Estilo de VidaHistorias

Puerto Peñasco, un destino joven

Esta playa fue alguna vez llamada “el acuario del mundo” por su rica biodiversidad marina y terrestre.

18-01-2009, 5:00:00 PM
Puerto Peñasco, un destino joven
Estilo Hoy

Hace algunos años Puerto Peñasco carecía de infraestructura para ser algo más que un destino de fin de semana, pero poco a poco comenzaron a surgir hoteles, condominios y campos de golf, a lo largo de esta costa. Cerca del 90% de los turistas que llegan a Puerto Peñasco proviene de Estados Unidos pues es la playa más cercana a Phoenix, el resto viene de California y Nuevo México. Las autoridades de turismo desean ver crecer el turismo nacional y que el destino se identifique por el nombre en español, más que por su apelativo gringo, Rocky Point.


El acuario del mundo
El poblado se ubica justo en el rincón que forman el estado de Sonora y la península de Baja California en el Mar de Cortés, al cual el legendario oceanógrafo Jacques Cousteau se refirió una vez como “el acuario del mundo” por su rica biodiversidad marina y terrestre.


En un día despejado, se pueden observar ballenas y delfines, desde el restaurante The Reef, que se encuentra a la orilla de la playa. Aquí la diferencia entre la marea alta y la baja es impresionante.


A pesar del crecimiento del turismo, todavía hay una flota pesquera activa en este poblado de aproximadamente 150 mil habitantes, y la marina está llena de barcos camaroneros ligeramente herrumbrosos.


En el viejo puerto, el malecón es una combinación de restaurantes de mariscos ubicados en coloridas palapas, tienditas de recuerdos y una serie de hoteles pequeños. Aquí, lejos de los grandes desarrollos, se nota más el espíritu del pueblo pesquero que alguna vez fue.


Con la vista en el futuro
“En los próximos cinco años este lugar va a despegar.”, afirma Andrew Gilchrist, gerente del campo de golf del Mayan Palace. “Estoy seguro de que en unos cuantos años este campo de golf estará entre los primeros diez de México”.


Además de la playa, un viaje en un pequeño aeroplano permite apreciar cuánto desierto hay en este paisaje. Kilómetros y kilómetros de dunas de arena apenas salpicadas de verdor hacen que actividades como montar en cuatrimoto sean muy populares.


Desde el aire, se alcanzan a ver extraños y oscuros paisajes que recuerda al de la luna, cubierto de promontorios y cráteres. El piloto explica que la Reserva de la Biosfera El Pinacate –donde se puede hacer senderismo y acampar- contiene unos 200 volcanes, y los picos y cráteres que semejan el paisaje lunar se formaron con la lava de las erupciones volcánicas. De hecho, el paisaje se parece tanto al de la laguna que en los años setenta la NASA usó para capacitar a sus astronautas en el alunizaje. Otra de las historias curiosas de Puerto Peñasco.


 

Relacionadas

Comentarios