NegociosPara Entender

Por qué Pemex será el único ganador del ‘gasolinazo’

Aun cuando pareciera que el gobierno es quien gana con el aumento de los precios de petróleo, la empresa petrolera obtendrá un beneficio al ofrecer parte de su infraestructura a inversionistas privados para el abastecimiento del combustible.

17-02-2017, 6:30:47 AM
Pemex / Reuters.
Reuters.

El único ganador del ‘gasolinazo’ hasta ahora parecía ser el gobierno federal por la recaudación que tendrá por los impuestos. Pero con la ‘pausa’ que hizo a los aumentos hay otro beneficiado que tiene nombre y apellido: Petróleos Mexicanos.

El aumento de hasta 20% en el precio de las gasolinas y el combustible buscaba dar 284,00 millones de pesos al gobierno. Sin embargo, desde el primer día en que entró en vigor la medida, encendió las reacciones en el país.

El ‘gasolinazo’ dejó un costo político muy alto, en especial para el presidente Enrique Peña Nieto, quien en la actualidad, lidia con una aprobación de sólo 12 por ciento, el peor nivel para un mandatario en décadas, no sólo en México, también en comparación con otros jefes de Estado a nivel mundial, de acuerdo con la más reciente encuesta de Grupo Reforma.

Recomendamos: ‘Gasolinazo’ derrumba popularidad de EPN

Pemex, que hace un año se encontraba en un momento crítico en el que recibió ayuda extraordinaria del gobierno para seguir operando y pagar a sus proveedores, puede aprovechar la apertura del mercado de gasolinas en el país para rentar a los privados su capacidad para almacenar combustible y se reducirá su presión por ser el principal proveedor de gasolinas en México.

El 18 de febrero será una fecha clave para la Empresa Productiva del Estado. A partir de ese día, y hasta el 10 de marzo’, la petrolera podrá ofrecer parte de su infraestructura a inversionistas privados, con la finalidad de que puedan abastecer al país del combustible.

La temporada abierta, como se le conoce de manera formal, consistirá en un procedimiento de subasta en donde cualquier participante podrá contender por la capacidad que requiera. Esto es parte del proceso de apertura del mercado de combustibles en el país, que comenzó este año.

Aunque su infraestructura es deficiente, Pemex tuvo el monopolio de combustibles por décadas y es, hasta ahora, la única opción para quienes quieran almacenar la gasolina que venderán.

Pemex Logísitca tiene 80 terminales terrestres y marítimas de almacenamiento en el país con una capacidad de almacenamiento de poco más de 30 millones de barriles, según datos de la compañía. Pemex le rentará a los privados la capacidad que no use.

Además, cuenta con los servicios de pipas para transportar el combustible, aunque es más caro este medio de transporte que los poliductos, cuya infraestructura está poco desarrollada en el país.

El procedimiento de temporada abierta, aprobado en noviembre del año pasado por la CRE, permitirá “construir un mercado más eficiente de gasolinas y diésel, al dar certidumbre a importadores y comercializadores, así como al resto de los participantes dentro de la cadena logística”, detalla la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en un comunicado.

Para Alejandro Limón, investigador del sector energético del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), este proceso dará un respiro a las finanzas de la petrolera, tras años de padecer problemas de liquidez y solvencia.

“El costo político del ‘gasolinazo’ para el gobierno fue mucho mayor que el económico. Pero, para Pemex comienza un periodo positivo en el que podrá obtener recursos, aunque es prematuro saber por cuánto”, asegura en entrevista el especialista.

Un tanque de oxígeno

El ‘gasolinazo’ le ayudará al gobierno a “dejar de ser el salvavidas” de la petrolera, pues durante décadas ha aportado ingresos asociados a las aportaciones patrimoniales a la empresa y el año pasado le inyectó liquidez gracias a un ingreso extraordinario que recibió del remanente de operación del Banco de México, explica Limón.

2016 fue uno de los peores años en la historia de la empresa dirigida por José Antonio González Anaya.

De enero a noviembre, la producción de crudo cayó 4.0 por ciento, respecto al cierre de 2015, a 2.1 millones de barriles diarios, de acuerdo con datos de Pemex Exploración y Producción (PEP).

En el caso de la gasolina, la Empresa Productiva del Estado (EPE) tocó niveles mínimos en su producción. Durante los primeros 11 meses del año, se produjeron 332.9 miles de barriles diarios, equivalentes a una disminución de 12.7 por ciento en contraste con el mismo periodo de 2015.

Por otra parte, la producción de gasolina tocó niveles históricos a la baja, ya que de enero a noviembre de 2016 se produjeron 332.9 miles de barriles diarios, lo que representa una caída de 12.7% respecto del mismo periodo del año 2015, cuando se obtuvieron 381.4 miles de barriles.

Mientras que sus pérdidas acumuladas han elevado su deuda a casi 100,000 millones de dólares. A todo esto se le suma el robo de combustible, que representa una pérdida de 21,000 millones de pesos, según estima el analista del CIEP, aunque aclara que es un cálculo conservador.

Recomendamos: El error del gobierno que derivó en el ‘gasolinazo’ de 2017

La primera etapa de la Temporada Abierta permitirá a la empresa, a través de su subsidiaria Pemex Logística, ofrecer su capacidad en el norte del país para continuar gradualmente en el resto del país, hasta cubrir su totalidad antes de finalizar 2017.

(Si deseas consultar cómo se realizará el proceso completo, da click aquí).

Alejandro Limón explica que la apertura del mercado de las gasolinas es “un arma de doble filo”. Por un lado, ve positiva la llegada de inversiones en proyectos de importación, logística y venta al público de gasolinas y diésel en beneficio de los consumidores.

Pero, al menos durante este año, los mexicanos serán quienes absorberán este impacto en sus bolsillos y no sólo al llenar el tanque de su automóvil.

“El gobierno está buscando por diferentes lugares ingresos importantes que le permitan amortiguar la caída de sus finanzas. El fin es recaudatorio, aunque se ha tratado de vender como un impuesto verde, pero el que sufre al final es el consumidor”, argumenta el investigador del Ciep.

Consumo en aumento

A pesar del impacto al bolsillo y del riesgo de que haya aumentos diarios en el precio de la gasolina, algo es innegable: los mexicanos no dejarán de consumir gasolina.

México ocupa el quinto lugar a nivel mundial como el país que más consume gasolina, mientras que los mexicanos son los que más gastan el combustible en el mundo, de acuerdo con datos de Bloomberg.

En promedio, los ciudadanos gastan 3.38 por ciento de sus ingresos en comprar 358.94 litros de gasolina al año.

El 30 de marzo será el día en que se empezarán a ver los precios sin tope de la gasolina en México, según el cronograma de las etapas de la estrategia elaborado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Recomendamos: Así se liberarán los precios de la gasolina en 2017

Diversos analistas del sector privado estiman que los precios de las gasolinas y el diésel aumenten entre 15 y 22 por ciento este año, presionados principalmente por la depreciación del peso frente al dólar y el aumento del precio del barril de petróleo.

Para Alejandro Limón, el precio de la gasolina pasó de ser un subsidio a una fuente de recaudación que ahora servirá para enmendar los errores del gobierno.

“El ‘gasolinazo’ se convirtió en la salida a un problema que el gobierno generó, por el que injustamente los mexicanos pagarán y pocos se beneficiarán.”

Relacionadas

Comentarios