'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿Qué hay detrás de la nueva cara de Televisa y TV Azteca?

El nuevo rostro de las dos grandes televisoras no sólo obedece a una reconquista de audiencias, sino a un intento por remontar el negocio de la televisión y subirse a la era digital.

07-09-2016, 8:28:07 AM
¿Qué hay detrás de la nueva cara de Televisa y TV Azteca?
Darinka Rodríguez

El conocimiento popular dicta que nada cambia si no se empieza por el interior. Esto es algo que buscan entender Televisa y TV Azteca ante la disminución de audiencias en televisión abierta y la llegada de nuevos competidores en plataformas de streaming como Netflix y Claro Video.

En semanas pasadas, ambas televisoras presentaron nuevas barras de programación así como cambios en la manera en que comparten sus contenidos.

Televisa renovó la imagen del Canal 2 “Las Estrellas”, principalmente en la barra de noticieros poniendo al frente a Denise Maerker en el espacio de la noche y un nuevo programa de entretenimiento a cargo de Arath de la Torre en “Esta Noche”. De acuerdo con HR Ratings Media, el noticiero de las 10 de la noche tuvo una audiencia estreno de 1.6 millones de personas mientras que Arath de la Torre contó con 1.8 millones de espectadores al momento de su estreno.

Por su parte, TV Azteca inició la campaña “La Televisión Abierta es más fuerte que nunca” e inauguró un nuevo espacio de entretenimiento llamado “Después de todo” a cargo de Javier Risco. Sobre esta videocampaña, el área de comunicación de Netflix contactó al equipo de Alto Nivel para precisar que los datos utilizados en el video de TV Azteca son incorrectos, aunque no especificó a cuáles se refiere.

¿Un intento desesperado?

Es un hecho que las personas ven menos televisión abierta en México. De acuerdo con el informe a 2015 del Instituto Federal de Telecomunicaciones, la audiencia cayó 18 por ciento respecto a finales de 2014, mientras que la televisión de paga ganó 14 por ciento de las miradas.

Además, según el Entertainment and Media Outlook México 2015-2019 de la consultora PwC, el aumento de la competencia en los servicios de televisión de paga reducirá el ingreso por publicidad de televisión abierta a 82.4 por ciento del ingreso total en 2016, comparado con 86.8 por ciento en 2014.

Gabriel Sosa Plata, experto en telecomunicaciones y radiodifusión comenta que los cambios en programación y contenidos responden a varias lógicas: mantener el interés de sus audiencias en sus contenidos, atraer al público “perdido” que se han refugiado en internet (Youtube, Netflix y otros), abaratar costos y producir para otras plataformas.

“En el caso de los noticiarios, hay también otra lógica: recuperar la credibilidad perdida frente a lo que ganaron los medios digitales. La televisión sigue siendo muy fuerte, pero las televisoras debían y deben moverse con rapidez porque sobre todo en las grandes urbes están perdiendo relevancia social y política”, dice.

Para Jesús Romo, director de la consultora Telconomía, la televisión sigue atrayendo una buena cantidad de presupuesto publicitario, pero la llegada de un nuevo participante a cargo de Grupo Imagen también presiona a ambas televisoras.

“La TV estará viendo varios puntos de presión en México como el nuevo entrante, la adopción de televisión de paga y de plataformas sobre internet, aunque en menor medida porque no son programación lineal”, comenta.

¿Sigue siendo la reina?

Aunque ya hay síntomas a la baja por los cambios en la forma de consumir contenidos, la televisión abierta sigue siendo la reina. Según la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales 2015 del IFT, 60 por ciento de los hogares dependen de la señal abierta, mientras que 8 de cada 10 encuestados señalaron ver canales abiertos, siendo “Las Estrellas” el canal más visto.

Adicionalmente, quienes cuentan con televisión de paga siguen viendo los canales de televisión abierta: 65 por ciento lo hace para ver “Las Estrellas” y 45 por ciento acostumbra ver el Canal 13 de TV Azteca.

“Televisa y TV Azteca están enfocando sus contenidos a jóvenes, que quieren más actualidad y no la clásica telenovela, ya sean de paga o gratuitos como los de YouTube y se están moviendo en la misma dirección, es una estrategia muy válida” dice Gonzalo Rojón, analista de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Según el IFT, Youtube es la principal plataforma que utilizan quienes consumen contenidos en internet y en segundo lugar está Netflix, el cual tiene mayor penetración en la zonas urbanas respecto de las rurales  a razón de 22 contra 9 por ciento.

La fórmula del “refrito”

Sin embargo, no todo es nuevo en su programación. Tanto “Esta Noche” como “Después de Todo” son fórmulas replicadas de programas de entretenimiento en Estados Unidos o de plataformas de internet. Este intento de renovación ha sido criticado por usuarios de redes sociales.

“Es una estrategia válida, se vale replicar lo que hacen en otros lados y se hace en todos lados, por ejemplo la serie ‘Metástasis’ que en Colombia replicó la serie ‘Breaking Bad’. Si se ve que los contenidos están funcionando y no los puedes pagar, se pagan derechos y se producen aunque a la larga no quiere decir que tengan éxito”, comenta Rojón.

Sin embargo, Televisa y TV Azteca no son los únicos que han cambiado su programación. En Estados Unidos, Univisión también han modificado su producción audiovisual ante el cambio demográfico de la audiencia hispana en aquél país, pues las nuevas generaciones ya nacieron del otro lado de la frontera y muestran menos interés por programas tradicionales como telenovelas.

De acuerdo con Nielsen, la audiencia promedio en horario estelar de la cadena en español (donde se transmiten telenovelas) ha caído de 3.7 millones de televidentes hace cinco años a dos millones para mediados de 2016.

Televisa y Univisión mantienen un contrato de intercambio de contenidos con un valor de 300 millones de dólares al año, por lo que los cambios podrían suponer también pérdidas.

Según los expertos, los impactos tras los cambios aplicados por ambas televisoras sólo serán medibles en el mediano plazo y conocer si la televisión sigue siendo la reina de los contenidos de televisión o es desplazada por las nuevas plataformas de streaming.

Relacionadas

Comentarios