Blogs + OpiniónManagement

¿Por qué siempre culpas a alguien más? Toma las riendas de tu vida

¿Crees que tienes más potencial del que demuestras cotidianamente? Deja atrás los pretextos y la frustración y atiende las causas que ayudarán a liberar tu verdadero esfuerzo. Te decimos cómo hacerlo.

09-08-2017, 5:41:08 PM
riendas de tu vida

Me gustaría iniciar con hacerte algunas preguntas: ¿Crees que tienes más potencial del que demuestras cotidianamente? ¿No te pasa que siendo un estudiante no estás teniendo las calificaciones que tú sabes que podrías obtener?, ¿No te ha pasado, si eres trabajador, un profesional que colabora en una empresa, que sientes que tu desempeño no es lo suficientemente bueno como para que te consideren en un ascenso? O, como padre de familia, ¿no te ha pasado que sientes que podrías ser un mejor papá o una mejor mamá con tus hijos? … ¿Te identificas con alguna de ellas?

Lo que sucede es que muchas veces cuando las cosas no salen bien y cuando no estamos logrando los resultados que deberíamos de lograr nos llenamos de frustración, tendemos normalmente a culpar al entorno o a culpar a nuestro jefe, culpar al maestro; inclusive, podemos llegar a culpar a nuestros hijos de que no estemos dando un buen resultado.

Déjame decirte que desde hace muchos años hay investigaciones muy serias, investigaciones de carácter científico que, básicamente, han tratado de encontrar por qué algunas personas sí logran grandes resultados mientras que otras van avanzando muy lentamente, inclusive algunas se quedan estancadas en su propio desarrollo personal.

A continuación, te voy a compartir el método que te va a dar elementos básicos que te van a ayudar a “liberar tu potencial”.

El primer paso se llama EJECUCIÓN, lo primero que hace la diferencia entre una persona que da buenos resultados Vs una persona que no da resultados, es su nivel y calidad de ejecución.

Imagina que llegas a una nueva empresa y que todavía no estás familiarizado con todos sus procesos, no conoces bien a tus compañeros de trabajo, no te han establecido todavía bien tus objetivos de desempeño y tampoco sabes qué le gusta y qué no le gusta a tu nuevo jefe, y mucho menos sabes cuál es su estilo de liderazgo; obviamente estás muy lejos de entender lo que tus clientes internos y externos necesitan.

Fíjate cómo vas a tener compañeros que cuando llegan a este entorno nuevo están ahí sentaditos esperando a que alguien llegue a darles instrucciones, con la bandera de “yo estoy aquí para obedecer”; dime qué es lo que tengo que hacer y yo haré lo que tú me indiques. Estas personas son incapaces de tomar la iniciativa.

También vas a notar que hay algunos compañeros que aunque saben muy poco, con lo poco que saben, con lo poco que intuyen, hasta con lo poco que “olfatean”, empiezan a hacer cosas, en palabras más concretas, son el tipo de personas que hacen que las cosas sucedan, ya que tienen muy bien desarrollado su nivel de liderazgo personal.

Nuestra naturaleza básica consiste en actuar, no en que se actúe sobre nosotros, lo que te permite elegir tus respuestas frente a circunstancias particulares, y, además, te da poder para crear contextos que te favorezcan.

Y el segundo paso a seguir para liberar tu potencial es tener bien definida tu VISIÓN. Todas las investigaciones demuestran que un elemento fundamental para tener toda la carga emocional, toda la energía, y todo el ímpetu que se necesita para liberar nuestro potencial, está directamente vinculado con la visión que tenemos y con aquello que queremos lograr.

Piensa en la gente que admiras, en el plano artístico, en el plano deportivo, en el plano ejecutivo, o la gente que ha hechos grandes cambios en la humanidad, como Martin Luther King o como Gandhi, el común denominador de esas personas es que tenían una visión totalmente clara y determinada, de qué querían lograr y por qué lo querían lograr; se trata de dos preguntas fundamentales que tenemos que completar cuando estamos definiendo una visión.

El otro elemento interesante de las visiones es que no son un proceso de inspiración, más bien son una consecuencia de haber trabajado continuamente en algo y así empezar a construir una visión … ¿Qué esperas?

El autor es Director General de Leadex Solutions

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel. 

Relacionadas

Comentarios