Estilo de VidaHistorias

El producto de lujo que une a las economías de México y Cuba

Solo tres ciudades de México registran ventas de cuatro millones de habanos de Cuba al año, un producto que impulsa el turismo y la economía de la isla.

15-03-2017, 10:42:22 AM

Cuba, tierra de pocos lujos, no le niega al mundo compartir uno de sus tesoros más preciados: el habano.

De acuerdo con la BBC, Cuba produce el 80% del mercado Premium mundial de cigarros, una cifra que resume la que es, probablemente, la industria más fuerte de la isla.

Andrea Figueroa, responsable de marketing de Importadora y Exportadora de Puros y Tabaco en México (IEPT), asegura que el consumo de este producto se ha establecido y crece considerablemente en el país.

“En lugares como Guadalajara, Monterrey, Querétaro o Puebla, donde había poco consumo, ahora se trata de sedes a las que llegan cada vez más marcas”, cuenta Figueroa.

Sin embargo, siguen siendo los centros vacacionales –Los Cabos, Cancún y Cozumel—los que lideran el mercado en el país, el cual registra ventas que van de los 3 a 4 millones de unidades por año.

En los puros cubanos, los que mayor preferencia tienen en el país –por encima de sus símiles dominicanos, hondureños o nicaragüenses—se fuma un pedacito de Cuba.

Resulta que la exclusividad del producto de la isla, y lo que lo hace tan particular, es la combinación de elementos climáticos, de la tierra y humedad en donde se siembran, cualidades únicas que se conjugan con la hechura a mano.

“El habano es un elemento icónico de la cultura cubana. Entre los productos que se producen y exportan de la isla, encontramos la caña de azúcar, el ron, el café y el tabaco.

“Este último es el más representativo de la historia y la cultura del país, por lo que engancha de inmediato y es común que el consumidor busque conocer un poco más, sobre cómo se produce, cómo se consume en Cuba y cuántos tipos distintos hay”, explica Figueroa.

De ahí que las fotos de Castro, del Ché, de Hemingway e incluso de Maradona, acompañados de un buen habano, sean tan íntimamente cubanas, o que el mismo Cristóbal Colón haya quedado tan fascinado con el tabaco de la tierra caribeña que se identifica como su primer exportador.

La cultura creciente del habano en México, encabezada por las marcas Montecristo, Romeo y Julieta, y Cohiba (en ese orden de preferencia) es también una muestra de la buena relación comercial que existe entre ambos países, dice Figueroa.

“Desde el punto de vista de la presencia de Habanos en México, siempre ha sido una buena relación, de apoyo de parte de la Embajada a los procesos de distribución y comerciales. Es una relación de cooperación y crecimiento”, amplía.

La especialista explica que la isla se abre cada vez más al comercio mundial y el turismo de la región crece a pasos agigantados.

El sitio Cuba Debate informaba en diciembre que, durante 2016, la isla había roto por fin la cifra de 4 millones de visitantes, mientras que enero registraba un alza de 15%.

“En el proceso de evolución que vive Cuba, el turismo es la piedra angular del crecimiento económico, mientras que productos como el habano, que representan la cultura, el romanticismo y la forma de vida cubana es lo que involucra a las personas con la isla”, finaliza Figueroa.

Relacionadas

Comentarios