar a sus corporativos.

Directores generales de firmas como Google, La Costeña, Gulf, Hidrosina, Estafeta y Devlyn le revelan a Alto Nivel la profesión con la que soñaron cuando eran niños.

El astronauta del ciberespacio que navega desde Google

Cuando eres niño no hay límite para imaginar y cruzar el cielo es sólo una parte del trayecto para conquistar todo el espacio exterior. Con un casco y una nave imaginaria, Lino Cattaruzzi navegaba el universo durante su infancia.

“De niño quería ser astronauta, me apasiona la posibilidad de ser parte de proyectos que tengan el potencial de cambiar el mundo y lo redefinan. Ahora sigo con esa misma pasión, soy parte de una compañía que apunta a la luna con proyectos que transforman la vida de las personas a gran escala. Es un viaje que disfruto todos los días”, dice el director general de Google México.

En abril de 2014, el ejecutivo argentino asumió la dirección general de Google México y el año pasado apagó las velitas del cumpleaños número 10 en el país  del famoso buscador. Hoy, Cattaruzzi se ajusta el cinturón para lanzarse a  la conquista de internet e impulsar el comercio electrónico.

El goleador de La Costeña

Cuando era niño nunca imaginó trabajar en una empresa ni mucho menos dirigirla. Rafael Celorio Otero sólo tenía en la mente ser futbolista profesional. Al final, reconoció que sus virtudes con el balón no eran suficientes para meter goles en las canchas profesionales, pero sí en los negocios. Hoy, Celorio es director general de La Costeña y ha llenado los 5 continentes con millones de latas de chiles en vinagre y conservas.

“Soy originario de la Ciudad de México y de niño soñaba con ser jugador de futbol… De niño tuve una infancia feliz, con mi familia, la cual se integraba por 4 hermanos y una hermana”, confiesa el directivo.

El piloto de Gulf

Hoy, Sergio de la Vega, director general de Gulf en México, sueña con hacer historia al convertirse en el primer jugador extranjero en el mercado mexicano de las gasolineras. Sin embargo, los sueños de la infancia que tuvo en el pasado sólo le permitían imaginarse corriendo un automóvil por las pistas de carreras.

 “Yo soy amante de los coches antiguos  y quería ser piloto de autos (…) desde chiquito coleccionaba coches”, confiesa el directivo.

Este licenciado en Actuaría y Matemáticas Aplicadas no olvida su pasión y su sueño se mantiene a pesar de sus ocupaciones actuales.  “Nunca ha cambiado mi pasión y sigue siendo mi gran ilusión”.

El mariscal de campo de Hidrosina

Hidrosina es una de las cadenas gasolineras más grandes del país, se prepara para recibir las competencia de nuevos jugadores nacionales e internacionales en la venta de combustible. Paul Karam, director general de la empresa, y se encuentra en la línea de golpeo, como cuando era niño.

“Yo quería ser jugador de futbol americano. Era mi sueño y no salía de ahí. Hasta los 18 años trabajaba, estudiaba y me iba a jugar futbol, pero me desagarré el cuello y dejé de jugar”, dice Karam.

Hoy, Paul tiene las carreras de Publicidad y mercadotecnia, y Administración de Empresas que le permitirán ganar y defender yardas en el mercado de gasolineras.

El hombre que se miraba como policía o futbolista

Michael Devlyn, director general de Ópticas Devlyn, sabía desde pequeño que estaría participando al interior de la firma fundada por su familia, pero también tenía otros anhelos.

“De niño quise ser futbolista, policía o una cosa así. Pero yo me formé como abogado e hice una maestría en Administración en Suiza”, dice Michael.

Desde mayo pasado, el miembro de la tercera generación de la familia Devlyn lleva a cabo un proceso de renovación y crecimiento de la firma. Este año, el ejecutivo celebra los 80 años de vida de la cadena de ópticas.

Un campeón de remo

Ingo Babrikowski, director de Estafeta Mexicana, corría y jugaba por los campos de Hamburgo, Alemania, cuando era niño. El sueño pueril de Ingo era ser parte de un equipo de remo, un deporte que practicó durante la preparatoria su carrera universitaria.

“Yo quería ser un campeón alemán en remo, pero no lo logré, ya que llegué al remo muy grande, cuando tenía 16 años, mientras que los demás remaban desde los 10 años”, dice el directivo.

Estafeta es una de las empresas de mensajería que en la actualidad busca incrementar sus ventas a través de servir a la pequeñas y medianas empresas mexicanas.

Relacionadas

Comentarios