A Fondo

El abstencionismo ‘triunfa’ en las elecciones de la CDMX

Desinterés y falta de claridad fueron los responsables de la baja participación ciudadana en las elecciones a la Asamblea Constituyente este 5 de junio, el cual fue menor al 30 por ciento.

05-06-2016, 10:23:08 PM
El abstencionismo ‘triunfa’ en las elecciones de la CDMX
Darinka Rodríguez

La Ciudad de México decidió en la elección a la Asamblea Constituyente y eligió no votar. De acuerdo con datos del Programa de Resultados Preliminares Electorales (PREP), sólo 28 por ciento del padrón electoral salió este domingo 5 de junio a elegir a los representantes que participarán en la redacción de la primera Constitución de la capital. 

Esto contrasta con resultados de otras elecciones como la de 2015 donde 43.49 por ciento de la población salió a votar en las elecciones intermedias de acuerdo con datos del Instituto Nacional Electoral (INE). Este resultado no ha sido el más bajo en materia de votación, pues en 1999 se registró 9.5 por ciento de participación en elección para miembros de asamblea vecinal.

La falta de una estrategia adecuada por parte de las autoridades electorales federales y locales, así como un mensaje equívoco por parte de los partidos políticos son las razones de esta mínima participación ciudadana a la elección de la Asamblea Constituyente, indican analistas consultados por Alto Nivel.

Para Gustavo López Montiel, experto en Ciencia Política del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, nadie pudo decirle a los habitantes de la capital de qué serviría salir a votar o para qué sirve una Constitución.

“A los capitalinos no les interesó la Constitución, es un tema que se ubicó desde un inicio en la balanza política y del Jefe de Gobierno como parte de su campaña, pero no es una demanda de la ciudadanía porque no se le ve sentido”, indica en entrevista.

Te recomendamos: Ellos son quienes escribirán la Constitución de la CDMX

Desinterés y juego político, responsables del desencanto

Fernando Dworak, analista experto en temas legislativos indica que hay un antecedente muy antiguo de la Reforma Política que fue aprobada el año pasado, pero que se viene ‘cocinando’ desde que se presentó la primera propuesta en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en 2001.

“Fue una pésima comunicación por parte de los partidos, el PRD quiso presentar este voto como un triunfo simbólico, pues estuvieron luchando tantos años por la culminación de la Reforma Política que creyeron que este sería el triunfo: les salió el tiro por la culata”, destaca. 

De acuerdo con una encuesta previa a la elección realizada por Parametría, más de 39 por ciento de los consultados estaba en desacuerdo con la conformación del Constituyente, en el sentido en que 40 de los integrantes sería designado por ambas cámaras legislativas, el presidente y el jefe de gobierno de la ciudad.

También puedes leer: ¿Qué se juega en la Constitución de la CDMX?

Costo de la elección vs efectividad 

Dado el nivel de participación registrado en esta elección, los analistas señalan que hubo un fuerte despilfarro de recursos designados a esta elección en la Ciudad de México.

“Se imprimieron boletas para todos aunque al final se usaron menos de la mitad, al final el tribunal dejó entrar a otros candidatos independientes por juicios, se realizó un doble gasto por reimpresión de boletas, sin contar el gasto en spots y lo designado a cada uno de los partidos”, precisa López Montiel.

El INE dio a conocer que para esta elección se imprimieron un total de 8 millones 266 mil 931 boletas con un costo de 1.51 pesos para cada una de ellas. El costo total de la elección al Constituyente entre prerrogativas y espacios en medios de comunicación fue de 90 millones de pesos, según lo dio a conocer el INE.

“Es una derrota ciudadana no sólo por los partidos políticos, sino porque se esperaba que los ciudadanos exigieran y cuestionara los partidos, pero fueron campañas pobres que no tenían nada que ver con la redacción de una constitución”, menciona Dworak.

Ambos analistas coinciden en que esta elección fue un desperdicio de recursos públicos pues no se logró fomentar la participación de los habitantes de la Ciudad de México aunque se determinarán nuevos paradigmas legales al momento de redactar la Constitución.

Te recomendamos leer nuestro micrositio: Elecciones 2016: Comienza la batalla presidencial

Relacionadas

Comentarios