HistoriasNegocios

¿Por qué suben (y seguirán subiendo) la gasolina y la luz?

Los aumentos en los precios internacionales son la principal causa del alza de estos energéticos en México. Lo peor es que no habrá un descenso en los costos pronto porque el gobierno necesita recaudar más impuestos.

04-07-2016, 9:46:19 PM
¿Por qué suben (y seguirán subiendo) la gasolina y la luz?
Francisco Muciño

El mes de julio comenzó con nuevos aumentos en los precios finales de la gasolina y en las tarifas de la energía eléctrica. Estos incrementos se deben a que los precios de referencia y de importaciones en estos combustibles a nivel internacional aumentaron.

En abril, el precio de la gasolina Magna tenía un costo de 13.16 pesos por litro, ahora, en julio, costará 13.40. Mientras, la Premium pasó de 13.95 a 14.37 por litro.

Los aumentos en los precios de referencia son el principal causante de los incrementos, pero la razón por la que no podrá bajar el precio de las gasolinas es por el componente de los impuestos, ya que constituyen entre el 30 y 35 por ciento del precio final al consumidor, explica Ramses Pech, analista de Caraiva y Asociados.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) utiliza cuatro tipos de combustibles para producir electricidad: carbón, combustóleo, gas natural y diesel. El incremento de los precios de estos commodities, en especial del gas natural, y la dependencia de México en su importación aumentan los precios finales y tampoco se prevé que esta tendencia se revierta en este año.

 

¿Por qué subió la luz?

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) dijo que en julio aumentarán las tarifas de consumo. Para uso industrial, el incremento será entre 2.0 y 5.0 por ciento; para el sector comercial, entre 5.0 y 7.0 por ciento, y de uso doméstico de alto consumo, de 6.8 por ciento.

También pueder leer: Estos son los aumentos a las tarifas eléctricas en julio.

La empresa estatal recalcó que no subirán las tarifas de uso doméstico de bajo consumo. No obstante, el sector industrial es el mayor consumidor de energía eléctrica, ya que ocupa el 60 por ciento del total que se produce en el país, según datos de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

El gas natural es el principal energético que usa la CFE para producir electricidad. En marzo de este año, empleó poco más de 3.0 millones de metros cúbicos de gas natural, según datos de la Secretaría de Energía (Sener).

La CFE dijo en un comunicado que el precio del gas natural que le compra a Pemex aumentó 18 por ciento en junio, mientras que el combustóleo subió 8.4 por ciento.

Agosto y septiembre son los meses en los que más demanda de energía eléctrica se registra en el país, por lo que las tarifas pueden aumentar en la medida que la empresa estatal use más gas natural de Pemex.

La demanda total de gas natural de México alcanzará 8.3 mil millones de pies cúbicos diarios en septiembre de 2016, un 5 por ciento más que en el 2015, estima la firma de análisis S&P Global Platts en un reporte.

El gas natural importado de Estados Unidos tuvo también incrementos en su precio, pero menores al que se produce a nivel nacional. Sin embargo, aún no existe la suficiente infraestructura para traer más combustible al país desde el vecino del Norte.

“La demanda mexicana de gas natural de Estados Unidos no acaba de despegar debido a las dificultades de su red interna de gasoductos, lo que dificulta que el gas se traslade desde las regiones productoras a los mercados donde existe demanda”, agrega Global Platts.

 

¿Y por qué subió la gasolina?

En este año, el costo de la gasolina en México está determinado por los precios de referencia de Estados Unidos, el margen de venta, el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) y a otros conceptos fijados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El precio de los combustibles también está fijado por una banda de flotación, en la que la Magna no debería costar menos de 13.16 pesos ni más de 13.98 y la Premium debería fluctuar entre 13.95 y 14.81 pesos.

Pero, a medida que los precios internacionales del petróleo crudo se estabilizan alrededor de los 50 dólares por barril, los precios de referencia de la gasolina en la costa del golfo de Estados Unidos también aumentan, lo que impacta en el costo en México.

Finamex Casa de Bolsa estima en un análisis que los precios de las gasolinas llegarán al límite de la banda de fluctuación en agosto.

Pero los precios de referencia no son el mayor componente para fijar el precio en México, sino los impuestos que cobra el gobierno por este producto, recursos que el gobierno necesita para hacer frente a sus compromisos de gasto. La Secretaría de Hacienda fijó una cuota de IEPS de 4.16 pesos por litro para la Magna, 3.52 pesos para la Premium y 4.58 pesos en el diesel.

De enero a mayo de este año, Hacienda ha recaudado más de 116,000 millones de pesos por el IEPS a gasolinas, 17.6 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado.

La única forma en que pudiera bajar la gasolina sería que el gobierno redujera el impuesto que cobra, pero debido a los últimos recortes al gasto del gobierno federal, es poco factible que prescinda de esta fuente de ingresos. El IEPS a gasolinas y diesel representa hasta ahora el 8 por ciento de los ingresos no petroleros.

Con los precios actuales, la recaudación del IEPS a estos combustibles podría cerrar el año entre 200,000 a 240,000 millones de pesos, estima Ramses Pech, de Caraiva y Asociados.

“No podemos controlar los precios internacionales porque estamos dentro de un mercado global. Lo que sí podemos controlar son los impuestos”, comenta Ramses Pech, lo cual, agrega, no es inviable, pues si se redujeran los impuestos a la gasolina, la pérdida de ingresos para el gobierno se compensaría en un mayor volumen de consumo de la población, lo que redundaría en más movilidad en beneficio del consumo y de la economía. ¿Tomará esta decisión el gobierno? 

Relacionadas

Comentarios